21 de Diciembre de 2018: Preocupaciones

Querido Diario…

Llegué al sitio de coordinación de la H. Organización Turbia e Ilegal, nadie lo esperaba…

Llegué y estaba muy vacías las instalaciones, como cualquier día de este mes. Unas horas más tarde llegó el Becario.

- Joven - digo poniendo los ojos como plato - ¿qué haces aquí?, hum... me preocupa verte aquí

Lo salude, mientras seguía viendo Doctor Who, dejó sus cosas y volvió. Empezó a ponerse el chaleco antibalas y empezó a escribirle a su esposa una despedida

- ¿Qué? - dije, algo extrañado
- Pues no sé joven, pero... pues sea lo que sea hay que apurarnos; quiero pasar Navidad en casa  - me dijo, mientras empezaba a armarse
- Hum.. no, pero no.. no tenemos nada que hacer
- ¿No?
- No

En esos momentos iba entrando Lalo

- ¡Oh demonios! - casi gritó
- Joven Candia, ¿qué cuenta?
- ¿Ahora a quién tenemos que matar? - preguntó sacando una Crossman - chale, no quería; pero tendremos que estrenar a esta bebé
- A nadie
- ¿No?
- No
- ¿Vamos a darle un mensaje a alguien?
- Hum... no
- ¿Un levantón?
- No
- ¿Pozoleo?
- No
- ¿Secuestro?
- No
- Achis... ¿entonces que haces aquí?
- Nada, vengo de paseo
- Hum... Becario, ¿tú le crees?
- No - dijo, mirando confundido a todos lados
- Yo tampoco

Llegó Janey, y también volvió a preguntar que hacía allí. Cuando no supieron a ciencia cierta que hacía allí, me mandaron a golpear. No había realmente alguna razón para golpearme, pero creo que lo hicieron de maneja previsora.

- Joven
- ¿Qué pasó?
- ¿Fue un buen año o malo?
- Hum... no estoy seguro, seguimos vivos
- Eso si joven, tu pacto con el diablo sigue en pie. Jamás creería haberte visto aquí después de Febrero
- Ñeeee
- Y luego Abril
- Hum... y Septiembre, no hay que olvidar Septiembre
- Ouuu si... #estacab/()=esepe&/() - dijo, mientras le daba una calada profunda a su cigarro - ¿y ahora que depara el 2019 a esta H. Organización Turbia e Ilegal?
- Hum... realmente no lo sé. Espero cosas no tan turbias, y menos muertos, pozoleados y similares
- Es lo más divertido de aquí
- Si, pero... tengo la sensación de que mi suerte se esta acabando. Creo que es mejor ya no arriesgarnos tanto
- Tanto
- Tanto

Siguieron entrando y cada que alguien entraba me preguntaba lo mismo: “¿ahora que pasó?, ¿qué crisis hay ahora?”.

Querido Diario… en realidad no hay crisis, o realmente no lo sé, pero si hay una crisis yo aun no sé de ella. Así, que por ahora, es un buen momento para relajarse y tomar un descanso… tal vez jubilarnos.

Después de todo, creo que ya estamos muy viejos para seguir repartiendo tehuacanazos por el mundo; necesitamos vidas normales donde no haya muertos.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *