Jueves, 15 de Marzo de 2018: Jacuzzi, rosas y jabón chiquito

Querido Diario…

Acordamos ver a Nemux para poder platicar con él sobre nuestro “tema”. Nemux se encontraba de viaje de negocios en Sinaloa, así que debido a la urgencia que teníamos decidimos Lalo y yo irlo a ver hasta allá.

Por falta de coordinación, dinero y tiempos viajamos hacía Mazatlán, y de allí rentamos un coche para viajar a Culiacán, el problema fue que empezó a anochecer y escuchamos demasiados malos comentarios sobre las carreteras en Sinaloa, así que decidimos por nuestra seguridad parar en el primer hotel que viésemos en el camino y después seguir.

Primero pasamos por un hotel hum.. bueno, más bien motel de pasó; pero lo vimos un poco feo. El joven Candia buscó información en Google y lo único que encontramos fue un vídeo en YouTube con muchos sonidos… “raros”, que al final terminaban en un “¡oh si Lalooooo!”. Miré a Lalo, pero no quise preguntar.

Decidimos seguir más adelante hasta que encontramos un hotel de ensueño en medio del desierto, literalmente era una pirámide. Mientras bajábamos nuestras maletas en el estacionamiento le dije a Lalo que me recordaba a una película de vampiros muy chafa donde sale Salma Hayek, y al final resulta que todos los vampiros estaban allí porque era una pirámide en medio del desierto el bar donde se desarrollaba la película; pero al final nos miramos y dijimos “naaaaah… ¡narcos!”.

- Hola, buenas noches - me dirigí hacía el tipo que estaba en recepción
- Buenas noches caballero
- ¿Tiene habitaciones?
- Si caballero, ¿para cuantas horas?
- Ahhh este.. .pues para 24 creo
- Entiendo... 
- Si, si.. ya sabe, eso de despertar a las carreras no esta chido. Van a ser dos por favor
- Lo siento caballero, en este momento sólo puedo ofrecerle una habitación doble
- Ouuuu.. este ok, está bien - Lalo asintió con la cabeza
- ¿Celebran alguna fecha en especial?
- No, ¿o si?
- No, no, pues no - dijo Lalo
- ¿Algún paquete?
- ¿Paquete?
- Si, podemos preparar su habitación con cisnes decorados, flores.. - interrumpí
- No, no, no... este.. ¡no!, tiene el pelo largo y sedosito, pero no, ambos somos machos, bien machos... sólo estamos de viaje juntos
- Entiendo
- Si, si.. ósea nada de joterías
- Entiendo
- Eso espero, porque psss no, luego hay cada gente rara que
- Entiendo
- Porque... 
- Belindo - me interrumpió Lalo
- ¿Si?
- Creo que no es necesario repetirlo tanto
- Ahhhh
- Hay que hacer algo con tu homofobia
- No soy homofóbico, sólo me dan horror los jotos
- Si, se llama homofobia
- Bueno, usted me entiendo ¿no?
- Si caballero, aquí está su llave. Que la disfrute
- Gracias

Subimos a nuestra habitación, y al salir del elevador notamos que todo el hotel tenía una extraña decoración neón.

- Wow.. bien punchis, punchis
- Si, nunca había estado en un hotel tan raro
- No... pero se ve chido
- Eso si

Entramos a la habitación y dejamos nuestras cosas, Lalo se tiró a la cama mientras yo empecé a colocar mi maletita de higiene personal, me lave los dientes y entré al baño. Mientras estaba leyendo la revista de los kamikazes, Lalo me empezó a gritar.

- ¡Joven!, tenemos un problema
- Este... ¿no puede esperar a que salga del baño?
- Este... pues, preferentemente no
- ¿Por?
- ¿Estas haciendo pipí o popo?
- Joven, ¿qué clase de pregunta es eso?, ¿acaso yo le ando chismoseando sus cosas?
- Este... espera... te mando una foto

- ¡Santo Chucho Cristo Redentor!
- Así es joven, yo recomiendo que no toqué nada de ese baño
- No, me refería a que ¿$6500?, ¿pues que tecnología es esta o qué?
- ¡Joven!
- ¡Ah si, si!, este... deje terminó aquí de... de.... de leer la operación Dolittle y este... creo que vamos a tener que ir al motel feo que pasamos
- O manejar hasta Culiacán en plena noche sin miedo a los narcos
- Hum.. pues si, puede ser una opción; he sobrevivo a cosas peores

Bajamos a la recepción donde nos encontramos con el tipo que nos había atendido a quién le intenté pedir un reembolso

- Oye tú
- Si, caballero
- Distinguido muchacho de la recepción; ¿cual es tu política de retorno?
- Lo siento caballero, una vez que le damos la llave no hacemos retornos de dinero
- Oye, pero es que nos diste una habitación de paso
- Si, somos el hotel más elegante de la zona
- ¿Zona?, pero si esto es el desierto
- Caballero, lamento si no cumplimos su expectativas
- No psss.. si yo nada más quería dormir y ya
- Separados - anotó Lalo
- Exacto, separados... bien separados... pero psss... 
- Lo siento caballero, como le indiqué no hacemos cancelaciones - dijo mientras sacaba un M16
- Ouuu.. entiendo, entiendo.. no, pues si.. este... pues si, cuando se puede, se puede y cuando no pues no... ¿verdad?
- No pues no.. además estaba cómodo el baño ¿no?
- Si, si, muy cómodo.. bueno, este gracias

Salimos lo más rápido que pudimos, nos subimos al coche y nos quedamos mirando uno a otro.

- Belindo
- Joven
- Acabamos de gastar todo nuestro presupuesto, ¿verdad?
- Si
- Ya no nos alcanza ni para el hotel feo,¿verdad?
- No
- Diablos

Querido Diario.. si un día vas cruzando el desierto en carretera y te encuentras con un hotel pirámide; sigue de largo.

Marcar el Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Como el que alguna vez regalaste…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *