La Marca Tenebrosa

Era una noche calurosa de verano, ella no se sentía cómoda apenas había entrado a la alberca, necesitaba algo de su bolsa. En tono más de orden que de pedir ayuda, le dijo a él, «pásame mi bolsa».

Ella sacó el estuche de sus lentes y él espero hasta que hubiese terminado para devolverle a su lugar.

Olvidando la conversación con sus amigos, olvidando lo que estaba haciendo. Él, tenía la Marca Tenebrosa.

[Inserte aquí imagen de miedo]

Este es un efecto en donde una ente feminoide, sin que haya una formalización de por medio, sabe que tiene derechos completos sobre un ente macho. En este momento, ese sujeto debe de cumplir las sutiles solicitudes, pues su desventaja radica en que al no haber formalizaciones, el enojo será directo.

El ente macho sufrirá burlas, pues dicha Marca Tenebrosa, se ve a kilómetros.

0 comentarios en “La Marca TenebrosaAñade los tuyos →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *