Sábado, 14 de Diciembre de 2019: La maldición, ya estoy sano

Querido Diario…

Janey llegó a la H. Organización Turbia e Ilegal; había volado durante varías horas con Estafenia, entró corriendo al Red Team y le gritó a Lalo.

- Lalito, Lalito, Lalito... abre la bodega... necesitamos sacar todo, pero ya, ¡apurate!
- Momentito.... - Lalo le respondió con mucha calma - La-bo-ra-to-rio forense, si me hace favor
- Güe$%&/ apurateeeeeee

Todos en el Red Team se mostraron muy indiferentes a Janey corriendo de lado a lado intentando urgirlos a salir corriendo por mi. Estefania se quedó parada viendo a todos, tal vez un poco sorprendida de que la gran organización criminal que había conocido a través de Don R, fuese como lo que veía. De pronto, Lalo se le quedó mirando, se quitó los audífonos y le preguntó:

- ¿Y tú quién eres?
- Holiiii.. yo soy Estefania
- ¿Y tú qué o qué o cómo o por qué? - Lalo no es de los que se impresionan nunca
- Pues yo soy cantante, actriz, modelo, gimnasta y piloto; y traje a Karen aquí
- ¿Eres famosa?
- Mi serie está en Netflix
- Ouuuu... ¿me firmas un autografo? - Lalo le pasó los postips de Karen, y una vez que tuvo su autografo lo guardo en la cajita de las pineapples, se pusó los audífonos y siguió con lo suyo.

Janey miraba con desesperación a todos, nadie le hacía caso; así que corrió al Blue Team. Alonso estaba sentado junto con Fer y Xohicalito discutiendo las apuestas del día.

- Alonso, Alonso, Alonso, necesito de tu ayuda
- Huuuuy... ahorita ya no se puede, ya casi es hora de comer - su tranquilidad era épica
- Secuestraron a Belindo por mi culpa, se quedó en mi lugar, y lo van a matar, ¡lo van a matar!

Mientras Janey intentaba relatar la travesia, Xochicalito se le quedó viendo a Estefanía

- ¡Ahhhh no maaaaa...!, tú sales en la película esa de los chavorucos
- Siiiii... me reconociste.. awwww que lindo, ¿quieres mi autografo?
- Va - Xochicalito le pasó el cuaderno de las apuestas - ¿tienes algo que hacer el fin?

Janey no podía creer cuanta indiferencia, casi sacudía a Alonso y él intentaba decidir si apostarle al Barcelona o al Totenham.

- Pues mira, yo te ayudaría, perooo.. como puedes ver no tengo recursos; y justamente no tengo recursos por ese joven. Y por otra parte, pues... creo que todos, incluyendome, estamos un poco molestos con Belindo, así que dudo que alguien quiera partir a una misión suicida para rescatarlo. Hay vuelve luego de las elecciones y chance y si arma algo.

Eli llegó corriendo, disculpándose por llegar tarde, vio a Janey y se sorprendió, y hasta le abrazó

- ¿Qué onda?, pensé que ya eras historia
- Belindo me rescató, pero ahora necesitamos ir por él
- ¿Dónde está?
- En Costa Rica, lo van a matar o algo peor
- Huy, este.. - señaló a Alonso con la mirada - creo que ahorita todos quieren muerto a Belindo, no te van a ayudar
- ¿Pues que les hizo?
- Pues... en realidad no ha hecho nada, lleva un mes que sólo desapareció, y todo es un caos. Todos nos tratan mal, y no está aquí para defendernos como siempre.

Janey volvió al Red Team y se sentó enojada en su lugar, parecía que nadie la escuchaba. Nuevamente Lalo vio que estaba allí, y notó a Estefania.

