Querido Diario… Tomé el tren de regreso, me había gustado más esta ciudad; los adornos navideños, y lo poco que tuve oportunidad de conocer. Pude ir al muro, aunque ya tengo una piedra que me regaló Dania desde la última vez que estuvo aquí; también fui por chocolate con whisky y ron. Finalmente fui a […]