Lunes, 20 de Enero de 2020: Brr… brr…

Querido Diario…

La última vez que vi nieve confundí un barco con un edificio; no era como ahora. Nadie sonreía, yo te escribía porque pensé que sería la última vez; y vi las auroras boreales, que tanto me gustaron, y que tanto me gustaría mostrarte; y por eso te dije que viajásemos un día a Islandia.

La nieve aquí no es igual, es cálida, es alegre. Chloris y yo pasamos la tarde haciendo a Olaf.

Los chilangos no estamos listos para estas temperaturas.

Querido Diario…

Son las 3:36am… desearía que la noche termine, que el día sea corto; y mi vida efímera. Desearía haberme perdido en esa nieve de Tobolsk.

Te extraño.

Jueves, 16 de Enero de 2020: Insominio

Querido Diario…

No había dormido nada en toda la noche… en todas las noches que llevó aquí, en todas las noches que me fui, y desde que volví… estos días es un poco complicado explicar que hago durante el insomnio…

Hay algo que me tiene un poco traumatizado, no puedo poner screenshots, pero imagina que te autenticas a una aplicación, y la aplicación que genera una sesión tipo:

{"session":{"access_token":"2-291009-761399659-EwOps5gDpm2s4U"}}

Luego mandas la petición con la que te autenticas, al Repeater de Burp Suite, y generas otras sesiones más… las que tú quieras:

{"session":{"access_token":"2-291009-761399659-5g5AfP5A83DNXT"}}
{"session":{"access_token":"2-291009-761399659-uYE5bTk5mJTaeB"}}

Y luego te que le diste «Send» y «Send» y más «Send»… te autenticas normal con el browser:

{"session":{"access_token":"2-291009-761399659-cwzw1LWUuouT9B"}}

Ahora… pues analicemos un poco de la estructura del token. Primero tenemos un ID, que básicamente nos da el nivel de lciene que tenemos, luego nos da otro ID que aparentemente es la región del usuario, luego nos da el ID de usuario… lo cual desde aquí es interesante, porque ese ID de usuario es el nombre de usuario para ingresar a la cuenta; y finalmente nos da un token alfanumérico.

Es decir, tenemos varios datos estáticos y finalmente unos que no son estáticos que podemos, con el mismo generador de tokens de Burp Suite, probar para generar otros.

Tú me dirás, y el equipo de desarrollo de la aplicación: «¡Ahhhh… vas a querer intentar generar tokens de sesión aleatorios para conectarte!, pues no; eso no es una vulnerabilidad».

¡No!, la vulnerabilidad que reporté no era esa. La vulnerabilidad que reporté es que yo estoy generando varios tokens. Cada sesión, para un servicio como este, debería de tener un único token, y al momento de crearse otro, destruir el anterior y así hasta que siempre tengamos como máximo uno. ¿Por qué?, si yo cierro el token o cierro el browser con el tachecito, la aplicación me mata la sesión, perooo.. sólo la última; es decir, todas las sesiones anteriores se quedan abiertas. ¿Qué origina esto?.

Imagina ahora que esta es una aplicación con ¡millones!, no miles, ¡millones de usuarios!. El usuario tiene la sesión cerrada, yo mando a llamar, desde el browser la URL para ver el panel de usuario y me aparece sin autorizar; en ese momento metó un token, y ¡zas! estoy dentro.

¿Qué puede derivar esto?, sniffeo al usuario o lo que sea; ganó una sesión válida, replico 1000 veces la sesión; o, si, aplicó fuerza bruta y generó sesiones; y me conectó a todos los usuarios sin que la sesión jamás me expiré, porque es una sesión extra, y válida que ni siquiera será destruida cuando el usuario acceda o cuando cierre su sesión; la mía va a seguir abierta.

Ahora imagina que esta aplicación con millones de usuarios, te da la oportunidad de sacar datos bancarios que tiene el usuario almacenado para facturar sus servicios; o acceso a millones de sitios web… ta, ta, ta…

Pero… el equipo de seguridad, dijo que esto no era una vulnerabilidad 🤔

Lo sé, es un poco complicado de explicar sin las requests, pero… como era un bug bounty, no puedo mostrar los detalles técnicos y no quiero ir a la cárcel. Y bueno, llevó más de una semana pensando en como puedo modificar el vector de ataque con tal de demostrar la severidad del bug desde otro enfoque y que acepten la vulnerabilidad.

