Martes, 26 de Diciembre de 2017: Lagrimas de coco… rusa

Querido diario…

Después de la “cena” extraña en la que terminé en Santa Fe, no le había tomado la llamada a Mylena. Tenía montones de mensajes, llamadas perdidas, y simplemente la evadía; si no la bloqueé es porque quería que se supiese ignorada. Hasta que la curiosidad me ganó y quise saber cual era su historia; no es como muy normal terminar involucrado con gente como esa de la nada; algo le debió de pasar que les conoció.

Quedé de verle en la Cafebrería del Péndulo de la Condesa. Al llegar hice todo lo posible para mostrarle lo más indiferente que puede; intentando demostrarle lo poco que me afectaba que ahora por su culpa una organización criminal me tuviese en su nómina.

Pedí café y pan francés, e hice algunos comentarios sobre los difusores de té que había en los anaqueles. Ella me miraba fijamente con esos ojos claros, que aun no determino si son verdes o miel; hasta que no pudo más y estalló:

- Dime algo
- Algo
- Sabes a que me refiero
- ¿Quieres que te reclamé sobre que puedo terminar flotando en un río negro de aguas negras por culpa tuya?, nah... no conoces nada sobre mi, créeme no tienes idea de las cosas que he llegado a hacer; y tampoco quieres saber. Mejor dime, ¿que tal están las enfrijoladas?.

Se me quedó mirando fijamente a los ojos, estupefacta; se notaba su confusión, enojo, tristeza… un montón de emociones claramente se le mezclaban en su mente y explotó. Empezó a llorar… ¿conmoverme?, nah… soy un macho, mujeriego y vividor; he visto a muchas mujeres llorar, y usualmente todas mienten.

Al ver que no me conmoví por sus lagrimas siguió comiendo, entre sollozos. Al terminar se me quedó mirando con cara de “paga la cuenta”. Lo hice, sinceramente sus lágrimas empezaban a hacer efecto en mi, pero quise resistir más; al final #viejastodassoniguales, no confiaría en ella.

Salimos y caminamos sobre la avenida rumbo a su hotel; al llegar me dijo que subiesemos a lo que respondí con un tirón y dije que no

- No suelo mezclar el sexo con los negocios, y parece que ya somos compañeros de trabajo
- No seas idiota - espeto - ven, te mostraré algo

Subí cautelosamente, durante el trayecto del elevador esperé a que al abrir hubiese un comando armado esperando. Si ya me había entregado a unos mafiosos del crimen organizado, nada le impedía ahora entregarme a la policía. Pero no, al abrir el elevador no hubo nadie; seguimos hasta su habitación y me senté en la mesita de estar; para confirmarle que no volvería a caer en sus juegos.

Entonces, Mylena sacó su pasaporte y me lo mostró. Ya sin lágrimas, entonces me empezó a explicar, y en efecto, agradecí haber nacido en México.

Mylena en efecto, si era rusa; había nacido en Sevastopol; y estudió desde la preparatoria en Moscú. Debido a que Rusia es un país no muy agradable para vivir, todo mundo piensa en estudiar para poder huir de allí. Así que, a pesar de que no era buena en ello; estudió Ingeniería en Computación; con la idea de que al menos pudiese terminar viviendo en la India.

Sin embargo en sus últimos semestres, con poco dinero; empezó a hacer trabajos freelance de programación por bitcoins; en esos tiempos que el bitcoin era muy barato. Así fue como conoció a los RR’s; quienes en un foro de Reddit escribieron preguntando por alguien capaz de modificar un código para cambiar su comportamiento. Como buena rusa, lo hizo y poco tiempo después caería en cuenta que lo que había modificado era ni más ni menos que Ploutus.

Los RR’s habían abierto ese foro en Reddit para adaptar su código a los cajeros de NCR que se usaban en América Latina; y sin saberlo, Mylena había modificado el binario para agregar las funciones de extracción de dinero a través de las teclas de función de un simple teclado conectado directamente al cajero. Sin embargo Mylena falló en algo.

Ploutus en todas sus variantes se infecta de forma física; los RR’s habían pagado a Mylena por hacerlo a través de la red; pensando que si infectaban una minicomputadora simulando un Diebold normal y lo colocaban en el mismo segmento en donde estuviese el ATM, este se infectaría de inmediato, así como todos. De hecho en alguna ocasión en Plaza Universidad de Aguascalientes, vi que el cajero Bancomer que estaba fuera del Soriana tenía un modem de Infinitum, así que teóricamente si modificaban el binario para que infectase a través de red, no era cosa más que romper la contraseña de la wireless y conectarse a la red para infectar el ATM. Pero ni Mylena ni los RR’s tomaron en cuenta la segmentación de red.

En efecto, muchos de los ATM’s tienen la arquitectura que mencioné, otros se conectan directamente por cable de red a una red cableada, otros se conectan por una VPN, etc. Eso hizo que la infección que programó Mylena, no funcionase. Peor aun, cuando los RR’s vieron que no lo había conseguido la secuestraron y la llevaron consigo para que ella siguiese desarrollando una forma en que si se pudiese dar.

Y así es como Mylena terminó en México; por sus deseos de huir de su país para tener un mejor futuro. En su viaje había visto como los RR’s vivían de fiesta en fiesta, usando personas como ella para sus propósitos, contratando modelos todos los días para sus fiestas, y dando mordidas a corruptos políticos para ir ganando posición y poder. Y así es como habían llegado a México.

Ya habían hecho algunas pruebas para infectar a los ATM’s, muchas de ellas habían sido efectivas; aunque no pensaron que en México se han instalado todo tipo de dispositivos para robar dinero, como scam’s; y eso ha hecho que los bancos los protejan mucho más.

Pero aun así, el ataque era viable. Y ahora lo ejecutarían.

¿Qué jugaba yo en todo eso?, en realidad no me querían para realizar las infecciones, esas ya las habían hecho pagando a las personas que dan mantenimiento a los cajeros. Ahora buscaban otra cosa, necesitaban crear una distracción lo suficientemente grande para atraer las miradas hacía ello y darles tiempo suficiente para trabajar tranquilamente.

Al mismo tiempo, tenían planeado que cuando todo pasase; no sólo yo habría generado un ataque obvio y masivo de distracción; sino también, sería el primer sospechoso del ataque por Ploutus. El chivo expiratorio perfecto para que la policía me investigase. Para Mylena fue una suerte que en esa fiesta precisamente yo fuese quién terminase en sus sábanas, para los RR’s fue la suerte de tener quién ejecutaría el ataqué sin tener que sacrificar a Mylena; al final una rusa güera, alta y pechugona valía más que yo… además de que aun les era útil para seguir desarrollando variantes de Ploutus que pudiesen utilizar en otros países. Todo estaba en mi contra.

Cuando entendí la situación y mis pocas salidas no supe que decir. Los ojos de Mylena expresaban temor, miedo… pero al mismo tiempo notaba que no estaba arrepentida, era ella o yo; y ella había decidido que fuese yo y no se arrepentía de ello, ya había pasado por mucho; y de cierta forma la entendía. No podía culparla por ello…

Tomé un trago de agua y me recline sobre mi asiento… en ese momento mi cerebro no lograba procesar alguna salida. El tiempo se acababa y tendría que ejecutar el ataque de distracción.

- ¿Qué tan peligrosos son?
- ¿Cómo que qué tan peligrosos son?
- Si, has pasado mucho tiempo con ellos... ¿has visto que maten gente?, ¿qué torturen?, ¿cómo son sus contactos?
- No he visto nada de eso, pero es obvio que... tú viste la fiesta, los lujos, el dinero...
- Hum... ¿sabes sus nombres reales?
- No
- Hum... no son mexicanos, su acento es diferente; pero no sé de donde puedan ser....
- ¿Qué estas diciendo?, ¿no lo entiendes?, te van a inculpar - Mylena me veía demasiado tranquilo para la situación
- ¿Tienes una foto de ellos?
- Si - y me mostró su celular
- Pásamela, por bluetooh

Una vez que me pasó la fotografía abrí mi computadora y se la mandé al “Fab”… un amigo que es especialista en buscar información en sitios reconditos. Le envié la información cifrada y le pedí que buscase todo lo que pudiese de esas personas y sus negocios.

- Belindo... aun no busco nada y ya siento que esto está feo
- Eip
- ¿En qué andas metido?
- Ya tú sabé... tengo muy mala suerte
- Bueno chavo, haré mi mayor esfuerzo... le diré a Mini Krusty, El Porro y Paola que se pongan a trabajar en ello
- Va, en cuanto tengas algo me dices... puede que dependa un poco mi vida de ello
- Lo normal, ¿no?
- Seeeeh

Colgué mientras Mail en mi celular enviaba las imágenes. Cuando terminé giré y vi a Mylena, ella había pasado los últimos minutos callada y estupefacta

- Te van a matar, no lo entiendes, no puedes jugar con ellos
- Me dijiste que no has visto que hagan algo malo
- No tengo que verlo para saber que todo lo que dicen es verdad
- Bueno, si eso es cierto; de todas formas ya estoy frito... haga lo que haga ya valió, ¿no?
- ¿Qué? - supongo esperaba que entrase en pánico, que tuviese rabia y le reclamase¡, que llorase, que intentase salir corriendo o algo - no entiendo. Es como si esto fuese algo normal para ti
- He tenido una mala vida

Mylena intentó espetar mi respuesta, pero sinceramente ya me había aburrido; la callé tumbándole a la cama… si iba a morir, bueno; no todos los días te puedes encontrar una rusa con sentimiento de culpa hacia ti, y que te deba su libertad. #yayutelanau … aunque todo el tiempo no pude quitarme de la mente el problema en el que estaba metido.

¿Querido diario?, ¿por qué tengo tan mala suerte?, no soy tan mala persona… confió en que Sergio encuentre algo que me sea útil, porque sino… creo que regresaré a la cárcel próximamente.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *