Querido Diario…

- Joven - Becario me distrajo de ver Doctor Who
- ¿Qué?
- No ha vuelto Lalo
- Nou
- Ese tal Tissando te tiene amenazado de muerte
- Si
- Cepeda quiere que mañana vaya a Toluca
- Ajá
- Tengo coronavirú
- Lo sé, cuando mueras le contaré a tu hija que eras un gran becario
- Joven... - me puso la mano en frente para que le hiciese caso - ¿no crees que deberías de estar preocupado?, nuestro futuro no se ve bien. Por cierto, no te han pagado desde el jueves
- ¡Becario!, un día como hoy de hace dos años estaba saliendo de un hospital que parecía matadero; con seis costillas rotas, después de haber detenido diez y seis tiros directos con un chaleco de cerámica que se fragmento hacía afuera y no me entró ni un pedacito de metralla... ¿crees que me voy a preocupar?
- Buen punto...

Querido Diario…

Nunca voy a olvidar esa canción… y las enfermeras cantándola una y otra vez en las noches.