Cuestión de pesos, no de pesos

Esta frase me la dijo un ex-gobernante de la provincia del SOC de donde trabajo; se llama Hernán.

Estábamos haciendo unas comparativas para una NAS, a él y a otros amigos le hicieron el demo; pero antes de darnos la propuesta económica el director del proveedor, un mayorista muy grande de TI en México, tal vez uno de los Top 5 en tamaño, le pidió conseguir una reunión para platicar conmigo.

Yo le dije que estaba ocupada, que lo que fuese que quería platicar lo platicase con ellos; porque sino nos íbamos a atrasar más. Pero Hernán me dijo que no, que yo debía de atender la reunión, y me dijo esa frase: es una cuestión de pesos, no de pesos.

Se refería a que un director no puede hablar con nadie que no tenga el mismo nivel en una organización. Yo le repliqué y le dije que eso era anticuado; pero me dijo que era muy joven, pero que lo aprendiese, era la regla.

Tenía razón, durante todo mi tiempo como gobernante de la H. Organización Turbia e Ilegal siempre he tenido que hablar con directivos, y es mal visto que un directivo hable con alguien de menor nivel.

Lo peor de todo eso es que se hace una división muy grande entre quién sabe y quién no sabe. Pues genera la idea de que gran parte de los directivos no tienen idea de lo que están haciendo; pero tienen algún apellido rimbombante o estudiaron en el Tec de Monterrey.

En EEUU me lleve una gran sorpresa cuando me di cuenta que a diferencia de México, la mayor parte de los directivos son técnicamente muy competentes. Algunos se ven un poco oxidados, pero no dejan de demostrar que han trabajado en lo que se supone que dirigen.

En México no, pero mi post no era relacionado a eso. Si no al problema ello conlleva.

En el H. Organización Turbia e Ilegal estamos haciendo un dimensionamiento de Sharepoint, y estamos trabajando directamente con Microsoft.

En el primer contacto tenían mi número con un proyecto anterior, pero en mi firma no viene mi puesto, sólo mi nombre. Así que platicamos, le dije lo que requeríamos y nos mandaron una invitación para una llamada en donde nos harían una demo.

Yo invité a los líderes técnicos, por ahora no tenemos gobernante del SOC. Y tuvimos la reunión. En la llamada lo primero que hicimos fue presentarnos.

«Él es Krusty, él sabe todo lo que hay que saber», «este es Gabriel, él es quién tuvo la idea de todo esto», «y yo me llamo Scarlett».

Ellos se presentaron también, y el arquitecto; que era el más técnico de allí nos empezó a preguntar para que queremos usar Sharepoint, le compartimos información, algo de nuestros procesos, flujos de trabajo, roles. Y después de eso, el gerente comercial dijo «bueno, el siguiente paso es que [nombre del arquitecto] va a hacer una propuesta, y antes de que pasemos a la demo; quisiera platicar con ustedes para poder perfilar el tipo de cliente que son y determinar algunas cosas para el proceso de venta».

Esto es porque Microsoft es una empresa muy grande y vende licenciamientos y soluciones dependiendo del tamaño de la empresa. No es lo mismo vender a una empresa grande miles de licencias, que a una PyMe unas 50 licencias; y con un ambiente con poco control y muy heterogéneo.

Entonces en es perfilamiento le dije que era una directora.

Todo cambió. A partir de eso me preguntó si estaba en CDMX para invitarme a comer y platicar del proyecto. Le dije que no, y entonces me mandó una invitación; en donde ya no incluyó a mis amigos sólo a mi.

La demo se canceló, porque mandó otra invitación sólo para ellos y al arquitecto para la demo; y para mi me platicaría sobre la empresa, el fin de semana en el golf y cosas así.

Así que estuvo chafa, porque coff.. coff… no les digan, yo les queremos comprar nada. Sólo queremos robarnos algunas ideas.

Pero no es la primera que me pasa. El año pasado estuve prospectando a un cliente bastante grande, que resultó ser un proyecto meramente #4T en donde sólo pensaban en robarse el dinero. Pero literalmente al hablar con Cisco, una empresa que me cae muy mal porque al igual que ellos sólo buscan como robarse el dinero sacandote del proyecto y yendo directo con los clientes.

Siempre me decían lo mismo, que no me preocupase, que les pasase el contacto de la persona responsable; y nosotros mientras nos íbamos a
«Cancún a un s´úper campo de golf si quiero podía llegar a mi familia, blah, blah, blah…».

Con ellos funcionó bastante bien que el día que trajeron a unos tipos de Inglaterra que eran los «expertos» y nos iban a hacer quedar mal frente al cliente para robarnos el proyecto, jamás se imaginaron que yo supiese todos los detalles técnicos, y sus expertos quedaron haciendo el ridículo.

El punto es que es realmente un problema en México que tu firma, tarjeta o lo que sea diga «directora». La gente te trata como que no sabes, y te intenta dar un trato especial sacándote de lo realmente importante. Y eso termina afectándote, porque sólo quieren tu dinero.

Y en cuestión de dinero.

0 comentarios en “Cuestión de pesos, no de pesosAñade los tuyos →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *