Domingo, 11 de Marzo de 2018: ¡Muchacho me tapaste el zinc!

Querido Diario…

El día de ayer había sido un día altamente productivo en el que iba a dedicar toda la tarde a leer un documento; cuando alguien me distrajo de mis responsables actividades.

Obviamente me resistí.. como una hora. Y después de eso terminé tooooooda la tarde, noche, madrugada y siguiente mañana viendo Love.

Ok, no hice nada… y en la mañana estaba tranquilamente descansando cuando escuché que se azotó la puerta. Domingo, la puerta azotandose y el sonido de cumbias y salsas invadiendo la salsa. Eso sólo se podía significar una cosa. La señora Belén había ido a hacer la limpieza.

La señora Belén es mi sirvienta, inicialmente era de mi rentero pero terminó siendo mía. Y bueno, yo no ensucio mucho pero mis manos no fueron echas para agarrar escobas o lavar trastes, ¡yiuck!.

Me paré a cerrar la puerta y evitar que de pronto entrase a jalarme las cobijas. Ella tiene llave de mi casa y sabe que si la puerta de mi habitación está cerrada es porque estoy en cueros, y es mejor que haga toda la limpieza de lo demás primero y deje al final la habitación; pero en esta ocasión no le importó y me sacó a rastras de la habitación.

- ¡Muchachooooooooooo! '¡ra no'más lo que hiciste

Sabía que estaba abajo en la cocina, pero su voz se escuchaba hasta arriba como si la tuviese a un lado.

- Allí déjelo, al rato lo lavo - grité
- ¡Qué al rato ni que al rato!, párate ahorita mismo y vas a ver la tarugada que hiciste - Si, allí la tenía al lado de mi pegándome a donde cayese
- ¿Ahora que yo hice?, sea lo que sea tiene una explicación - intentaba detener los golpes mientras bajábamos las escaleras
- ¿Qué explicación?, si tapaste todo el zinc

¡Ohhh! paréntesis; para los amantes del español. Zinc en cachanillo significa lavabo.

- A ver, ¿qué explicación tiene eso?
- Ohhhh si la tiene, de hecho es muy buena. Miré el otro día estaba yo haciendo chocolates, pero no lograba hacer la mezcla correcta; entonces tuve que tirar varías mezclas y las tiré al lavabo... y de pronto ya no se empezó a ir, y fue cuando me di cuenta que verter chocolate líquido caliente a una tubería fría había sido mala idea y... pues, henos aquí, con el "zinc" tapado.

Pensé que con esa explicación era suficiente para que ella entendiese que todo había sido un accidente. Pero no… con la señora Belén, nunca se puede dialogar.

- ¿Qué estas tarado?
- Oiga... no sé como es la vida en Mexicali, en serio aquí es otro país, pero... usualmente de donde vengo, las sirvientas no le gritan al patrón

Vi la furia en sus ojos, me hice bolita, y lo hice muy rápido; y sólo alcancé a sentir el escobazo en la espalda… y luego otro, y luego otro más, y luego uno más; hasta que me resbalé; y empecé a rezar por mi vida.

- Ante ti poderoso señor de la verdad y la luz me presento; nada poseo salvo mi propio ser y mi humana naturaleza. Señor guerrero por excelencia, tus armas truncaron los sables de Dios... 
- ¿Qué estas diciendo? - la señora Belén es peor que mi mamá, creo que sólo se podría comparar con la señora Esthela
- Pues estoy rezando
- ¿Qué clase de padre nuestro es ese?
- Ya le había dicho que no soy cristiano - y esa respuesta se tradujo en otro escobazo
- Ya párele, ¿no?... ahorita lo arreglamos
- ¿Y cómo piensas arreglarlo?
- Pues... pues... quito el tubo, le pongo otro tubo; y ya... así de facíl
- ¿Y tú sabes de poner tubos?
- Hum... no, pero... ñeeee.. ¿qué puede salir mal?

Querido Diario… como decía un maestro de Química que me dio clase en UPIBI… “¿fontanero yo?, si para eso estudié?”.  Unas horas después estábamos inundados en la cocina; teníamos a un verdadero fontanero arreglando el lavabo y la señora Belén estaba tan enojada que no tenía ganas ya de pegarme.

