Domingo, 3 de Noviembre de 2019: Un problema a la vez

Querido Diario…

Enrique me dejó en la frente a la puerta, y bajó a abrirme. Al abrir la puerta del coche sentí el frío de la noche y el aroma a jardín. Salí del coche, mientras Enrique acomodaba mi saco, me quede viendo hacía la fuente. El viento golpeaba el agua y me rociaba la cara. Una vez que mi saco estuvo listo, me despedí de Enrique y toqué la puerta.

Abrieron la puerta, salude asintiendo la cabeza y entonces me pasé. Fui conducido hasta un salón grande, en donde estaba La condesa, con algunos de sus colaborares, incluyendo a Patricia, y junto a una silla vacía, Janey, que al verme abrió los ojos de sorpresa… espero, sorpresa buena.

Me acerqué a la silla vacía, mientras le daba a Janey un golpecito en el hombro y le guiñaba el ojo, para darle a saber que todo estaba bien. Me quité el sacó y se lo dí al sirviente.

- Don Augusto - se dirigió hacia mi La condesa.

Se le apodaban así por sus desplantes de riqueza, no tenía mesura en demostrar lo bien que le iba en los negocios; desde que se hacía cargo de ellos. A su esposo, lo habían asesinado hace unos años cerca de Guerrero, y a decir verdad, esos negocios empezaron a ir mejor desde que ella estaba al frente; había sabido diversificar los ingresos, y su violencia era tan fuerte, que sus competidores y socios les temían.

- Condesa, un placer - le salude también asintiendo la cabeza, mientras esperaba me indicase que me sentase
- Un hombre con gustos clásicos, me encantan los hombres en trajes de tres piezas - su mirada me incomodaba, aun no estoy tan desesperado como para tener una sugar mommy, así que sólo sonreí y tomé asiento
- Sirve para cubrir la lonja
- Que bueno que nos acompaña Don Augusto, tenía mucho tiempo que quería conocerlo. Es muy diferente a como me lo imaginé
- ¿Si?, ¿Por qué lo dice Condesa?
- Ya sabe lo que decía José Vasconcelos: "donde empieza la carne asada, la civilización ac... " - interrumpí su comentario discriminatorio
- Descuida Condesa, soy Chilango
- Si, así parece; dígame Don Augusto, ¿le gustaría elegir lo que beberemos? - me dijo, mientras me señalaba la cava

La miré detenidamente, tenía vinos alemanes de los llamados ice wines; extremadamente caros, pero decidí tomar algo más normal. Tomé la botella y se la entregué al sirviente.

- ¿Bebirius? - exclamó La condesa
- Está rico, ne gusta su acidez, además la historia de porque la familia Comenge le dio ese nombre es muy buena
- ¿Ah si?, ¿cual es?
- Bueno, el emperador Tiberius intentó invadir esa región, pero era muy mal conquistador, así que mientras sus tropas mantuvieron el sitio, él se la pasó conociendo los viñedos y las mujeres. En latín, Biberius quería decir algo como "él que bebe el caldo caliente", y bueno... creo que no necesito decir que el caldo caliente no se refiere al vino
- Jijijiji... - rió - que indiscreto

El sirviente empezó a servir, Janey me veía de reojo, su nerviosismo era evidente. Una vez que tuve llena mi copa, golpeé la de ella y le sonreí.

Sirvieron la cena y comí tranquilamente, Janey apenas tocó el plato. El ambiente estaba lleno de tensión, fuera de mi, sólo La Condesa comía tranquila, platicando sobre sus grandes planes; a los que yo únicamente me limite a escuchar. Sus invitados, unos tipos que casi no hablaban me veían de reojo, nerviosos, pero entre ellos sonriendo con complicidad. Debían de ser ellos.

Al llegar el postre vi que venía algo de chocolate, porque aproveche el momento para hacer la salida, el acto y demostrar que no les tenía miedo.

- Condesa, me disculpo por tener rechazar su postre; pero mi chofer está fuera esperando para llevarme a otra reunión importante. Quería únicamente platicar con usted ciertos detalles de nuestra operación, pero sin duda no pude negarme a compartir un momento con usted
- Le agradezco Don Augusto, una lastima que no disfrute el chocolate
- No es mi estilo - levanté la mano y le pedí al sirviente una pluma, en una tarjeta anoté "la está traicionando, búsqueme"

Me puse de pie y me acerque a La condesa, apenas lo hice y los invitados se pusieron de pie en alerta. Así que me acerqué con sutileza y le di la tarjeta

- Le dejó mi tarjeta, una disculpa; hace poco cambié mi número y no he impreso nuevas, pero se lo he anotado - me puse tras Janey para jalar su silla - nos retiramos Condesa; las transferencias por sus ganancias llegarán durante la semana. Si tiene alguna duda, por favor, no dude en buscarme. 
- Le agradezco las atenciones. Patricia, por favor, begleiten Sie unseren Besucher zur Tür und stellen Sie sie in Frage. Es scheint wichtige Informationen zu haben

Retiré la silla de Janey y ella me siguió, cruzamos el salón y a la salida me entregaron mi saco. Entonces salimos y Enrique ya estaba estacionado fuera de la casa. Cuando íbamos a avanzas, hacía la libertad, Patricia nos detuvo.

- Augusto
- ¿Dónde quedó el "Don"?, ¿ya no hay respeto?
- Hum... ¿qué es lo que tienes?
- Esos dos de allí, son quienes están traicionando a La Condesa
- ¿Ah si?, ¿tienes pruebas? - saqué mi celular y lo mostré una screenshot tomada de un Excel - ¿Cómo la obtuviste?
- Abuso de archivos SYLK
- Explicate
- Los .slk son archivos que existen desde 1980, y hasta ahora siguen siendo mapeados por Excel por defecto, incluso por las versiones de OS X, que son las que usan ellos - quise recalcar OS X - lo más importante de estos archivos, es que la protección del view sanbox no aplica para ellos; como para las Macros comunes, eso los hace perfecto

- Cuéntame más - Patricia estaba poniendo atención, mucha... desde que dije OS X
- Es posible crear archivos SYLK con payloads dentro, puedes tomar, si gustas, el ejemplo más sencillo; abrir una simple calculadora:
ID;P 
O;E 
NN;NAuto_open;ER101C1
C;X1;Y101;EEXEC("CALC.EXE") 
C;X1;Y102;EHALT() 
E
- Después de eso, cargas el archivo y ejecutará. La calculadora es el inicio, después de ello, sólo es dejar correr tu imaginación, y planear la forma de entrega. Como sabes, las shellcodes son mi especialidad.

- Lo mejor de todo - enfatice nuevamente - OS X puede aceptarlas, pero no sólo eso, la versión de Office de OS X tiene un falló que no lanza el warning sobre la existencia del SYLK. Y debido a que Microsoft ahora apuesta sólo por versiones en la nube, no le da mayor soporte a esta versión. 
- ¿Antivirus?
- Nada, es válido... podrían detectarse si encuentran algo raro en la shellcode, pero se pueden ejecutar muchas cosas sin lanzar un binario
- ¿Qué propones? - Patricia había entendido
- Comparte está información con La Condesa, para que sepa con quienes se sienta a compartir la mesa, no siempre estas rodeado de amigos
- Bien, ¿ustedes?
- Nosotros seguiremos con nuestro trabajo. Janey mañana se presentará en Querétaro, y las ordenes de compra y pago se generarán; de eso me encargo yo
- Buenas noches Augusto, eres todo lo que cuentan 
- ¿Macho, mujeriego y vividor? - mostré una leve sonrisa
- Egocéntrico, cínico y descarado

Se giró y entró a la casa. Janey me tomó del brazo y me lo apretó, como diciendo “corramos ahora que podamos”. Apenas unos minutos más tarde escuchamos los disparos; entonces me giré y la empujé a subir al coche.

- Enrique, vayámonos a la H. Organización Turbia e Ilegal
- Si Augusto

Después de un tiempo, al fin Janey habló

- Buen ataque
- Hum... nah, trucos; son simples trucos
- Jamás pensé que esos tipos estuviesen traicionando a La Condesa
- No lo hicieron - Janey me miró confundida, sus ojos se abrieron como platos
- Pero, tú... 
- Estabas tan nerviosa que no te diste cuenta la marca de sus mochilas - la miré y le mostré mi insolencia - Alienware; se veían todos ñoños, los ñoños usan Alienware, Asus, Thinkpad, cosas gamers... sólo la gente con estilo usamos Apple
- Pero... 
- Patricia, ella tenía una Macbook sobre la mesa
- ¿Ella?
- ¿No la recuerdas?
- No
- Que raro, trabaja para una de tus amigas
- ¡Mi tocaya!
- Así es, las Gemelas M; ellas son quienes están traicionando a La Condensa. 
- Pero, ¿por qué no se lo dijiste a La Condesa?, ella ya las habría matado
- Las Gemelas M son pequeñas, más o menos como nosotros; esos tipos se veían pro, son al menos unos setecientos, La Condesa los quitará de nuestro camino
- ¿Y Las Gemelas?
- Después de que Patricia les diga lo que le dije, sabrán que lo sé, es una advertencia; eso las mantendrá a raya
- ¿Y si no?
- Ya veremos, un problema a la... - Janey me interrumpió
- ... a la vez; es de las frases que siempre dices que más odio
- Lo siento, no soy multitarea....
- No estoy segura de que haya sido buena idea
- Dejaremos los negocios turbios, los demonios y todas las cosas que no sabemos hacer. Dejaremos todo y nos dedicaremos a lo que si sabemos hacer, y usaremos lo que si sabemos hacer
- ¿Y qué sabemos hacer?
- Sabemos tener más información que los demás, siempre... eso es lo nuestro, siempre saber todo de todos.

Querido Diario…

Enrique paró en la H. Organización, bajé para subir al coche alienigena y le pedí llevar a Janey a su casa. Tal vez Janey no lo entendía, pero es mejor tener un enemigo pequeño que puede ser vencido, a un aliado grande, que en algún momento nos puede comer. Somos nosotros, contra todos.

Mi teléfono comenzó a sonar… era Mom

- Bueno
- ¿Qué onda?, ¿cómo estas?
- Bien
- Que bueno, ¿cómo salio todo?
- Bien, como te dije
- Excelente. ¿Y el otro encargo?
- Listo, desde una VPN con IP arábe
- Excelente

Colgué.