Querido Diario…

Salimos listos para la acción, con nuestro equipo un tanto avejentado, nuestras armas con los cañones sucios, pero llenos de renovados bríos por esta misión, y esperando el apoyo y los refuerzos necesarios. La actitud estaba a todo lo que daba…

Antes de partir a la misión, pasé por lo más importante:

Una misión turbia e ilegal no se puede realizar, sin antes tener un shot de energía. Ya con casi un litro de RedBull en mi sangre, regresé a las instalaciones de la H. Organización, y allí estaba el equipo listo para salir.

Todo estaba listo para la operación #aversiconsiguenhackearlarifadelacamioneta … nos subimos en la camioneta, otra camioneta.. no la de la rifa; y fuimos al fin del mundo.

Pasaron cosas, se cometieron errores, y en algún punto estábamos echos bolita con la única esperanza de que nos diesen la ayuda prometida.

La situación era complicada, tanto que incluso yo mismo tome un R15, y aunque es muy pesado para mi brazo izquierdo, me recargue sobre él, usando de soporte mi pecho, y empecé a disparar e intentar defender la línea.

- ¡Becariooooo!, ¡Becarioooooo! - le grité en medio del tiroteo
- ¡Joven!, ¿qué pasó?
- 4 metros a la derecha.... intenta ajustar tu mira a 192
- Si joven.. 
- ¡Lalooooo!... ¡Laloooooo!
- Joven, no me estes distrayendo; intento pensar
- Enroqueate conmigo, cambia al centro y ajustate a 0
- Janey, Betooooo... ¿comunicaciones?
- Nada, nadie nos responde
- Sigan intentando, necesitamos lo que nos prometieron; no podemos así
- Intentando....
- 🤔 ... ¡Lalo 1!, ¡Lalo2!, arriba.... y avancen... mantengan la línea

Pero no pudimos mantener la línea… Lalo 2 no disparó. Su arma se encasquillo, y tuvimos que volver a hacernos bolita… al ver que no podía abrirla, les dije que cesaremos el fuego… los tipos se subieron a sus camionetas y se fueron. Nunca recibimos apoyo, materiales, nada… nos dejaron solos, sólo fueron promesas.

- Lo siento joven - Lalo 2 se me acercó, aun intentando destrabar el martillo 
- No, no es tu culpa... es más culpa mía que tuya - ¡demonios!
- Joven, así no se puede - me dijo Lalo
- Ahórrame el regaño...

Quería alejarme a un rincón para que no viesen mi cara de frustración, al caminar sólo intenté dibujar una sonrisa cuando me vieron Janey y Beto, y seguí caminando. Mientras ellos recogían todo lo que había quedado, y aun Beto intentaba sin éxito, comunicarse para que nos mandasen las promesas; yo fui y me senté en la camioneta.

Me sentía decepcionado… después de todo, sólo nos habían llenado de promesas y discursos huecos; no vimos nada. Estábamos sin nada, intentando retar a las organizaciones criminales más grandes del país; con sólo… resorteras y pistolas encasquilladas.

Estaba decepcionado… frustrado… les había vuelto a fallar.

Querido Diario…

Perdí la noción del tiempo que estuve sentado en la camioneta, cuando menos me di cuenta todos se habían subido a íbamos de vuelta.

- Son mama%&/( - Janey rompió el silencio; y por primera vez en mucho tiempo no intenté justificar nada; de nuevo dibujé una media sonrisa, y asentí con la mirada
- Joven, ¿qué vas a hacer? - Suspiré, si en mis manos estuviese... 
- Negociar... de nuevo..., pero..

Janey le subió el volumen a la radio, y de nuevo nos quedamos callados todos durante el viaje de vuelta…