Miércoles, 25 de Julio de 2018: A cazar al cazador

Querido Diario…

Arribe a Morelia por la mañana, había tenido que salir en el primer vuelo de Mexicali hacía Guadalajara, y de allí tomar un helicóptero hacia Morelia. Antes de eso, pasé a dejar a Shellcode encargada, le compré un bulto grande de croquetas, y sus bocadillos con forma de chuleta que tanto le gustan. Es una buena perra… muy cobarde, pero es una buena perra.

Al llegar al campo de aterrizaje me esperaba Faustino, al quien al bajar salude de forma muy efusiva, teníamos varios meses de no vernos.

- ¿Cómo estas?, ya te hacia muerto en la nieve
- Nah... me dieron unos tehuacanazos con chile piquín por unas 10 horas, pero... nada más. Los güeros no saben nada de nosotros
- Eso escuche, que regresaste como si nada
- ¿Y tú?
- Yo ya no estoy para eso, ya casi tengo cincuenta y... ya va siendo tiempo de quitarnos la medallita de héroes, ahora si, a ganar dinero. Que de todas formas los pen%&/( escogen a quién sea
- Pues si... - rompí el momento emotivo - ¿qué me tienes?
- Con tu hackeo lo ubicamos en sus casas de seguridad y mapeamos su ruta; solamente necesitamos asegurar que va a estar en la ruta, pero fuera de eso creo que lo tenemos
- No podemos simplemente confiar en sus horarios; puede cambiarles en cualquier momento; es muy paranoico. Debemos encontrar una forma de trackearle
- Estamos interceptando algunas cosas que van a su oficina por DHL
- ¿Cómo que cosas? - pregunté
- Cosas normales, papelería, laptops, no sé... podríamos meterle una cámara
- No, eso es muy obvio
- ¿Que tienes en mente?
- ¿Laptops?
- Si
- Vamos a instalarle un juguetito - interrumpí - pero primero, prioridades. Vamos por unas carnitas.

Fuimos a comer a un puestecito cerca de los arcos. Morelia es muy bonito, no dejes de visitarlo en Día de Muertos; y la comida es deliciosa.

Comí con el equipo de Faustino; a pesar de que durante mucho tiempo sirvió a intereses de gente muy poderosa y entreno en diferentes áreas de inteligencia; no le gusta colaborar con mucha gente. Siempre contrata gente de bajo perfil que, básicamente, sólo sabe hacer una cosa. Jalar el gatillo, y hacer pozole con la competencia (espero tú me entiendas cuando digo el término pozole).

Terminando de comer fuimos a su casa de seguridad; bastante fea pero con escondrijos suficientes para entretener un tiempo a un comando armado que entrase y poder sacar a la gente importante. Pasé y me encontré a Mauricio.

Mauricio es prácticamente un niño de 15 años que sacaron de arreglar celulares en la Plaza de la Computación, no tiene talento alguno, pero quiere ser un criminal y aprender; dice que se facilitan estas cosas, pero hum.. ñeee… yo no confiaría mucho mi vida en él.

- ¿Cómo estas vendetta?
- Bien, ¿tú qué tal?, ¿cómo te trata el gordo?
- Bien, bien... estamos aprendiendo
- A ver las manos - le giré su mano derecha con la palma hacia arriba - ¿cuantos?
- Dos, se pusieron difíciles y pues, el señor Faustino me hizo deshacerme de ellos. Ya sabes
- Hum.. a tu edad yo soñaba con grandes cosas, deberías replantearte lo que haces - diablos, ya doy consejos. Estoy viejo.

Mientras intentaba salvar el alma condenada al infierno de Mauricio apareció Faustino.

- ¿Entonces que haremos?
- Dame una de las laptops que interceptaste, la más bonita de todas
- Tengo que Dell, i7, 4 TB, 32 Gb de RAM
- No, no... esa no es
- Es la mejor
- Por eso, esta sólo la usaría un ñoño... esta - y tomé una laptop pequeña
- Pero esta muy chafa - dijo Mauricio
- ¿No la usarías?
- No señor
- Exacto tú eres un nerdo, por eso mismo. Esta es la que usaría él - sentí el corazón de Mauricio partirse en dos, pero... alguien se lo tenía que decir - vamos a instalarle un backdoor pero no con software. Tiene un equipo de seguridad guatemalteco, deserteros de los caibiles, muy bien entrenados. Así que tenemos que ser hábiles. Un backdoor en el firmware
- ¿Y luego?
- Leeremos todo, veremos todo, sabremos to-do
- ¿Nos pueden rastrear?
- Si
- ¿Sabes quién es?
- Si
- No sé si eres muy presumido, eres muy bueno o te quieres morir
- Las tres
- Esta bien, ¿qué necesitamos?
- Abrir la computadora, conectamos este aparatito al BIOS, instalamos el firmware, cerramos, y terminamos - les dije mientras mostraba mi modificador de firmwares (lo siento, es el mejor nombre que se me ocurrió)

- ¿Así de fácil? - preguntó aun dudando Faustino
- Así de fácil 
- ¿En que te ayudamos?
- Bueno, necesito unas manos... las tuyas - le dije a Mauricio - tienes que abrir la computadora por mi
- ¿Por qué? - preguntó
- Ouuuu mis manos son muy suavecitas, no fueron echas para estas cosas
- ¿No?
- No, fueron echas para tomar cosas... 
- ¿Qué cosas?, ¿celulares?
- ¡Ay niño! - mis ojos le dijeron todo a Faustino, Mauricio no iba a durar en este mundo turbio e ilegal - Ten - y le di la computadora - abrela primero y saca ese fierrito de allí que cobre el fierrito de acá

- Bien niño, ahora, conecta el modificador de firmwares a la motherboard
- Si señor
- Si me vuelves a decir señor te meto un tiro en la cabeza
- Si señ... no señ... no vendetta

- Bien, carga el firmware
- ¿Cómo?
- ¿Qué?, ¿nunca has cargado un firmware?
- No señor, pero si me explica lo haré
- ¿Me ves cara de ingeniero?
- Si señor
- Pues no lo soy
- Lo siento señor
- Pues yo no sé cargar un firmware
- ¿Entonces?
- Hay que seguir la metodología

Habiendo resuelto el problema, Mauricio cerró la computadora y la reinició para verificar que todo estuviese bien.

Y estábamos listos.

- Que avanzado - dijo Faustino - ¿qué tan costoso es eso?
- ¿Qué?
- Eso
- ¡Ah! es gratis
- ¿Qué?
- Si, lo descargas de aquí: https://github.com/cr4sh/smmbackdoor

Faustino cerró la computadora y la llevó a la bodega para entregarla al día siguiente como un paquete más de DHL. Después de eso, todo sería cuestión de acción, de la mala.

Me fui al hotel a descansar, esperando lo que pasaría mañana. Pregunté como estaba Shellcode; y me dispuse a ver una película.

Me puse a ver FireFly, es como para la gente que le gusta la ciencia ficción.


Hasta que en algún punto me quedé dormido… y tuve un sueño raro… soñé a Carlos, a Lalo y Lalo 2… es un sueño terrible; que espero que por nuestro bien no sea una premonición.

Que miedo…

Intenté conciliar el sueño, pero no pude. Hasta que de pronto leí un mensaje… y respondí “lo siento, no va a funcionar unos días en Mexicali. Prometo arreglarlo pronto. Espero estes bien y no hayas salido corriendo por el temblor. Te amo, ¡muacks!”.

Me hice bolita y me quedé dormido… por cierto, hay caza recompensas que soy muy crueles. Yo no soy así… creo.

Querido Diario… ¿los perros pueden comer sushi?, Shellcode el otro día, mientras bajé a la cocina por agua, se comió todo el sushi que dejé en el escritorio; no se enfermó, pero no sé si eso está bien.

Marcar el Enlace permanente.

6 comentarios

  1. No pude correr, me asusté y no me pude mover D: hace mucho que no sentía un temblor :S
    Hiciste que me acordara de mi mamá, cada que temblaba, si ella estaba en cama, se hacía a un lado esperando a que yo llegara corriendo del miedo que le tengo a los temblores…

    Bueno, entonces estaré leyéndote por aquí.

    Sabes, siempre que veía en la pantalla de la Sala del cine que anunciaban el festival internacional de Cine en Morelia, deseaba ir… Dato curioso 🙂
    Cuídate mucho.
    Que todo salga bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *