Querido Diario… Llegue al sitio donde marcaba la dirección del Gran Brujo del Cartél, y entré. Era algo así como una vecindad, el olor me recordaba mi casa, las miradas tristes de los niños con hambre, con familias disfuncionales, era como donde crecí. Me sentía como en casa. La puerta estaba cerrada, así que saqué […]