Viernes, 3 de Noviembre de 2017: #estacab$%&eseped$%&

Querido diario… después de ayer pasado horas y horas sufriendo con los repositorios de Debian, hoy terminé de instalar DVWA, que no fue más que descomprimir el zip en /var/www, dar click en “Create database” y listo, ya estaba funcionando.

Mi intención era planchar la imagen en una Raspberry, conectarla a la red, dejarla abandonada conectada y esperar a que se conectasen a ella; una vez dentro dejaría varios archivos que no serían más que un netcat esperando una conexión y ¡voilá!.

Baje de la habitación al looby del hotel y me metí al primer restaurante, pedí café, unos huevos revueltos; y comí todo lo más rápido que pude. Apenas fui al baño, me lave los dientes y salí a toda velocidad en un taxi rumbo al aeropuerto de Miami. Debía de hacer una prueba antes de todo.

Tome el primer taxi que vi y le pedí que me llevase de Ocean Dive al Miami International Airport. Por cierto, tengo un conflicto, yo estaba acostumbrado a que cuando se toma un taxi uno se sienta detrás; pero en Aguascalientes y Mexicali como que lo toman a mal y hay que sentarse enfrente; ahora cada que tomo un taxi no sé donde debo de sentarme.

Después de llegar al aeropuerto, baje y me coloqué cerca de un contacto eléctrico, y si, había un nodo; conecté la Raspberry, abrí una shell…. y no tuve link. Me conecté a la red gratuita del aeropuerto, lancé un IP Network Browser con “public”, encontré que varios routers usaban el community string por defecto; lancé un Sonar y tenía un montón de rutas de todos los tipos, sabores, S.O… cerré la computadora, jale el Raspberry y salí corriendo..

El aeropuerto tenía un NAC, probablemente ForeScout… ya hace mucho en un banco había visto ese comportamiento creando rangos y hosts fantasmas. Todo estaba perdido, si el aeropuerto de Miami que no tiene tanta seguridad, tiene ese tipo de controles de seguridad, no me imagino El Dorado. Voy a acabar en la cárcel.

Volví al hotel, me quedé un tiempo pensando… luego marqué a mi familia. Hoy es cumpleaños de mi primo, y de hecho tengo un obsequio para él, lo felicité, y hum…

Se me acabaron las ideas… no es que tuviese un plan, pero… pensé que podría resultar. No creo que importe ya mucho, así que es un buen momento para dejarnos llevar por estas ninjas:

Mañana viajaré a la 1pm rumbo a la Ciudad de México, de allí esperaré dos horas y me dirigiré a Bogotá.

Querido diario… ¿qué hago?