Jueves, 18 de Abril de 2019: Narcos

Querido Diario…

Mientras ella bailaba, su piel reflejaba el color azul neón… el olor a cigarro envolvía todo el lugar, el alcohol quemaba la garganta, dejando notar que estaba adulterado… nosotros, estábamos sentados en una de las mesas del frente, mientras, un poco arriba; el objetivo se encontraba gastando mucho dinero de mimosa en mimosa.

- Es como un ángel bajando del cielo

MiniKrusty interrumpió mi concentración, mientras veíamos como iba bajando poco a poco, cerré los ojos y me cubrí la cara. Paola y Janey se miraron entre si, movieron la cabeza y dijeron en unisono:

- ¡Hombres!

Entre más avanzaba la noche, más se vaciaba el lunar, lo que se me hacía raro; habría pensado que sería al revés, sobre todo tan cerca de quincena y en vacaciones. A lo lejos, escuchamos la Vikina, y vimos como en una sección privada habían llegado unos mariachis.

- Ese tipo debe de tener mucho dinero, ¿cómo cuanto costará eso? - preguntó Lalo 2 alias el Becario que no es Becario
- Hum... no sé joven, pero por las dudas, dale tu cartera a Paola, no quiero que tu hija muera de hambre - al tiempo que dije eso Paola me quitó la cartera a mi, ¡o sea!
- Lo siento Belindo, pero luego se pone el asunto complejo y terminas vendiendo bitcoins para pagar - y tenía razón, ya nos había pasado alguna ocasión que no aceptaron American Express. 
- Joven, el tipo raro se nos está quedando viendo raro - dijo Lalo 2, levanté mi vaso e hice un movimiento para brindar a la distancia con él - Joven, creo que sabes quién es
- Es tipo importante - dije, intentando evadir las preguntas
- ¿Importante?, ¿es un gobernador?, ¿senador?, ¿diputado?, ¿empresario?, ¿qué clase de tipo importante? 
- Otro tipo de persona importante, la vista al frente Becario, mira que parece que se va a caer

De pronto, un mesero se nos apareció enfrente con una charola. Nos puso enfrente una botella de whisky, y una cubeta con hielos, en donde colocó una botella de Moët abierta.

- Para las señoritas - dijo el mesero, a quién miré un tanto confuso - un regalo de la casa caballero
- Gracias - dije mientras tomaba la botella de whisky y me servía en un vaso, giré la vista hacia la sección privada, y ahora era él quien movía su vaso brindando a la distancia conmigo. Saqué mi Beretta y se lo pasé por debajo de la mesa a Janey para que lo guardarse; me levante y fui hacia él

Al acercarme a él dos tipos me cerraron el paso, pero miraron hacia él quién asintió para autorizarme el paso; las mujeres a su alrededor se quitaron y me hicieron espacio en un sillón casi frente a él.

- Buenas tardes Don Gavino, muchas gracias por el obsequio - le dije de la forma más respetuosa que pude
- ¿Les gusta el whisky a tus muchachos? 
- Si señor
- 'ta buenos pues, y para las muchacha algo dulzón, esa ma%&/( le encanta a las viejas - un mesero me sirvió whisky y me dio un vaso, lo tomé y entonces brindamos al fin en persona - y dime, ¿qué andas haciendo por acá?
- Trabajando señor, estamos siguiendo a un objetivo
- Espero que ese objetivo no sea yo
- No señor, jamás; en nombre de Mom le expreso nuestros respetos y saludos
- 'ta buenos pues, nada más no quiero desm%&/( en mi casa ¡eh!
- No señor, descuide
- ¿Algo que pueda hacer por ustedes?, Mom es un buen empresario, no compartimos visiones, pero... tiene mi respeto y si su gente necesita algo en que pueda ayudarlas, con gusto
- No señor, muchas gracias
- Pues bueno, a disfrutar la noche y el trabajo, salud - me tomé el contenido de mi vaso de un trago y me puse de mi
- Me despido señor, volveré a mi mesa 
- Bien, bien... pidan lo que quieran, la casa paga
- Muchas gracias, señor; y felicidades, es un excelente lugar
- Jajajaja a hu&%$" el mejor de la ciudad - sonreí y me fui

Me senté y me serví. Jack Daniels, no era mi preferido pero en fin, había sido gratis.

- Joven, creo que conoces a ese tipo muy bien
- Algo
- Ouuuu conoces a mucha gente importante
- Más de las que me gustaría conocer - en ese momento vi que el objetivo salió de repente, era mi oportunidad. Me paré y salí tras de él

Lo vi fuera encendiendo un cigarro, entonces me le acerque.

- Hola, disculpa... ¿tienes un cigarro que me vendas? - me miró de arriba para abajo, se veía notablemente ebrio... y, como se dice "ebrio de amor"
- Esos no se venden amigo, ten - y me ofreció la cajetilla con una sonrisa. Yo me acerqué para prenderlo con su encendedor
- Muchas gracias, pfff... los meseros me querían cobrar $200 por una cajetilla y puros Marlboro
- Si, así es aquí, pero... esta bueno, ¿no?
- Pffff.. - giré los ojos como el emoticón (okok) de Plurk

Platicamos del calor, de los autos pasar, y cuando finalmente terminamos de fumar me le acerqué para despedirme, aprovechando que cuando uno está ebrio, se vuelve mas amistoso.

- Dale, pues hay que volver, que lo bueno esta dentro - le dije, mientras le di un "medio-abrazo" y entre las bolsitas decorativas de su chamarra introduje algo. Él igual, correspondió con una palmada en la espalda, y volvimos.

Pasó la noche, pedimos dos botellas más y unos jugos de $270; salimos del lugar alrededor de las 5am, cuando las luces neón se convirtieron en focos amarillos de los más baratos del súper, y las manchas en los sillones eran visibles. Caminamos hacia la calle de atrás donde habíamos dejado el coche alieanigena.

- Joven, que buena misión... no hicimos nada, pero... es la mejor misión que hemos tenido últimamente
- En realidad si hicimos
- ¿Cómo?
- Y entonces mostré la aplicación en mi celular, donde aparecía un pequeño punto que aun marcaba aquel sitio - Paola se le quedó viendo
- No entiendo - dijo, confundida
- Digamos que nuestro amigo está celebrando el after party en la bodega
- Ahhhh.. ya... no entiendo
- Trae un GPS tracker en su chamarra
- ¡Tecnología de punta!, eso es Belindo... ¿qué clase de tracker es?, ¿israelí?, ¿alemán?, ¡¿ruso?!
- Hum.. no estoy seguro, lo compré en Jamaica
- Ouuu la exótica Jamaica, sol, arena y mar
- Ahhhh no, el Mercado de Jamaica... es un tracker para perro

- Ahora, sólo tenemos que tenerlo vigilado estos días
- Hum... 
- Minikrusty
- ¡Jefe!
- Es tuyo muchacho, tenemos que encontrar su casa, y una vez que la encuentres, necesitamos los horarios de sus guardaespaldas
- Ok
- Bueno... ¿quién quiere unos tacos?
- ¡Tacooooos! - gritaron, mientras nos dirigimos a los Chupas

Querido Diario…

Llegué a casa y vi las algas creciendo entre la roca viva. Mañana haré los tests para ver si se ha madurado el acuario, yo creo que por el tiempo si, aunque me da curiosidad que el skimmer no espuma. Me acosté y cerré los ojos…

Estaba agotado.

Marcar el Enlace permanente.

Un comentario

  1. Abrazos no balazos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *