Miércoles, 17 de Abril de 2019: Pelo sedocito

Querido Diario…

El viento de la carretera soplada en nuestras caras, mientras veíamos pasar de lado a lado a la gente por la carretera… entonces, a lo lejos vimos el autobús. Nos sentamos sobre la carretera, sujetando nuestras mochilas, fue entonces cuando un golpe se escuchó, y vimos cómo zigzagueaba el autobús.

Apenas unas horas antes había platicado con Oscar. Oscar era la persona con mayor eficacia, y por eso lo había elegido a él, le hice un mapa con el plan para que pudiese entender justo lo que necesitábamos.

- ¿Entiendes? - lo mire, intentado expresarle lo crítico que era está misión
- Hum... creo que si
- Recuerda, es muy importante que el disparo entré en la parte superior de la llanta, sino bye, bye Nicanor, además de que se nos muere el objetivo, se destruye la evidencia, y con la suerte del Becario, puede que nos caiga encima y nos aplaste
- Hum... ok - no lo veía confiado - ¿quién es la muchacha?, ¿Karen?
- ¿Cuál muchacha? - pregunte muy confundido o_O
- Esta - y me señaló la imagen del dibujo

- ¡Ahhhhh! no, ese no es ninguna muchacha, es Lalo... tiene el pelo sedocito
- ¡Ahhhh! ok

No estaba muy seguro de si Oscar había entendido, o había entendido como yo lo esperaba.. pero confiaba en ese muchacho, era un especialista en tareas muy específicas.

Lalo, Lalo 2 y yo, esperamos con paciencia en la carretera… después del golpe, el autobús se paro frente a nosotros; justo como lo había planeado. Saqué el gato de mi mochila, sonreí y esperé a que se abriesen las puertas.

- Que tranza mi may, ¿necesita ayuda pa' cambiar la llanta? - le dije y sonreí lo más fuerte que pude mientras mostraba mi gato
- No carnal, ahorita no, 'ay traigo la herramienta - me miró ignorándome el chofer
- Ahhhh pero pues se va a tardar un buen, y luego acá con el calor, capaz que se me desmaya... 
- No, no... yo puedo
- Andele, no sea así, no 'más pa' sacar lo del día de mis chavos - le dije mientras señalaba a Lalo 1 y 2, y con la mirada les decía "pongan cara de perro pachón, perro pachón"
- Huy... pues la mera neta si se ven traqueteados
- Psss.. ya ve, andele mi may, $100 pesitos no'más y le echamos ganas
- Órale, pero rapidíto, en la cajuela viene la herramienta y la llanta de repuesto - me dijo señalando
- Sale, mientras acá los chavos empiezan a subir el autobús - le pasé a Lalo el gato y corrí hacia la cajuela

Dentro de la cajuela me fui al fondo, a la derecha, a la izquierda; no encontré nada… o nada parecido a lo que buscaba.

- Joven - le marqué a Sergio, quién había controlado toda la parte de recabación de información
- Que tranza chavo
- Necesito algo de ayuda, ya estoy en el autobús, pero no tengo idea de que estoy buscando
- ¿Una computadora?
- Ajá, pero ¿cómo se ve?
- Pues así como una ¿computadora?
- Joven... focus, no entiendo que busco, una laptop, un CPU, ¿qué buscó? - mientras tanto a lo lejos escuchaba al chofer quejarse
- ¿Qué pasó con la pin%&/() llanta?, órale, que este cab%&/() se va a desmayar subiendo el gato - asomé la cabeza y vi al Becario rojo a punto del desmayo
- Ya voy mi may, es que alguien dejó las maletas al lado de la llanta, pero ya voy, ya voy
- Es una all-in-one metida en una caja de Office Depot nueva - me dijo Sergio, busqué a todos lados y la caja de Office Depot me dijo todo
- Va, lo tengo... nos vemos

Colgué y acerqué la llana al filo de la cajuela mientras jalé la llanta y se las baje a Lalo y Lalo 2, que me vieron con cara de “¿de verdad la vamos a cambiar?”, mientras ellos sufrían baje la caja y a lo lejos vi pasar a Beto a toda velocidad. Se frenó detrás sin que el chofer se diese cuenta y le subí la caja, volví con los demás.

- ¿Neta saben que estan haciendo? - me miró con cara de  "mmta.. madr$%&/(" el chofer
- Este... sabe que mi mai, es que pues, nosotros somos acá expertos pero en llanas de otro tipo de autobuses, el de usted es acá como que más moderno, no lo veníamos manejando este modelo, pero mire... acá sin compromiso, la neta, pues este se lo dejamos no tiene que pagarnos nada

Y nos fuimos caminando y sonriendo 😀

Ya en las instalaciones de la H. Organización Turbia e Ilegal sacamos la computadora, le sacarían la información y con es buscaríamos si era posible saber que información tenía ese tipo y como podíamos usarla a nuestro favor.

- Joven, no pensé que fuese a funcionar el plan - me dijo Lalo 2 alias el Becario que no es becario
- ¿Por?, era un gran plan
- No sé, no se veía muy coherente 
- Ñeeee.. que falta de confianza
- Au [...] to - entró Enrique - tengo que salir, ¿ya acabaste de usar el gato que te presté?
- Ahhh si, ya... Becario, pásale el gato
- ¿Cual gato joven?
- El gato que teníamos en la carretera
- No puedo joven
- ¿Por qué no?, Becario, no te pongas loco y regrésale su gato a Enrique
- No lo tengo joven
- ¿Quién lo tiene?
- No sé, pero de algo estoy seguro
- ¿De qué?
- De que no lo tenemos ninguno de nosotros
- ¿Entonces?
- Se lo dejamos el del autobús cuando nos fuimos corriendo
- Ouuuuuu... O_o

Salvo que ahora tenemos una deuda de un gato, todo salió justo como lo planeamos. Ahora, todo queda en manos de Lalo… rezo a los dioses por un poquito de suerte… desde el viernes he tenido una muy mala suerte.

Querido Diario…

Las noches siguen siendo horribles… a pesar de que he podido dormir siete u ocho horas continuas, los sueños… las pesadillas se mantienen. Esos secretos tan valiosos, heridos, lastimados… esa complicidad… el dolor es tan grande, quema, duele, hiere… esta allí, ahoga la sonrisa apenas me giro y no me ven… y no se borra, por más que intento que se borré, no se borra… sólo quisiese cerrar los ojos, despertar… y encontrarme en un cálido abrazo… pero al cerrar los ojos, sólo se humedecen, mientras el dolor me parte en dos.

Ayer mientras dormía soñé… vi el vaso de plástico, y juraría sentía el fresco sabor de la menta; mi silencio, mi pena… mi alegría… la canción que sonaba en el ambiente… tan perfecto, tan… ojalá pudiese haberse quedado el tiempo quieto. Mientras sorbía y sentí el frío adormecer los labios solo tenía en mi mente, que ese era mi nuevo sitio favorito… y te veía… te veía a ti.

- Oye... este... me lo acaban de pasar los muchachos - Alonso me dio una carpeta, tantas crisis al mismo tiempo
- Ahora voy - le mire intentando mostrar una sonrisa tranquilizadora, mientras le regresaba la carpeta

Abrí mi comoda y empecé a poner una a una las balas dentro, mientras las iba colocando rezada dentro de mi cabeza… pasando la saliva pesadamente por la garganta

- Joven, Mom acaba de llegar, preguntó si estabas - interrumpió Lalo
- In nomine dei nostri satanas luciferi excelsi - giré el carrusel y de un golpe lo metí, cerré la comoda y lo seguí...

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *