Jueves, 19 de Julio de 2018: Póngase la del Puebla

Querido Diario…

Era un día caluroso, jugoso, de esos en los que subes al coche y se tarda como media hora con todo el aire a lo que da para que pueda enfriarse un poco.

Iba manejando sobre Av. Lázaro Cárdenas, y debía de dar vuelta en hum… pues a la derecha, no recuerdo como se llama allí, pero me pasé; entonces pasando un puente, que le dicen Puente Pando, no sé si porque esta pando o porque así se llama; giré hacia la derecha e iba siguiendo el Waze. Cuando paramos en un alto, levante el teléfono para confirmar la ruta y entonces escuché el chillido de una patrulla.

Tras el cristal vi como el policía me hacía señas de que no debía usar el celular y lo baje. Se puso el verde y avanzamos, yo empecé a acelerar hasta que de nuevo la patrulla se pudo detrás de mi y pensé “hum… esto ya es muy raro, debo de detenerme”.

- Buenas tardes, soy el oficial Franco
- Hola
- ¿Estaba intentando darse a la fuga?
- No, perdón. No había entendido que quería que me detuviese
- ¿Sabe por que lo detengo?
- Supongo que por usar el celular
- Así es, está prohibido usar el celular mientras se maneja
- Pero no era en movimiento, lo usé mientras estaba en el alto
- Era un semaforo
- Por eso, el alt... olvídelo
- ¿Me puede dar sus documentos? - y entonces le pasé mi licencia y tarjeta de circulación - Oiga, pero esto no es de aquí
- ¡Ahhhh pues no! - miró hacia atrás y se dio cuenta que mis placas eran de la ciudad
- ¿Por qué tiene placas de México?
- Porque soy mexicano
- No se haga el chistoso
- ¡Ah! pues porque soy chilango
- ¿Y viniste manejando desde allá?
- Ouuu si - recordé las 27 horas que pasé sentado
- ¿Y qué haya no es ilegal andar con el celular?
- No, sólo en movimiento
- Pues miré me lo tengo que llevar a que pague una multa, porque sus documentos son de fuera
- Ouuuu
- Es hasta el otro lado de Mexicali
- Ouuuuu
- ¿Entonces?
- ¿Qué?
- ¿Pues qué?
- ¿Pues que de que?
- ¿Pues qué o qué?
- ¿De qué?
- Miré, vámonos y ya
- Ok, lo sigo

Cruce la avenida y avancé, mientras a mi lado veía la mirada inquisidora de mi acompañante que movía la cabeza en desaprobación y me repetía “debiste haber dado mordida”.

Al llegar al alto, me giré y me quedé en medio del camellón, entonces escuché a la patrulla chillar y recordé que en Mexicali no se puede hacer eso.

- ¿Y ahora oficial?
- Pues se pasó el semaforo
- ¡Ahhh! este... ya ni me diga
- ¿Se iba a la fuga?
- No, lo que pasa es que de donde vengo no tenemos esas bahías, entonces nos quedamos en medio del camellón al pasar y pues.. la costumbre

Me vio con cara de “creo que me está diciendo la verdad”, la miró a ella y le dijo:

- ¿Sabes manejar?
- Si
- Pues cambien y maneja tú - dijo mientras me regresaba mis documentos - y nada de dejarlo a él, tú lo vas a cuidar
- Si - asintió ella

Ya que se hubo ido me empecé a reir.

- ¿De qué te ries?
- De mi buena suerte
- Casi te multan
- Pero no lo hicieron
- Te pudieron multar por más cosas
- Pero tampoco lo hicieron
- ¿Alguna vez tomas algo en serio?
- Noup
- Grrr.... 
- A Plaza San Pedro por favor señorita, y rápido que si no le pongo 4 estrellas nada más

Querido Diario… me estoy volviendo loco D:

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *