Lunes, 8 de Octubre de 2018: El día D

Querido Diario…

Estaba tranquilamente disfrutando de un café…

Cuando recibí una llamada de Lalo

- Bueno
- ¡Joven, tenemos un problema!
- ¡Joven Candia!, ¿qué cuentas? - le dije muy animado al escucharle después de tanto tiempo
- Pues me está lloviendo plomo joven, el pin$%&/( se pasó de ver$%&/( y no llegó - se leía muy agitado
- Ouuuu tengo una buena y una mala - diablos, se me había pasado avisarle
- ¿Cual es la mala?
- Pues mira...

- ¡Ese es mi muchacho! - gritó con júbilo, mientras escuche como una ráfaga de disparos se escuchaban sobre su cabeza
- Así es jovenazo, hoy va a nacer nacer la niña que, a muy temprana edad, se quedará huérfana por mi culpa
- Oiga joven
- ¿Si?
- Pero esos mensajes son de la mañana; son las pin$%&/( 7pm... ¿no sé te hace como que me pudiste avisar con tiempo?
- Ouuuu.. pues, pues... pero te tengo una buena
- A ver, ¿cual es la buena?
- Mira...

- ¡Demonios!, estas aquí - su tono de decepción me partió el corazón
- Ajá
- Eso no es ninguna buena joven, ¿por qué viniste?, ¿a quién hay que pozolear?, ¿ahora a quién hizo enojar Mom?, demonios... deja le marco a Tania para decirle que se olvide de las vacaciones, que ese dinero va a tener que gastarlo en mi entierro
- Nah... relaaaaaajate, no vine a nada malo. Y no te preocupes, ahorita te voy a  ayudar
- Hum... bueno, apura; esto se esta poniendo algo feo

Ese muchacho, que dramático es. Mientras hablaba con él no me había percatado que el mesero estaba a mi lado esperando, pero con tanta urgencia, lo había ignorado por completo.

- Caballero, ¿gusta que le vaya trayendo la cuenta?, escuche que tiene mucha prisa.
- Hum... no, quiero una de estas tartas de higo por favor; se ve deliciosa, y otro café, si es tan amable
- Si, señor.

Ahhh… venir a la ciudad, es muy cansado trabajar tanto.

Y más ahora que nos hemos quedado son pozolero, Lalo 2 alias el Becario que no es becario, se ha vuelto Lalo 2 alias el Becario Papá

Querido Diario… hay personas que son muy estrictas en su organización, que llevan agendas, o ponen postits en su calendario, o anotan todo en una libreta; pero jamás, jamás había escuchado de alguien que usase una aplicación para organizar las series que ve.