Querido Diario…

Estaba un poco abrumado, me metí a bañar y salí para buscar algo que desayunar. ¡Oh rayos!…

… yo tenía mi sudadera azul puesta.

Caminé hacía el río y entonces la señorita de pelo color pokemón me marcó para preguntarme si ya había desayunado. Le dije que no y quedamos de vernos en Maelu.

Mientras llegaba me senté en una mesa y empecé a leer las noticias de mi feed, revisar Plurk, Instagram, el correo, Facebook… y entonces me apareció este -> recuerdo.

No pude dejar de recordar esa noche… ¿no podría recordarla?. Tengo tan mala memoria… tengo tan mala memoria que recuerdo que ese día comimos en Apple Bees, yo comí costillas y tu ensalada; me metí por error al baño de mujeres en vez del de hombres; pediste de beber la bebida que servían en una copa grande de esas redondas.. y no cenamos, ya era tarde.

Dania llegó, se sentó y preguntó que quería para desayunar, para ayudarme a pedirlo. Luego me preguntó si me sentía nervioso. Hice un gesto altivo y le dije que «el gran, el único, el increíble Augusto.. jamás está nervioso». Ella desayunó un cuernito, yo uno de esos panquecitos que parecen esferas de caramelo de matcha y café.

Pedí un taxi, y la pasé a dejar a su trabajo… yo seguí. Fui a negociar si aceptaba o no la oferta de trabajo. Mientras esperaba a que me recibiese el CTO, quería volver a ver la foto… recuerdo que en la foto dije que mientras yo veía YouTubePorn, tu estudíabas, y Memo, el novio de Clausen, se burló de eso. Pero cuando iba a verla nuevamente la secretaría me llamó para pasar.

Lunes, 16 de Diciembre de 2019: Él no te ama tanto

Querido Diario…

Lalo y Lalo 2 forcejeaban contra el guardia. Era un tipo enorme, de casi dos metros de altura, grande por donde se le viese. Por más fuerza que los dos ponían estaban más aferrados a él para no salir volando que pudiendo controlarlo.

Tomo el brazo de Lalo 2 y lo dobló, tan fuerte que un chillido rompió el silencio de la casa de seguridad. Fue entonces que Chucho y Becario con Esteroides entraron y ayudaron a domar el guardia. Mientras los dos lo sujetaban con fuerza, Lalo le puso los sinchos de plástico para sujetarlo a la silla.

- A ver hijo de tu puta ma%&(), ¿dónde está?, ¿dónde lo tienen? - Lalo empezó a golpearlo en la cara, pero sólo sonreía
- Los van a matar, los van a matar a todos, no sabes con quién te metiste, mexicano pend&/()

Lalo respondió con varios ganchos en el estomago, pero a pesar de la gordura, estaba tan duro, que los nudillos le ardieron mientras a él no le pasó nada.

- Te voy a enseñar lo que significa ser mexicano - Lalo volteó hacía Lalo 2 y asintió con la cabeza

Lalo 2 fue corriendo al baño por una cubeta llena de agua, y en ella vació una bolsa grande de cemento, la empezó a revolver hasta que se formo una pasta. Entonces, de una esquina sacó un embudo; una vez que finalizó se volvió a acercar donde estaba el forcejeo.

– Esta es tu última oportunidad, ¿dónde está?

El guardia respondió escupiéndole a la cara. No recuerdo jamás haber visto enojado a Lalo, pero en ese momento, su cara se tornó colorada, tomó el embudo y se lo incrusto de un golpe en la boca, probablemente rompiendo un par de dientes. Lalo 2 empezó a vaciar el cemento de la cubeta sobre el embudo.

Los ojos del guardia cambiaron, primero fue el pánico lo que pasó por su mente, la desesperación, el miedo; y finalmente su mirada rogaba porque se detuviesen. Lalo 2, Chucho y Becario con Esteroides miraron a Lalo; esperando a que se detuviese aun a tiempo para salvar la vida del guardia, y aprovechar su pánico para que les dijese donde me encontraba. Pero la rostro de Lalo estaba afectado, el haberle escupido había pasado su límite, no dio la orden de detenerse.

Cuando el contenido de la cubeta se terminó, el cemento había empezado a endurecerse en su interior. Ahora quién tenía el rostro colorado era el guardia; quién ya no opuso más resistencia, cayó por su propio peso junto con la silla, revolcándose por el dolor, hasta que el dolor en él cesó; junto con su vida.

- Joven - dijo Lalo 2
- ¡¿Qué?! - Lalo aun estaba enojado... no enojado, enca$%&/
- ¿Dónde aprendiste eso?, ¿Tijuana?
- No, me lo contó Belindo... él lo vio en Caracas

Lalo miró al techo y empezó a respirar. Fue entonces que supo que había comentido un error. Al llegar a la casa de seguridad, de la que hace unas horas habíamos liberado a Janey; no encontraron nada, todo estaba vacío salvo por ese guardia, el cual representaba la única pista para encontrarme. Y ahora, esa pista… se había esfumado con su último aliento.

Alonso abrió la puerta, y vio lo que pasó. Movió la cabeza de un lado a otro.

- ¿Ya acabaron de jugar? - así como entró, salió y salió al jardín de la entrada donde estaban la mayoría manteniendo el perímetro - ¡Sergio!
- ¿Qué tranza? - Fab se acercó
- Intenta buscar información del gü%&/() ese que acaban de pozolearse Lalo y Becario
- Hum... déjame ver que podemos encontrar en Instagram

Mientras habían perdido la única pista para encontrarme, yo me encontraba encerrado en una habitación sin ventanas; intentando aprender como hackear un banco.

Había seguido los consejos de Leonel, había instalado Genymotion, SourceTrail, Burp Suite y había descargado Santoku, para poder usar abd. Y aunque no me dijo, también instale Eclipse y JAD. Mi idea era intentar hacer algo desde la aplicación móvil del banco, al menos, era lo que más esperanza me daba.

A lo lejos, en la casa escuchaba una vieja canción:

Supuse era la señora que hablaba portugués. Tenía curiosidad por saber quién era.

Querido Diario…

Abrí Genymotion, fui a la ventana principal, seleccione un dispositivo genérico, y di clic en «Launch». Mientras se creaba el dispositivo y arrancaba en la máquina virtual. Saqué mi celular y empecé a explotar los podcasts. Entonces, me encontré con uno, que había pasado desapercibido para mi por años, y que hoy había descargado un nuevo capítulo.

Esa, había sido la primer película que «veíamos juntos», cuando jugábamos a que te enseñaba lo malos que podíamos ser los hombres, y como podíamos usar «técnicas para chamaquear». Dijiste que yo sería como el personaje que era dueño del bar, y te enseñaría las cosas que no debías de hacer.

De allí en adelante, veía cada película que me decías, cada película cursi y melosa; fue entonces que supe cual era tu película favorita. Y cada día, me quedaba con la tarea de ver una película nueva, para poder platicarla contigo.

El banco me dejó de importar, el no saber donde estaba o que pasaría. Sólo pensé en una cosa: en ti.

Protegido:

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación:

Viernes, 29 de Noviembre de 2019: Esas no son formas

Querido Diario…

Recorrí el pasillo y llegué al «cajero», ingresé mi número de boleta, de esos números que siempre recuerdas, aunque pasen años 2004620080; y entonces el cajero desplego mi boleta de calificaciones; debía 12 materias. Era Diciembre, y sabía que la primer ronda de ETS la aprobarían para antes de salir de vacaciones, así que tenía unas dos semanas para pasar al menos 10 materias o quedaría fuera de reglamento.

Sentía como el mundo se me vino encima, otra vez fuera de reglamento, mi mamá me iba a reventar la cabeza a sapes, y otra vez tendría que ir a Comisión de Honor y Justicia a rogar, pues yo ya tenía tres dictámenes, y esto era baja definitiva.

Me senté en la jardinera, y el sonido de intro de Californication llenó todo el rededor.

Entonces abrí los ojos, caí en cuenta de que era un sueño. Mi mayor pesadilla, volver a la escuela. Era Fab quién me marcaba, y era mi celular clamando mi atención.

- Bueno
- ¿Qué tranza chavo?, ¿estas durmiendo?
- Ya no - en realidad creo que si seguía un poco dormido
- ¿Dónde andas? - miré la tablet para saber donde iba el avión
- Creo que estoy como en Nicaragua, Guatemala, uno de esos países de la parte de la tripita de América
- ¡Ah ya!, oye, tenemos acá este.. algo que decirte
- ¿Qué pasó?
- Pues... este... espérame - escuché como puso el altavoz y se escuchaba ruido de fondo, no estaba sólo.

Escuché como murmuraban entre él, Eli y Henrri para decirme, lo que sea que fuese que me querían decir.

- No, no.. mejor dile tú
- ¿Yo por qué? - decía Eli
- Porque contigo se va a enojar menos
- No, que le diga Henrri
- Achiiiis... ¿yo qué?

Mientras discutían, levanté la mano para que me llevasen más jugo.

- Coff.. coff.. - intenté llamar su atención - no sé si sepan, pero los megas de Internet en los aviones son muy caros
- Este... ya vez que siempre mantenemos vigilancia sobre ti, para pues, detectar cualquier amenaza que pueda afectarte... y pues, te vamos a pasar una screenshot, pero no te vayas a enojar

- Hum...

Charles Bukowski decía que el dolor tenía sus ventajas, es tan fuerte la sensación de dolor, que lo demás no se siente…

- ¿Hum... ? - Fab estaba desconcertado
- Psss ya que, la gente mala siempre gana. Gracias por avisarme
- Tenemos un análisis más grande de todo el árbol de contactos que tiene, por si necesitas explotar más la información
- No, déjenlo así - y colgué

En realidad no necesitaba investigar más, en cuanto vi la screenshot mi imagen empezó a relacionar todo de golpe, y pude ver toda una serie de acciones, que en efecto, eran indicios de mentiras, complicidades, más mentiras y juegos. Cachanillos, creo que eso es genético.

Llegó mi jugo de naranja, y le pedí a la aeromosa que le pusiese un chorro de vodka, otra de las enseñanzas de Charles Bukowski es que estar borracho las 24 horas, ayuda bastante a olvidar.

Cuando estaba a punto de quedarme dormido de nuevo, recibí el primer signo de vida de Janey:

- Belindoooooooooo, Belindoooooo, ayudaaaaaame - la desesperación la estaba haciendo perder el control
- Ya estoy en eso, estoy rumbo a Costa Rica para ir a soltar tehuacanazos - esperaba que mi pasividad le trajese calma, pero no
- Estos tipos están bien locos, están armados, son como cien, ayudameeeeee me van a matar si no hackeo un banco
- ¡Relaaaajate!, respira profundo, 1, 2, 1, 2, inhala, exhala... todo va a estar bien, ¿cuando te he fallado?
- Ayudaaaaaaaaaaaaaaaaaame
- ¡Janey!, metete unas cachetadas reaccionadoras, ahorita arreglamos todo
- Oki, pero te apuras
- Shi, shi, shi...

¡Ay caramba!, cien tipos rudos contra mi; esto se va a poner feo. No pensé que fuese a extrañar en ese momento a Lalo y Lalo 2. De nuevo me hice bolita para poder dormir; y entonces otra vez el celular comenzó a sonar.

- Dicen que voy a llegar a Costa Rica y cien tipos rudos me esperan, necesito dormir para estar listo para la acción
- ¿Cómo estas? - su tono de voz era diferente al de hace un momento, estaba preocupada
- Hum... no importa... - intente decirse lo más alegre posible, al igual que todos estos días que intentando evitar que se den cuenta como realmente me siento
- Puedes decirme
- No puedo, no porque no quiera, sólo no puedo, no sé que decir
- No te escuchas bien, no como siempre... y no tengo mucho de conocerte, pero; no estas feliz como siempre
- Hum... ¿cómo vas?, ¿ya lista para producción?
- Estamos en eso... 
- Vamos, vamos.. es momento de brillar, son la esperanza de esta H. Organización Turbia e Ilegal
- Cuidate, si necesitas contarle a alguien, estoy conectada
- Gracias.

Al fin me hice bolita y me quedé dormido. Y al cerrar los ojos, nuevamente estaba allí; en la jardinera, con mi mano llena de formas de ETS.

Al aterrizar al aeropuerto me contactó Señorita RH, para decirme que ya sabían que había venido en misión para salvar a Janey; y habían hecho mi reservación de hotel. Oh rayos… me hospedaron en el Florencia.

Bueno, podría ser peor; como cuando fui a Lima. Janey me volvió a contactar, ya estaba mas tranquila, aunque seguía secuestrada y estaba intentando hackear desesperadamente un banco.  Sin embargo, me comentó sobre los riesgos de estar tan lejos de la H. Organización; al parecer este año el golpe de estado se vislumbraba, si no regresaba con Janey viva, sería mi fin. Eso me hizo comprometerme más con la causa.

Esperé mi maleta, caminé hacía fuera del aeropuerto y miré hacía todos lados buscando a Don R, que pensé habría ido a recogerme al aeropuerto. Sin embargo no lo vi, entonces en ese momento la vi, la regía más chaparra que he conocido, y los ojos azules tan claros que siempre le he dicho que parece drogadicta en fase terminal.

- ¡Augusto!
- Estefania
- ¿Andas buscando raid? - me dijo mientras me mostraba su licencia de piloto
- ¿Qué haces aquí? - podría ser agradable, pero eso no evitaba que desconfiase de ella
- R me mandó por ti, te voy a llevar a Antigua para que cenes con él
- ¿Por qué no está en Costa Rica?
- Ya te platicará él, pero las aguas andan agitadas, y quiere estar lejos de todo; tiene que ver con quienes secuestraron a tu amiga
- Demonios, se escucha peligroso
- Si, son muchos y bien armados
- No, me refería a ti pilotando un helicóptero
- Idiota, dame un abrazo - y estallamos en risas

Querido Diario…

Caminamos al helipuerto y estaba «La wonder woman», uno de los helicópteros de la empresa del papá de Estefania, amarré con el cinturón de seguridad mi maleta, no quería quedarme sin calzoncillos limpios en una isla tropical. Y me subí en el asiento del copiloto. Y despegamos.

Teníamos de no vernos más de año y medio, desde que los dos estuvimos en un curso; y nos sentamos juntos en la misma banca. Quién pensaría que nos convertiríamos en secuaces turbios e ilegales en esta ocasión. Cuando empezó a preguntarme sobre como me iba, entre en un loop, donde simplemente quise bloquear todo, para no responder. No podía explicar como estaba, ni todo lo que pensaba.

- ¿Sabes? - rompí el silencio por un momento - si todo sale bien, deberíamos de ir a una posada
- ¿Una posada?, si genial, me encantan los villancicos
- Bueno, es una posada un tanto diferente; se habla de hacking, exploits, shellcodes, vulnerabilidades... es el Viernes 6 de Diciembre, en las oficinas de Platzi México, un Meetup llamado NoTrustSec: https://www.meetup.com/es/NoTrustSec/
- Hum... suena a una posada rara, lo consideraré
- No puedes faltar, no estaré yo para firmar autografos... pero te gustará

Sábado, 23 de Noviembre de 2019: Chocolate con bombones

Querido Diario…

Compré el primer vuelo disponible para Costa Rica, el vuelo tardaría más de dos horas en salir, así que; aprovechando que ahora tengo 350 mil puntos Premier, decidí usar unos pocos para beber algo fuerte para darme valor; tequila, mezcal.. cosas de machos.

Fue en ese momento, que bebiendo alcohol del fuerte y comiendo frituras, me marcó Becario con Esteroides.

- Bueno
- ¿Qué tranza boss? - se escuchaban también las voces del Kevin y de Uriel
- Psss aquí, viendo... el partido de futbol

- ¿Dónde estas?
- Esperando el vuelo para ir por Karen; ¿cuanto levantaste hoy?
- Poco estoy acá, descansando para competencia... 360 en barra, 50 en mancuerna.. ¿tú como vas boss?

Becario con Esteroides llevaba un par de semanas ayudándome a quedar aunque sea un poco cercano a hace un año.

- Bien, 20 kilos - dije lleno de orgullo
- Pues no está tan mal, 20 kilos de mancuerna - ¿mancuerna?.. coff.. coff.. era barra
.- Shi, shi, shi... ¿que pasó?
- Ahhh.. oye boss encontramos algo que puede ser de importancia
- ¿Qué cosa? - estos muchachos llevan a cargo de la organización desde hace unos meses, empiezan a ponerse más despiertos
- Fuimos a peinar la zona, y nos encontramos con un dispositivo un tanto raro

- Hum... es una Raspberry Pi Zero 
- Exacto boss.. pero no es una, tenemos 18; las encontramos en el gimnasio, en la plaza, en los tamales, y afuera de las oficinas
- Hum...  - ¿qué eran?, lo primero que se me ocurrió es que habían sido utilizados para interceptar las comunicaciones de Lalo y Janey
- ¿Qué hacemos?
- Saquen una imagen y subanla, para que pueda analizarla
- Ya la tenemos, ahorita Uri te pasa el link
- Ok

Descargué el binario, aparentemente era sólo una distribución de Linux ejecutandose, pero había un archivo un tanto extraño.