- Oiga.. 
- ¿Qué? - me miró de una forma que sabía que cada palabra que dijese podía representar mi eventual muerte; o peor, que renuncie
- Ya hace hambre, ¿no?
- Pues si, pero yo no voy a poder ir a comer; ahorita mis hijos ya deben andar en el sobre ruedas; y yo aquí esperando a poder secar la cocina
- Yooo... yoooo.. pues usted ya se dio cuenta que esto de la fontanería no es lo mío, perooo... yo creo que va a tardar - y me miró con unos ojos aun más amenazantes - hum.. oiga.. ¿le gusta el rámen?
- Si
- Pues yo propongo que vayamos a comer, mientras el señor termina y nos relajamos un poco.. usted deja la escoba; y firmamos las pases
- Bueno

Fuimos a un sitio llamado Umai, hace poco comí allí y me gustó mucho; hacen un rámen muy bueno… que extrañamente me recordó el mole de olla de mi abuelita.

- ¿Y ahora por que estas aquí?
- ¿Cómo?
- Si, tienes rato que no te vas
- Ouuuu.... tube unas discrepancias laborales y hum... digamos que la competencia me quiere desaparecer. Así que el dueño de donde trabajo prefiere que este aquí antes de que me pase algo malo
- Hum... ¿qué estudiaste?
- ¿En la escuela?
- Si
- Ahhh no estudié aquí; también estudié en el DF, estudie Ingeniería en Sistemas Computacionales son especialidad en Sistemas
- Hum... nunca te había preguntado a que te dedicabas, pero si.. pareces como algo de computadoras
- ¿Cómo es eso?
- Pues sólo te faltan lentes para verte como ño... 
- Señora, termina esa palabra y juro que le sorrajo el plato en la cabeza
- ¿Puedes hackear un Facebook?
- Pfff.. ¿por qué la gente siempre busca eso?... no lo parece pero estudié una ingeniería en una de las mejores escuelas del mundo; ¿y quiere que hackee un Facebook?
- Huuuuy pues perdón, era un favor - y me empecé a reir

El “Huuuuuy pues perdón” es una frase que yo digo mucho, y que ahora se le ha vuelto costumbre decir.

La señora Belén tenía un problema; uno de sus hijos cree que anda hum.. consumido cosas que no debe; y está un poco asustada porque hace poco le encontró algo más “fuerte”. Así que quiere entrar a su Facebook para saber que esta haciendo su hijo.

- ¿Qué no ha escuchado de la privacidad?
- ¡Ay chamaco!, ¿a poco tu mamá no haría algo así?
- Hum... sinceramente... creo que no. A la primer sospecha me habría roto algún hueso
- Bueno, pero seguro tu no hiciste nada de eso; y ella no tenía que preocuparse
- No, pues no
- Nunca te drogaste
- Bueno... comparado con el croc, la cocaína; no... es casi un dulce
- Ni bebiste en la escuela
- Bueno... no, ósea en la vocacional asaltábamos las camiones de Corona, pero no... no me gusta la cerveza
- ¿Ves?, en cambio este pen... ashh.. es que ya no se que hacer
- Hum... - quería ayudarla, pero ¿y mis principios?, ¿y mi ética?
- Anda
- Eso está un poco mal, tal vez debería de hablar con su hijo... al viejo estilo; creo que a usted se le da
- ¿Cómo?
- Hum.. *ALGUIEN* alguna vez me dijo que en Mexicali si acostumbraba la educación a base de la chancla
- Ay no sé, anda en malos pasos... imagínate que tu hubieses mentido, robado, engañado, hecho cosas malas; ¿dónde habrías acabado ahorita?
- Ouuuuu.. en la H. Organización Turbia e Ilegal.. ¿cree que le interese ser becario?, tenemos gente en Mexicali; podría trabajar conmigo
- Déja de bromear muchacho

Si, al final terminó convenciendome. Así que acepté.

- Miré, le voy a preparar algo... usted sabrá si lo usa o no. Pero, a mi no me meta, ni me diga nada. Sólo le advierto, a veces conocer las cosas de todos puede ser no tan bueno
- Ok, ok... ¿que hay que hacer?
- Vamos al Office Depot

Pasamos a comprar una memoria USB, el limpia pisos que le gusta y una cosa, que no recuerdo cual es la palabra; pero es la palabra cachanilla para destapa caños. Era un liquido pero, ella le dijo de otra forma.

