Martes, 19 de Noviembre de 2019: La furia de Esthelita

Querido Diario…

Llegué a la H. Organización Turbia e Ilegal, esperé a que la Señora Esthela me sirviese café y me pusé a leer Facebo… el periódico. Más o menos como a las 11am llegó Lalo, y antes de entrar a su oficina me saludo.

- Joven, ¿qué tranza?
- Hola
- ¿Y esta güey aun no ha llegado?, tsss.. me debe una tortita de milanesa - Lalo decía eso mientras miraba la silla vacía de Janey
- Mmm... mmm... no ha llegado - confirmé mientras veía los Tik Tok de Stefanía, y me preguntaba como alguien puede pasar tanto tiempo para grabar un vídeo de unos segundos

Pasó el día, yo iba por mi segundo litro de café, y me metí al Red Team para poder sentarme de forma más cómoda en la mesa de centro. En eso Nidia tocó la puerta, Lalo la dejó pasar y me dijo:

- Augusto, tienes una llamada de Costa Rica, ¿te la pasó?
- Si, por fa... mándamela a aquí y contesto en el teléfono de Aldo
- Ok

¿Costa Rica?, hum… probablemente Don R, era el único que se me ocurría, alguna propuesta me iba a hacer seguramente. Levanté la mano y le grité al Becario

- ¡Becario!, hey.... ¡Becario!
- ¿Qué pasó joven?
- Pon el altavoz y contesta la llamada que mandó Nidia, me da flojera pararme
- Si joven

Escuché la respiración de alguien, y respondí convencido de que del otro lado del teléfono escucharía el cálido “Don Augusto”, que caracterizada a Don R. Pero a diferencia de eso, escuche un acento tico muy diferente, más de los barrios bajos, y más amenazante. De inmediato me puse de pie, y aunque no quité el altavoz me quedé muy pendiente junto al teléfono mientras respondía.

- ¿vendetta? - la voz tica preguntaba para asegurarse de que fuese yo quién respondía
- Si - respondí
- No grites ni demuestres nerviosismo ni miedo
- Ok, sereno moreno
- Secuestramos a alguien de tu gente
- Hum... chaparrita como nomo, y pálida como fantasma... supongo
- Esta segura, la necesitamos para un trabajito... íbamos a secuestrar al otro que viene siempre con ella al gimnasio, pero no lo vimos; pero ella nos basta
- Ouuu si, es que ya se cortó el cabello
- Como sea, no intentes nada o ella sufrirá las consecuencias, en cuanto termine, te la devolvemos

Le situación era compleja; mientras la voz salía del altavoz, sentía la tensión de Beto, quién se sabía responsable en ausencia en Aldo; y el aumento en la respiración de los demás.

- Le gusta el sushi, y los doramas. Cuiedenla, no querras verla enojada - levante la bocina y la colgué

Caminé de regreso a la silla, abrí la computadora, y le di play al capítulo de Doctor Who

Lalo se paró de golpe, cerró su computadora, la guardo en la mochila; se puso su chamarra y se dirigió al Becario

- ¡Becario!, dile a tu esposa que no vas a llegar hoy en la noche, vamos a ir a soltar tehuacanazos
- Ya le estoy diciendo joven
- Joven, ¿a quién más autorizas que venga con nosotros?, ¿tú vienes? - me miró esperando acción
- ¿A dónde?
- Psss a traer a esa cabr%&/
- ¿A dónde?
- Pues a Costa Rica, ya que nunca me llegó mi invitación para usar mi traje slim fit, es el momento perfecto para mostrar mis pectorales en bikini - le puse pausa a la serie, y levanté la vista
- Costa Rica es muy grande joven, ¿sabes dónde puede estar?
- Pues no, pero...
- Es noviembre joven, ya no se trabaja

Lalo miró a Becario, no podía creer que no fuese a hacer nada. Pero de cierta forma entendían que no tenían idea de donde empezar. Beto me miró de reojo, y asintió mi decisión de no hacer nada, tal vez esperando a que luego algo se me ocurriría.

Querido Diario…

El capítulo después de cuando matan a Clara está muy bueno, todo confuso. En eso entró la Señora Esthela, no me había fijado que ya eran las 5pm.

- Oye tú
- ¿Eu? - pause de nuevo la serie
- ¿Vas a querer más café?, ya me voy
- No Señora, traigame un estrokberry refresh
- ¿Un qué?
- La cosita rosa con fresas
- ¡Ahhhh! esos no los traigo yo, esos te los trae acá la Karen
- ¡Ahhhh!, ¿a poco?... hum... a ver, hablele al primo o a Uriel
- Chiaaaaa, ¿a poco vas a mandar a puro becario a rescatar a la Karen?
- No, para ver si van al Oxxo y me traen un Red Bull

La Señora Esthela salió, me puse los audífonos y volví a ver mi capítulo… rayos… Clara le estaba respondiendo al Doctor en un pizarrón.

La puerta se abrió, no era Xochicalito ni Uriel, era de nuevo la Señora Esthela, traía una escoba. Beto y Lalo se hicieron a un rincón junto a Luis y Becario. No preví lo que venía hasta que sentí el primer escobazo que me tiro al suelo. Me hice bolita, pero los golpes siguieron llegando uno tras otro, hasta que se safó la escoba del palo, pensé que pararía; pero con más fuerza la Señora Esthela me siguió golpeando, hasta que el palo se rompió.

Yo estaba en el suelo, no tenía sangre, pero todo me dolía; me arrinconé en una esquina, y vi cuando la Señora Esthela agarró el desarmador de Lalo y me apuntó con él

- A ver, pin$%&/( Augusto... te vas a ir ahorita mismo por la Karen
- Pero, pero... no sé donde está - apenas pude hilar la frase cuando sentí el aroma del metal del destornillador en la nariz seguido de más golpes
- Pues te vas a buscarla
- ¡Ahhhhh!, ¡ahhhh!, Señora Esthela cálmese, respire... ¡ahhh!, ¡aahhhh! ayudaaaaaa - me llovían patadas por todos lados
- No joven, yo allí si no me metó - Beto dijo asustado desde un rincón

Cuando la Señora Esthela se cansó, dejó el destornillador en la mesa; y se me quedó mirando. Vi la cara de pánico de los cuatro; y vi a la Señora Esthela mirando aun de reojo el destornillador. Entonces me puse de pie, guarde la laptop, el cargador; y tome el palo de la escoba. Con mucho cuidado al acercarme se lo di

- Con cinta canela yo creo que queda - le dije a la Señora Esthela, mientras me mantenía a una distancia razonable

Salí del Red Team… al salir me despedí de Nidia

- ¿Ya te vas?
- Si
- Ok, que descanses, bonita noche
- Si... - con la manga de la sudadera me limpié la sangre de la nariz, y los mocos

Mientras el elevador bajaba empecé a buscar vuelos a San José.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *