Querido Diario…

Tenía mucho tiempo que Mom no me pedía exterminar a alguno de sus enemigos. No sé que le hizo, bueno si sé, pero no quiero preguntar. Pero la orden fue categórica, destruirlos; con todo el sufrimiento intermedio que eso implica.

Curiosamente estaba en la H. Organización Turbia e Ilegal cuando me dijo eso, entre, los mire a todos, y decidí que era tiempo de que los muchachos conocieran un poco más de las cosas turbias e ilegales, así que reuní a un gran equipo. Les expliqué el plan, les dije con cuanto presupuesto contábamos… siempre muy poco y quedamos en menos de tres meses de haber matado a su familia, su perro, sus primos, su amante, sus clientes… y cuando estuviese enloqueciendo, dejarle un arma para que el mismo hiciese lo suyo.

Necesitábamos generar algunas cuentas de redes sociales falsas, así que contacté a un proveedor de la Deep Web, que rápidamente nos respondió.

Los perfiles que nos mandaban eran geniales, estábamos listos para la acción.

- Beli - se me acercó Paola - ¿Qué tan turbio es esto?, ¿de nuevo vas a terminar en una hacienda de narcos?
- Hum... nah, pero puede que terminemos en EEUU comiendo en el restaurante de Salt Bae
- Eso no suena mal
- No, nada mal.. 
- Mom se ve muy feliz - dijo Aldo
- Si
- Eso es bueno, me tranquiliza - empezó a sonreír, pero a Lalo lo vi mover la cabeza a lo lejos con un "esto se va a poner feo, voy a marcarle a Tania que puede que tenga que ir preparando un funeral.. el mío"

Querido Diaro…

Es una sensación extraña.. ósea si, no extraño la vida turbia e ilegal, pero algo dentro de mi siente algo así como un cosquilleo, como algo de felicidad, alegría… no sé; creo Janey y Lalo tienen razón,  nací para hacer cosas turbias e ilegales; desaparecer gente, hacer que tripas vuelven por las calles, lavar dinero, y ese tipo de cosas….

OMG.. ¡Gibby va a estar en Mexicali!

¡Gibby!, ¡tengo que ir a ver a Gibby! ¡Ahhhhh! 😀