Ese archivo «waitz.tzt» no era parte del firmware de Raspberry. Pero tampoco tenía mucha información; al abrirlo sólo parecía un archivo de configuración con unas interfaces.

Al montar la partición del sistema de archivos me encontré con una estructura normal de Linux, y dentro un archivo llamado tshark, un sniffer. Lo primero que pude imaginarme era que eso confirmaba mi teoría de que eran dispositivos dedicados para interceptar información; probablemente credenciales. Estaba a nada de llamar desesperadamente a Krusty para decirle que revocase todas las credenciales. Pero seguí investigando.

Hice un grep de waitz, para saber que era eso.

Hum… Java… pero también encontré algunos archivos de configuración.

Lo inquietante era, si… en efecto. Había un intercepción del tráfico.

La única forma de saber que era lo que hacía este servicio, era haciendole reversing completamente… hum… Java…

No, no encontré nada que indicase un sniffeo; pero si comunicación entre estos dispositivos a través de MQT. Yo conocía ese protocolo, hace mucho tiempo había revisado una aplicación, la cual era un controlador de robots que revisaban fugas en lugares de difícil acceso, todo se hacía a través de este protocolo. No los habían sniffeado, los siguieron para saber cuales eran sus horarios.

No había sido tan sorprendente, pero algo me quedaba claro, estos tipos no eran cosa sencilla; tenían tecnología y tenían habilidad. Lo primero que pensé fue en huir, debía de regresar y conformar a un equipo de rescate, yo sólo no iba a poder. Aunque eso significase poner en riesgo a Janey, sin embargo. Me llegó una notificación de LinkedIn, y entonces recordé porque Janey era tan importante.

Si regresaba, la ponía en riesgo. No podía dejarla; somos amigos, compadres, casi hermanos.

El sonido el micrófono me hizo volver a la realidad.

- Pasajeros del vuelo 733 con destino a San José, favor de abordar.

No iba a dejar a Janey… además, si no regreso con ella, la Señora Esthela me rompería otra escoba encima.

Saqué mi celular y le marque a la persona que sabía me ayudaría.

- Aló
- Bueno, Don R, ¿cómo está?
- Don Augusto, que milagro - tenía que ser rápido, R siempre se extiende mucho en las llamadas
- Bien, oiga... necesito de su ayuda
- Claro, claro... lo que quieras
- Estoy subiendo al avión, voy a Costa Rica, tengo que rescatar a alguien; pero voy sólo. Necesito de su venía
- No te preocupes para eso estamos los amigos. Mandaré a alguien por ti al aeropuerto, que tengas buen viaje
- Gracias.

Querido Diario…

Subí al avión y entregué mi chamarra para que la colgasen:

- Buenas noches, bienvenido señor. Asiento 1A

Me senté en mi asiento, había escogido el de la ventana.

- ¿Desea tomar algo?
- Si, juego de naranja con hielo por favor. 
- En un momento, ¿cena regular o vegana?
- Sólo el jugo por favor, gracias

El día que revisé esa aplicación del robot, tuve que trabajar desde casa; había alguna clase de problema que impedía que desde la IP se pudiese, y debía de usar una VPN. Terminé, aunque realmente no había hecho mucho, sólo quería que pasase rápido el tiempo. Tú estabas viendo un programa de Katy Perry en la televisión, en algún momento dije «viejas, todas son iguales», y respondiste que no la entendía.

Entonces salí un momento, fui a Superama por sushi, un té de durazno; y ese día; ese fue el pretexto para ir rápido a la plaza, y comprar los zapatos que te regalé por tu cumpleaños. Escondí la caja en la bolsa del súper, y el sushi lo llevaba en la mano. No te diste cuenta, de todas formas seguías viendo la tele.

Comimos, me agradeciste que hubiese llevado el sushi. Esa tarde, ya no volví a trabajar. Comer contigo, me alegra mucho, por eso odio tanto el comer sólo.

El avión despegó.

Protegido:

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación:

Protegido:

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación: