Miércoles, 14 de Agosto de 2019: ¡Ay mi espaldita!

Querido Diario…

Han sido días en calma, no hemos hecho mucho, y las pocas misiones se ven lejanas, confusas y sin mucho sentido. El día de hoy estuve intentando explotar un XSS, con un vector un tanto diferente, pero al parecer no funcionó.

Había un sitio que parseaba el contenido de otra web, usando como delimitador los tags de <body></body>; y eso lo usaba como un tipo indexador. Así que se me ocurrió meter en un sitio unos HTML’s con alguans entradas:

<html>
<title>'><script>alert(1)</script>
<body>
</body>
'><script>alert(1)</script>
</html>

No funcionó….

<html>
<title>'><script>alert(1)</script>
<body>
</body>
'><script>alert(1)</script>
</html>

Tampoco funcionó…

<html>
<title>'><script>alert(1)</script>
<body>
</body>
alert(1)
</html>

¡Noup!, nada…

Al final desistí, me fui a comer, y cuando iba de camino ¡crash!… el coche gay recibió un golpe en las pompas +__+ y me pasé la tarde en un hospital y en la delegación de policía.

Después de lo de Morelia, siempre he creído que yo voy a morir en un accidente de coches. Que miedo.

Querido Diario…

La moral de la H. Organización Turbia e Ilegal está baja, no hay acción…

Por cierto, #viejastodassoniguales…

- Turururururu
- Hola _o/ - respondí, saliendo de tomarme la radiografía
- ¿Dónde estas hue%&/(?, ¿por qué no entraste a clase?
- Estoy un poco imposibilitado
- Ajá
- Si
- Si, claro
- De verdad, me acaban de tomar una radiografía y una enfermera me esta acaba de decir que estoy pasado de peso
- Bueno, eso no es necesario que nos lo diga una enfermera... se ve de la figura, y eso que ya lleva rato que no te veo. Yo ya estoy fit, ya sabes la vida sana con Lalito
- Ouuuuu
- ¿Qué te pasa?, ¿por qué no entraste a clases? - No me creyó, increible la falta de fé
- Estoy en el hospital 
- Ñeeee - le mandé una foto de mi en batita de esas que se abren por detrás y se ven todas las nachitas - ¡Belindooooo!, ¿qué te pasó?... espera... Lalito, Lalito... preparen todo, nos vamos a Mexicali, vamos a irnos a dar unos tehuacanazos
- Hum... sólo choqué
- Ahhh... olvidalo Lalito
- Ok, gracias por el apoyo, uno siempre espera que sus seres queridos de menos le digan un "mejorate"; ya era mucho pedir que comprases un vuelo y me vengas a recoger a la delegación de policía
- Hum... no psss no me pagas tanto
- Tienes un punto
- Ahhh ok, pues cuidate, ya nos vamos. Te lo lavas joven
- Y me lo remojo
- Y te lo perfumas
- Bye
- Sale, bye

De todos los hospitales a los que me pudieron haber traido, me tuvieron que traer a este. Mientras estaba allí en mi batita esperando a que me revisasen, recordé cuando estaba en ese horrible cuarto de dos por dos, entre cucharas, a oscuras y muriendo de calor; y debía de pasa todo el fin de semana sólo dando vueltas mietras me volvía loco. El vecino de arriba, el estudiante de medicina, recuerco cuanto ponía esta canción.

Después de todo el día pasó algo chistoso, yendo al parque, todo adolorido, un niño de unos dos años se me acercó y me preguntó si podía acariciar a Shellcode; primero me asusté, le dije que no, porque si se acercaba lo podía morder. Pero parecía un niño valiente, me dijo “nah, esta bonito”, y lo acaricio. Shellcode lo olfateo y se le arrejunto como gato.

El niño se fue gritando “mamá, mamá, abrace a un perro”.

- Buena muchacha, buena muchacha... vamos, te ganaste un huesito.
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *