Domingo, 31 de Diciembre de 2017: El gran golpe

Querido Diario…

Si te pones a leer las historias de grandes golpes relacionados al hacking del pasado, siempre todos se realizaron en fechas como Navidad, Años Nuevo, Black Friday… el Día Internacional de Belinda. Los RR’s habían elegido Año Nuevo.

Compré mi boleto de avión para Mexicali, en caso de que las cosas que pusiesen feas preferí estar cerca de la frontera para huir. Créeme, no querrás pasar por una cárcel mexicana. En EEUU si tienes algunos amigos es fácil mantenerte oculto, es un país mucho más corrupto que México, y aun en el caso de ser detenido, por su ley de seguridad interior sería encarcelado en EEUU, y eso me garantiza una vida decentemente lujosa y mafiosa.

Antes de tomar el avión fui a desayunar con una amiga, me hablo para pedirme un favor; y bueno… dado que puede que no sobreviva a este 2017, decidí desayunar con ella para poderle ayudar. Me contó una historia un tanto personal, que terminó en un “puedes investigar sobre él, si es malo no me digas que es, sólo dime que me aleje de él; si es algo bueno, entonces todo bien”…

Querido Diario.. #viejastodassoniguales… durante mis días de hambre; me dediqué a sacar contraseñas de Facebook por dinero; cobraba poco, unos $100 por contraseña, pero que eran suficientes para poder comprar atún o avena; eso me mantuvo sin morir de hambre mientras conseguía un empleo en Mexicali. Yo creo que conseguí unas 30 cuentas de Facebook para amigas, conocidas, amigas de la amiga y en el 100% de los casos, ellas tenían razón; él las estaba engañando o peor aun, ellas ni siquiera se habían dado cuenta que las estaban engañando… pero lo curioso es que, de esos 100% de casos, ellas terminaban de nuevo con el mismo tipo o_O … fue algo que discutí con dos de mis más cercanos asesores de confianza.

Al final tuve que acceder, pero eso sería después; primero tenía que resolver mi problema actual.

Antes de tomar el vuelo pensé en ir a ver a Mylena, de cierta forma me sentía un poco mal. Ella no tenía la culpa directamente, había sido víctima de unos tipos que sólo buscaron aprovecharse de su objetivo de salir de su país, aunque eso no la disculpa por involucrarme a mi. Así que al final determiné que era una mala persona por haberlo hecho y preferí no verle. De todas formas ya estaba en México, aun cuando fuese detenida, estaría mejor que en Rusia.

Me despedí y me dirigí al aeropuerto, el bueno Y752… ese número lo tengo siempre presente. Abordé e intenté quedarme dormido, aunque no pude. Así que me puse a leer un libro que me regalo mi amigo Bytevick: Ernest Hemingway on writing. Es la primer vez que leo un libro en inglés que no es técnico, y me estaba costando mucho trabajo.

Llegué a Mexicali en el vuelo de la mañana, es raro estar a dos horas de diferencia. Hace mucho me parecía algo normal, ahora me es más extraño.

En los últimos meses han remodelado mucho el aeropuerto, pero jamás han puesto otro cajero que no sea el de HSBC. Tomé un taxi y fui a casa. El taxi tomo la calle, pasó por las plazas nuevas, donde antes no había nada, CETYS, el Starbucks donde usualmente trabajo, el Walmart y siguió de frente. Al llegar lo único que quería era tirarme en la cama y quedarme dormido para no pasar el año nuevo, pero había que trabajar.

De cierta forma, mi trabajo era el sencillo. Sólo generar un punto de distracción, ser trazado y esperar a que la policía viniese por mi, me metiese unos tehuacanazos y me llevase preso mientras los RR’s huían con todo el dinero hacia algún otro país para hacer lo mismo, pero aun así tenía su chiste. Usualmente los días como hoy, los SOC’s están acostumbrados a recibir montones de ataques comunes, así que debía de ser un ataque lo suficientemente bueno como para realmente generar la distracción.

Volví a revisar las configuraciones de Acunetix, todo parecía ruidoso, me conecté a mi VPN usando Tunnelblick; es un cliente de VPN que me gusta mucho, funciona en OS X y es compatible con archivos de OpenVPN. Lance un escaneo de prueba con las opciones por defecto, incluyendo la modificación al user-agent que incluye la palabra “Acunetix” para su detección.

Así, por ejemplo si tenemos un user-agent de IE, tipo:

Mozilla/5.0 (compatible; MSIE 10.0; Windows NT 6.2; Trident/6.0)

Al ejecutar el escaneo tendríamos algo así:

Mozilla/5.0 (compatible; MSIE 10.0; Windows NT 6.2; Trident/6.0) - Acunetix Web Scanner

Eso puede ser utilizado para generar alguna excepción en un IPS y dejar pasar las conexiones para verificar la seguridad de un sitio, o para detectar cuando son escaneos automatizados y generar una política para ellos. En mi caso sólo quería verificar el comportamiento, y me encontré algo muy malo en el response.

Content-Type: application/x-www-form-urlencoded; charset=UTF-8
X-Amz-Date: 20130813T150211Z
Host: ec2.amazonaws.com
Authorization: AWS4-HMAC-SHA256 Credential=AKIDEXAMPLE/20130813/us-east-1/ec2/aws4_request, SignedHeaders=content-type;host;x-amz-date, Signature=ced6826de92d2bdeed8f846f0bf508e8559e98e4b0194b84example54174deb456c

http://ec2.amazonaws.com/?Action=RunInstances
ImageId=ami-2bb65342
&MaxCount=3
&MinCount=1
&Monitoring.Enabled=true
&Placement.AvailabilityZone=us-east-1a
&Version=2016-11-15

Había estado tan ocupado pensando en como no morir de una forma tan fea, que no había verificado en donde estaba la infraestructura de los portales. Y lo mismo pasaba para ambos.

Cruce los dedos mientras tecleaba cada letra usando Burp Suite, a pesar del calor que hace; incluso en invierno, mis manos se habían puesto heladas mientras lo hacia:

“=””’><details open=“”>

La salida:

<span>”=””’&gt;&lt;details open=””&gt; (0)</span>

No era necesario probar más… sabía lo que tenía en frente. Mi escaneo iba a ser bloqueado en segundos sin causar la distracción, eso atraería las miradas hacia el monitoreo de las bases de datos, modificación de tablas de los core bancarios y sabrían que estaban vaciando los cajeros. Esto estaba mal.

Si lograba sacar, aunque fuese un pop-up tendría idea de como estaban configuradas las políticas, así que no me quedó más que probar, y probar… y probar:

“=””’></><script></script><svg onload”=”alert(1)>

<svg onload”=”… (1)> </span><a href=” “=”” class=”” rel=”1"></svg>

Encendí el aire acondicionado, no sabía si tenía calor o tenía frío. Sólo sentía dolor de cabeza y muchas ganas de vomitar.

“=””’></><script></script><svg onload”=””alertonload=alert(1)””>

<span>”=””’&gt;<svg onload”=”… (1)” “=””> </svg></span>

¡Oh diablos!

“ =”” ‘></><script></script><svg onload”=”alertonload=alert(1)”” onload=prompt(1)>

onload=”prompt</span”><a href=”” class=”” rel=”0"></a></svg></span>

En este momento fui a mi buró, saqué mi pasaporte, visa; verifiqué los precios del Bitcoin, ETH y Ripple; junté todo mi dinero en efectivo. Y le escribí un mensaje a Mylena para decirle que tal vez debía de salir corriendo de donde estuviese, porque el plan había fallado antes de comenzar.

Intenté advertirle que básicamente iba a recibir unos tehuacanazos, pocito y no volvería a comer un taco al pastor; pero creo que ella no pudo darse cuenta que ya no me encontraba en el DF y menos que había fallado en la misión. Así que terminé con un “ahhh, todo bajo control, mañana nos vemos para celebrar”.

Por alguna razón la gente confía mucho en mi, nunca he entendido eso. El punto era… ambos íbamos a morir, y ella iba a ser la primera.

Salí a caminar para despejarme y para comer algo; caminé sobre toda Avenida Cuahutemoc y después por Benito Juárez; hasta el Baires. El Baires es mi restaurante favorito en todo Mexicali; venden cortes a precio de regalo con bastante buenos, lo atiende un señor argentino; y Miguel, el hostess, ya me conoce. De hecho ya nunca me dan la carta o me preguntan que comeré, siempre que llegó a los pocos minutos me sirven una copa de vino y me dice:

- Ca... en unos minutos te traemos tu comida.

Siempre un Rib Eye término inglés con mucha pimienta y una papa al horno, también con mucha pimienta. Igual apenas termino de comer y me traen un carajillo como digestivo. Mexicali en tan chico que prácticamente en todos los sitios donde usualmente como me reconocen y me atienden de la misma forma, tengo muchas alcaldías en Foursquare así.

El fin estaba cerca, y en vez de preocuparme, estaba allí tranquilamente comiendo… la verdad es que… Mylena no me importa mucho, apenas la conozco; y esta muy fea, creo que me han timado con las rusas como me timaron con las colombianas. Por otra parte, yo llevaba bastante tiempo buscando morir, así que creo que todo estaba resuelto. Aun así no podía quitarme de la cabeza ese WAF, diablos…. era casi un reto; y de pronto algo apareció en mi mente.

Terminé de comer…. bueno, no; comí lentamente disfrutando cada bocado.

Y entonces si… salí corriendo, llegué a casa, crucé hasta la computadora y escribí:

“ =”” ‘></><script></script><svg onload”=”alertonload=alert(1)”” onload=prompt`1`>

<svg onload”…=”” (1)””=”” onload=”prompt`1`”> </svg>

“ =”” ‘></><script></script><svg onload”=”alertonload=alert(1)”” onload=prompt`document.domain`>

<svg onload”…=”” (1)””=”” onload=”prompt`document.domain`”> </svg>

“ =”” ‘></><script></script><svg onload”=”alertonload=alert(1)”” onload=setInterval`alert\x28document.domain\x29`

Oh Santo Chucho Cristo Redentor…

Querido Diario…¿alguna vez has sentido esa sensación de triunfo?, ¿esa sensación de saberte imbatible?, ¿capaz de ganarle a cualquiera?, ¿de hacer cualquier cosa?… ¿esa sensación embriagante que motivaba al verdadero hacking de saberte mejor que los demás?… es increíble sentir eso… saber que le ganaste a un programador que pasó años en la universidad, certificaciones, pasó horas desarrollando… y tú, tú eres mejor que él. Esa sensación de saber que hiciste lo que nadie más pudo hacer… esa sensación de simplemente saber que eres mejor, EL mejor.

Hice los cambios en Acunetix con ese string y entonces esperé… y justo a las 11pm hora del DF, empezó todo… y di click en [Start].

Desde el año pasado no he vuelto a celebrar un año nuevo; así que en esta ocasión simplemente seguí leyendo mi libro. Unas horas más tarde recibí una llamada de Mylena, me preguntó si quería pasar el año nuevo con ella.

- Estaré con mi familia - mentí

Y una hora más tarde, me envió una fotografía:

Querido diario… hum… ¡bah!

Caminé hasta el parque, me senté en una banca… y deseé haber podido caminar unas cuantas calles más.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *