Querido Diario… Estaba corriendo en una casa enorme, buscaba la puerta para salir, pero no podía encontrarla. Corría y corría, pero no la encontraba… las macetas caían a mi alrededor, y yo corría; huyendo de alguien, pero no estaba seguro de quién. Entonces desperté… El cielo empezaba a clarear, y la luz entraba por las […]