Querido Diario…

Mi mamá montó todo de nuevo, para tener peces payaso para Diego. Compró el primer pez, pero pensó que era un payaso negro, en realidad es una damisela.

Compraré los payasos para él.

Querido Diario…

Nunca más he podido tener peces; a pesar de lo mucho que me gustan. Me viene a la mente las veces que dijiste que soñabas, vivíamos juntos y siempre había peces; y la fotografía que tomaste que usaste por tanto tiempo en tu celular. Por eso nunca puedo tener peces, me recuerdan a ti.