- Oye muchacho
- ¿Eu?
- Una vez vi una película que se llama El intruso, ¿lo que vas a hacer no es igual?
- Hum.. si y no, no y si.... miré, si hay gente mala; muy mala que hace cosas como en esa película. Pero yo no... yo... es difícil explicarle
- ¿Puedes hackear un carro?
- Hum... pues nunca lo he intentado; teóricamente si, pero en práctica no estoy seguro
- ¿Cómo aprendiste todo esto?, ¿en la escuela? yo estaba pensando en mandar a mi hijo a CETYS
- Hum... no aprenderá eso allí. No lo sé... es complejo; y créame no quiere su hijo aprenda esto. Le voy a explicar paso a pasito, para que me entienda lo que estoy haciendo, vea que no es nada del otro mundo, pero... entienda lo que implica. ¿Hecho?
- Hecho - e hice como que me escupía la mano y se la daba.

Pensé en el método menos feo para enseñarle; tampoco quería meterle en un problema. Así que pensé en hacerle un USB password stealer; usando Web Browser Pass View. No es nada del otro mundo, sólo una herramienta que saca el dump de las contraseñas almacenadas en el navegador. Perfecto para que la señora pueda obtener las credenciales de Facebook, Twitter, Instragram, Snapchat, Plurk… no que quiera, sin hacer algo “malo”.

Descargue la herramienta y la coloqué en la memoria USB, luego cree un bat para ejecutarla:

Después de creado el bat, hice también un autorun, para que la herramienta se ejecute con sólo meter la USB en una computadora y en ese momento sacar todos los passwords:

Y le enseñé a la señora como funcionaba:

¡Oh diablos!, esos son mis passwords de algunas cosas y les había visto la señora Belén.

En fin, después de que terminó la inundación; la señora me puso a ayudarle a secar toda la cocina; tendió mi cama y me agradeció la comida. Se llevó una USB que únicamente con conectarla podrá espiar a su hijo de en medio… si, creo que eso no es correcto pero… ella me cae bien.

- Gracias muchacho
- Hum... yo creo que... no debería. Dele un sape como las madres de antes
- Al que le voy a dar el sape es a ti si vuelves a tapar el zinc
- Nooooo, por favor - e hice como que me hacía bolita - oiga
- ¿Qué?
- ¿Cómo se va a ir?
- Pues voy a tener que pedir un Uber, porque ya no está mi hijo mayor para que venga por mi
- ¿Dónde vive?, yo la llevo
- Pues si, porque son como $100 hasta allá, esta bien caro muchacho. ¿Conoces Villa Florida?
- Hum... olvídelo, buena suerte
- Ven para acá
- Ohhhh ya voy subase
- Si tiene mala fama el fraccionamiento, pero no está feo, es sólo mala fama
- No era por eso, soy chilango... nada por aquí puede ser lo suficientemente peligroso para mi
- ¿Entonces?
- Oiga... necesito un favor a cambio
- ¿Qué?
- Usted me dijo que luego iba mucho a San Pedro porque se dedica a los banquetes, ¿no?
- Si
- Voy a comprar una casa, quiero una grande, con alberca de preferencia y aire acondicionado del que va por dentro... consígame una ¿no?
- Ay muchacho... cuando te conocí estabas bien flaco de que no tenías dinero, incluso me quedaste a deber; y ¿ahora hasta casa?, ¿en que andas metido?, no vaya a ser que tenga que usar la cosa está en ti para saber que te traes
- Huuuuy no señora; capaz que se me espanta
- Bueno, yo te aviso. Gracias por el "raite"
- Hum... cuídese, el domingo no voy a estar. Salgo de viaje y regreso pero hasta la tarde; cierra bien; y le lava su tapetito a Shellcode.

Querido Diario… ser adolescente en la era de la tecnología debe ser difícil. Pobre de su hijo, si así me pega a mi… creo que le a romper algo importante. Pero… como decía mi abuela; así se educa a la gente.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *