Querido Diario…

Llegué a la tienda de Lalo2, estaba sentado viendo el partido; me vio y dejo el control a un lado.

- Joven, ¿sopa Maruchan?
- Si, de pollo
- ¿En tu colonia no hay tiendas?
- Vendes las mejores sopas de lugar
- Hum... todas las sopas Maruchan saben iguales
- ¿En serio? - rayos, estaba pensando en comprarle una caja para poner un negocio de sopas en Mexicali

Pasé dentro de la tienda, esta ocasión no había cerveza, sólo refresco, por las restricciones de la pandemia.

- ¿Y ahora a que vienes?
- Ahora si hay algo a que - le mostré la pantalla de mi celular - Cepeda me marcó

Lalo2 analizó cada detalle, aunque las descripciones no eran breves, eran suficientes para saber a que nos enfrentábamos.

- ¿Qué vamos a hacer sin Lalo?
- Actitud Becario... ac-ti-tud

Querido Diario…

Envié la información a Cepeda, mañana iba a explotar una bomba. Pero Becario tendría que hacerse cargo, mañana no tendría cabeza para nada.

De pronto Janey me escribió

- ¿Cómo estas?
- ¿De qué? - pregunté intentando evadir dar una respuesta
- No eres el único que recuerda todas las fechas - en realidad no lo había hecho, recordó el pozole decolorido de la noche anterior - yo te dije que era buena idea ir
- Hum... ¿ya te enteraste?, Lalo1 y Lalo2 estarán en acción
- No me cambies el tema
- Fui a ver a Becario a su tienda, se ve listo para la acción... el coronavirú no lo ha afectado - entendió que no quería hablar de eso