Querido Diario…

Llegamos al desierto, llenos de alegría, y listos para la acción. Durante todo el vuelo no dormirmos platicando las viejas misiones que habían sido éxitosas, cuando los dioses nos favorecían y siempre salíamos victoriosos de todo, había promesas cumplidas, y aun mis palabras lograban engatuzar a todos en un futuro prometedor.

- Pues si joven, pero cuando uno dice que no más tequila.. psss.. cumple lo que dice - reclamé entre risas
- Pues si, pero si ya ves peligro no te vas al baño
- ¡Joven, hay prioridades!

- No debemos de olvidar que lo mejor de esa noche fue Nemux marcandole a Armin
- Y le cantamos
- Güe$%&/( no mam$%&/ ¿le cantaron? - dijo Janey
- No sé, yo la verdad cuando abrieron la botella que pidió Lalo, me morí. Lo siguiente que recuerdo es que estaba en mi camita dormido y echo bolita

Llegamos a casa, y abrí mi morada a mis complices de esta aventura.

- Pues... sofá, cama, suelo, refri... aire acondiconado, muy importan.. 
- Oiga joven, su refri está vacio - acertadamente observó Lalo 2
- Claro que no joven, miré aquí... básicamente esto es queso; es un queso endémico cachanillo; aunque se llama Monterrey, pero en Monterrey no lo conocen, es cachanillo
- Joven, eso es comida
- Obvio si, es queso, y sabe rico
- Hum... ¿tienes tortillinas?
- Si, aquí un par, un poco duras

Después de que nos acomodamos, vomitaron por la altura, y empezaron a morir por el calor; se metieron a bañar y nos preparamos para la acción. Necesitabamos contactos para mover la mercancía, y yo ya sabía donde conseguirlos.

Nos subimos en el abollado cochecito gay y fuímos a un sitio llamado Sport’s Bar; usamos nuestros $160 para pagar el cover, nos pusieron nuestros sellitos y entramos. Nos dirigimos directo a la barra.

- ¡Gabish!
- ¡Chilango!, Que pe/&%, tenía un chin$%/ de no <<güacharte>> morro
- Mucho, desde el problemita del tipo que le disparaba a los botes de basura. Mira, te presentó unos amigos... este de aquí es Lalo Landa, alías el Mexicobolita
- ¿Qué tranza?, no me dicen así, pero este tipo soñó que lo mataba y asi me decía en su sueño
- Eso es verdad; he soñado que este tipo me mata seguido. Este de acá es Lalo 2, alías Becario 
- Hola
- Y esta de aquí se llama <<la>> Karen alías la Barbie Hacker
- Holiiii
- ¿Que pe%&/ chilangos?... si son compas aca de mi compa, también con mis compas, arre... pisteen todo lo que quieran, yo invito
- ¡Joven! - Lalo inmediatamente replicó
- Lo sé joven
- ¿Sabes como le llamamos en casa a los que beben esto?
- ¿Quieres $700, 000 USD?
-¡Saluuuuuuuuuuuud! - y tomó una cerveza de las grandotas

Esperamos a que dieran las 5am para que la Gabish dejase de trabajar, y cuando empezaba a repartir los sellos para el after secreto, la llevé a un rincón

- ¡Gabish!
- ¿Qué ped%&()?, ¿qué vas a querer?, no venías de a gratis perro
- Traemos buena mercancía, ca-li-dad... cosas que no se ven aquí 
- ¿Y?
- Necesito que me ayudes, venta directa
- ¿Y yo aca que pe%&/(?
- ¿Y la vez que te salvé de los tipos de la casa en ruinas?
- A la ve$%& eso ya fue, o ¿qué?, ¿que traen?
- Variado, papelitos, hongos, una ICEE que pfff.. pura, como Breaking Bad, sólo que no viene azul, PDP ya preparados en cigarros, el LCD es muy bueno
- ¿Ya te topaste a la Jessika?
- Oh, no, no, no, no... eso son más problemas 
- Esa morra te la puede mover chilo
- Hum... 
- Caiganle al Relajo, nos vemos por los baños <<¿arre?>>
- Hum.. ay demonios... ok, nos vemos allí

Regresé con los demás, que se veían mucho más alegres, y ohhh si, tenían las pupílas un poco dilatadas.

- Oh rayos, quisiese estar tan ebrio como ustedes, pero alguien tiene que guardar la cordura
- Joven, ¡saluuuuuuuuuud!
- Vamos fuera, tenemos que ir a otro sitio 
- Güe$%&/( chu, churu, chun churun
- Esa boquita la bese yoooo.. con lo que tenog yooo.. ¡Belindo!, olvidemos el plan, vámonos a Tijuana
- Hum... primero los negocios joven, despierta un poco; ya casi vamos a necesitar tus balas
- Que tiemble, que tiemble, que tiemble...

Salímos y fuimos hacia el otro sitio. Bajamos el coche y nos armamos, ya dos veces he visto balaceras en ese sitio, y con estos muchachos de ojos saltones, no me iba a arriesgar.

- Bien, en ese sitio es EL sitio, aquí es donde podemos vender todo esto
- Ok, ¿cual es el plan? - preguntó Lalo, mientras veía desaparecer un Chubaka en su lengua
- Hum... Gabish nos va a contactar con alguien que directamente nos va a llevar con los clientes
- Ese "Hum..." quiere decir que no es de tu agrado - Janey me conoce bien; coordinaba bien, pero me ponía nervioso que cada frase terminaba en risas
- No, si ya involucrar a Gabish eran muchos problemas, la nuevo contacto puede ser peor. Pero somos cuatro, así que creo que lo podemos manejar, ¡lo más importante!, ella no puede probar nada de la mercancia o se puede poner feo, no lo controla

Cerramos el coche, y saqué la licorera que hace mucho me regaló Lalo. La había llenado de Akashi, y le di un largo trago para el problema que sabía que se nos iba a venir encima.

- ¡Vamos! - los guié con la cabeza

Querido Diario…

Justo a unos pasos de llegar a la puerta, escuché un grito a mis espaldas

- ¡Augusto!

Giré la mirada, estaba vestido como siempre, chamarra de piel y pantalones muy ajustados, lentes oscuros a pesar de ser las 5:30am, y un arete en el oido izquierdo

- Octavio

Me extendió la mano y me dio su celular, que tenía una llamada activa, y aparecía como «Privado» el número. Lo tomé con muchas dudas sobre quién me respondería, pero aun así lo hice, mientras el me miraba fijamente.

- Bueno 
- Gracias 
- Los amigos no agradecen
- No sé. Muchas emociones - y colgó la llamada

Le regresé el celular a Octavio, y me le quedé mirando, y me giré de golpe, con un cierto rencor en el fondo.