- Sigues aquí
- Siii... holiiii - Lalo vio a Janey con cara de puchero
- ¿Qué te pasa gü%&?
- Nadie quiere ayudarme a ir por Belindo
- Ahhh... psss... que te digo, ese joven por primera ocasión no es el favorito de nuestros corazones
- Pero es nuestro amigo
- Hum... no lo sé, si hacemos un balance de su último mes... hum.. hice ejercicio todo un año para usar mi traje slim fit, y me mintió sin ninguna explicación, sólo me depositó el dinero de los boletos, y ni a Tania le quizó decir... no, fuera Belindo #noreelección
- ¿Belindo es Augusto? - Estefania interrumpió a Lalo 
- Si, ese mero. ¿Lo conoces?
- Si
- ¿Cómo rayos es que Belindo conoce a tanta gente?
- Mi papá tiene una empresa de aviones privados, y Mom a veces le contrata. Y hace poco lo traje de Mexicali, porque lo estaban matando en un hospital insalubre
- Ouuu... ¿en un hospital?, Belindo no va al médico
- Tenía fiebre, tal vez estaba alucinando y el hospital estaba en la esquina de su casa
- ¡Ahhhh!, bueno... eso es más probable
- ¿Ven?, está enfermo, tenemos que ir por él - Janey casi lloraba del berrinche
- Seamos imparciales y justos, a ver tú, la nueva - Lalo señaló a Estefania - ¿tú rescatarías a Belindo?
- Si
- ¿Si?, ¿por?
- No sé, Augustito es súper cute, siempre está alegre, siempre ayuda a todos, ay no se.. es bien lindo
- Creo que estamos hablando de un Augusto diferente, ¿estas segura que tu Augusto es nuestro Augusto?
- Ajá
- Belin.. Augusto, ¿él que te manda a trabajar dos semanas toda la noche, mientras él esta dormido a las 8pm?
- Belindo, ¿él que vende tu alma y ya que la negoció te avisa 5min antes de que estas ensartado? - dijo Luis
- Belindo, ¿él que huye cuando ya te tienen el código listo para ser revisado? - dijo Beto
- Belindo, ¿él que vende un forense cuando no tiene ni gente ni tecnología; y te hace trabajar en 1ero de Mayo? - Becario no podía faltar
- Belin... Augusto, ¿él que te encima los proyectos porque no se dio tiempo de abrir su calendario?

Allí todo fue gracioso, nadie esperaba que dijese Aldo algo, todos lo miraron; y saludo desde el fondo de su monitor. Estaba claro, la revuelta social estaba en momento más algido de los últimos dos años.

- Belindo él que rescata borracha a rastras, después de que te subiste a la mesa y te caíste intentando bailar - Janey los miro amenazándolos
- Augustito... el niño súper cute que cruzaría corriendo cuatro plazas, sólo por llevarte hot-cakes - Estefania se unió a la pelea
- ¿Eh?, ¿hot-cakes? - Lalo no había desayunado 
- Siiii... nos conocimos en un curso, no había desayunado y dijo que volvería con hot-cakes, aunque fuese lo último que hiciese en su vida
- ¿Hot-cakes?
- Aja... Augustito es así, como que hace puras tonterías lindas, es como ese niño lindo que no sé, podría dejar todo por su verdadero amor, irse a Rusia, no sé, es súper cute. 
- ¿Algo así como irse a un desierto a bajar cajas de un trailer? - dijo Lalo poniendo cara de emoticón pensante
- Pues no sé... si, ¿por qué?
- Hum... demonios, ese suena a Belindo - Lalo hizo a un lado sus audífonos, intentó hacerse la cola en el cabello, aunque ahora no tiene cabello... y le gritó al Becario - ¡Becario!
- ¿Ahora qué pasó joven?
- Durante los próximos tres días ese sujeto sigue siendo nuestro jefecito, esto es lo último que hacemos por él... ¡Becario!, preparate para la acción
- Ok joven, deja le aviso a mi esposa que aun no pague el salón de la boda, puede que ese dinero lo necesitemos para mi sepelio
- Güe%&/ ya deja de chillar, ya vayámonos por el pin%&= Belindo... tú, ¿puedes llevarnos a Costa Rica?, somos un poco pobres, por culpa de ya sabes quién
- Obviii... si me pagan la turbosina y el uso de pista
- ¡Becario!, efectivo
- Ok, allí va el dinero de los arreglos florales

Mientras en Ciudad de México todos peleaban por decidir si me rescataban o no, además de intentar contener la revuelta social que ya prácticamente me dejaba sin gobierno, sin dinero, sin empleo y sin futuro. Yo me encontraba en Costa Rica pensando como hackear un banco.

Después de que Janey se fue me llevaron a una habitación donde había una computadora con muchas lucecitas, y me pusieron un guardia.

Me senté frente al escritorio, miré los cables, los conecté, miré al guardia y vi hacia la ventana. No sabía por donde empezar. Intenté preguntarle por ayuda a mi captor.

- Oye tú
- ¿Qué?
- ¿Sabes por donde se prende esto? - el guardia pensó que bromeaba
- No te hagas el chistoso conmigo
- Sabes, me intimida un poco verte allí de pie con un arma.. ¿me podrías dejar sólo?
- Recuerda que controlamos el país completo, no intentes nada

Salió de la habitación. Y yo saqué mi celular, compré un paquete de $200 de Telcel para poder hablar en el extranjero, y le marqué al primero que se me ocurrió que podía ayudarme.

- Bueno, ¡Leonel de León VII!
- ¡Belindoooo!, ¿cómo estas?
- Bien
- Oye, no había podido agradecerte, ese día estaba muy ocupado. Pero muchas gracias por ir a mi conferencia, de verdad valoro mucho que hayas ido - Leonel era muy elocuente
- Ahhh los amigos no agradecen
- Claro que si Belindo, y dime; ¿qué te pareció?
- Hum... pues... hum... muy interesante, hum... yo estoy completamente de acuerdo. La verdad es que eso de la miel y las conspiraciones alrededor de ella es algo muy complejo; y luego la forma en que secuestran a las abejas para polinizar campos.. pues.. pfff.. no sé, es complejo y lo vivimos todos los días. El otro... el otro día.. justamente fui a comer a un restaurante vegano que abrieron en Mexicali, y comí miel.. y no sabía a miel. Entonces, pues es algo que nos afecta a todos, es.. es.. es complejo
- Belindo - el tono de su voz había cambiado
- Leonel
- Mi conferencia fue sobre seguridad en aplicaciones móviles, no sobre abejas y miel
- ¿Ah.. hum... 
- No llegaste, ¿verdad?
- Si, obvio que si.. dije que estabas gordo

 

- Entonces te valió madr$%& mi coferencia
- No, no es eso... es... son temas muy complejos que mi cabecita no da para ellos
- ¡Ay Belindo!, eres una horrible persona.. - suspiró - dime, ¿qué necesitas?
- Pues básicamente, necesito hackear un banco
- ¿Qué no eres tú el gran, el único, el increíble vendetta; hacker legendario de la más alta y selecta élite del mundo?
- Yo soy todo eso
- Eso dicen 
- Oh rayos... bueno, tal vez este banco es más complicado. ¿Por donde puedo iniciar?
- Ahh pues mira, eso es algo difícil. Pero tú eres una persona muy inteligente, si le echamos ganas, yo creo que en unos dos años podrías estar hackeando sitios web en PHP
- Creo que tengo un par de días
- Ok, olvida el esfuerzo; ahora lo que necesitas es un milagro
- #estacabr&/()estepe%&
- Dime Belindo, ¿por qué necesitas hackear un banco?
- Ya sabes, la vida es compleja... de pronto estabas acá, y luego Karen, y luego yo vine, y luego se armo la gorda, se cometieron errores, todo salió mal, y henos aquí
- Belindo, ¿todo bien?. ¿Sabes?, hace poco conocí a una de tus niñas, Paola. Me dijo que estabas muy cambiado, hasta haciendo investigación, proyectos, una visión de no mam%&/ ese tipo es un dios
- ¿Paola?.. hum... yo no conozco ninguna Paola
- Si, Paola.. el día de mi conferencia también estaba allí
- No se llama Paola, se llama MiniKrusty
- No Paola, la de al lado, tatuaje de carpas, pelo negro
- Ahhh ya... si, si, ya sé quién, me dijo que te conoció, que estbabas borracho y que vomitaste a una mesera encima
- ¡¿Quéeeeee?!, ¡ay Dios que verguenza, no volverá a ir a ese bar!
- Bien, entonces ¿hackeamos un banco?
- Belindo, ¿tienes problemas económicos?, ¿por qué quieres hackear un banco?. Tú niña Karen me dijo que hace poco les pagaste unos boletos de avión a todos, y que probablemente estabas muy pobre
- Hum... no, había ahorrado mucho, ya sabes.. uno cuando sueña se vuelve responsable y todo lo hace por eso. Además que me ha ido bien en Synack
- Si, ya vi que apareces en la tabla de gente decente
- ¿Entonces?
- Ay Belindo, creo que estas metido en un gran problema... pero bueno, empecemos por el comienzo
- Eso mero, así mismo pienso yo... siempre es bueno comenzar por el comienzo
- Ok
- Ok
- Pues ok... 
- Pues ok...

Querido Diario…

Me puse los audífonos y puse música para hackear.

Encendí la computadora como me dijo Leonel, y abrí esa cosa llamada Frida; en eso una señora cruzó la puerta

- Bom día - me saludo, de inmediato supe que era la jefa de todo esto
- Bom día - respondió
- Espero que você esteja confortável. Me disseram que voce matou 11 dos meus guardas, e você trocou pela mulher
- Bem, então eu digo não, sim, sim
- Espero que você saiba o que faz, isso não é um jogo - me costaba trabajo ocultar mi nerviosismo
- Eu digo o mesmo, e não é uma ameaça, é um aviso

Así no podía hackear un banco, esa señora me estaba amenazando muy feo y se veía peligrosa.

Ya era de día en el otro lado del mundo…

- ¿Cuantos panes llevas?
- Muchos, los cachetes ya me crecieron 
- Exagerada, no pueden crecer en tan poco tiempo... oye, te tengo una misión
- Ay no, ¿qué?
- Abre está página...

En ese momento supe su ubicación exacta.

Lunes, 10 de Diciembre de 2019: Intercambio

Querido Diario…

Al día siguiente desperté temprano. No quería decirlo, pero la cama era extremadamente incómoda, o sería la almohada. Pero el punto era que me dolía todo el cuello.

Mi habitación era enorme, tenía un baño dentro. Me aliste, asicale, perfume y salí de la habitación; cuando vi pasar a alguien le pregunté por la cabaña de los arcos; y me pidió seguirle

Cruzamos toda la casa enorme central, y de allí caminamos por unas caballerizas, unas canchas de tennis, y al fin llegamos a una pequeña cabaña; en donde ya estaba Don R, Estafenia, y la familia de Don R. Nos sentamos a desayunar realmente no hubo nada relevante durante el desayuno, mientras está con su familia Don R es muy mesurado con lo que dice.

Después del desayuno nos alistamos y Estfania de nueva cuenta piloto la Wonder Woman, y llegamos a San José.

Una vez que estuvimos en San José, nos reunímos en lo que antes eran las oficinas de Don R, allí conocí a quienes me ayudarían; cinco tipos que se veían bien maleados y dispuestos a todo por dinero. Espero R3 les haya pagado, porque pues #pobre.

El apoyo de R3 también consistia en una camioneta con blindaje, armas, parque, y lo más importante; y lo más importante. El mapa de donde se encontraba Janey secuestrada. Para mi lo más importante era no esperar a la noche, y el equipo me secundaba en mi desición.

Según la inteligencia de R3 los tipos se encontraban en una casa de seguridad, ni muy grande, ni muy pequeña. Con un único acceso; había unos tipos sobre la calle, los cuales los podíamos sorprender facilmente, y dentro, deberíamos de aprovechar el factor sorpresa. Llegaríamos hasta donde tuviesen a Janey, usaríamos humo y saldríamos corriendo de allí; sencillo.

Ok, ok.. lo sé, soy pésimo en planeación; yo era de interrogatorios, no de táctica. Así que básicamente la idea era, entrar dando tehuacanazos por todos lados, hasta capturar a la objetivo, y salir corriendo a toda velocidad.

Todos se veían convencidos del plan, nos armamos y nos subímos a la camioneta. Tres calles antes de llegar a la casa, nos detuvimos, respiré para tomar un poco de valor. Los miré a todos y les pregunté si estaban listos; estos tipos eran profesionales, creo que estaba más asustado yo que ellos.

Me estacione perpendicular sobre la esquina, bajé la ventanilla de la camioneta y saqué. Saqué un rifle, un AW50, uno de los más potentes del mundo; lo use unas 100 horas durante mi entrenamiento. Ajuste mi mira para poder enfocar hacia la distancia de la puerta donde estaban los guardias.

Acorde a la mira, estabamos a 400 metros; es decir que a pesar de la potencia del rifle a esa distancia ya no podía confiar en que el disparo caería en el centro de la retícula. A esa distancia, la bala caería a por acción de la gravedad y es necesario compensar dando un tiro más alto; por fortuna 400 metros no son suficientes para que se vuelva la caída muy pronunciada, y el cálculo no era tan complicado.

Mi bala era de 0.50 con un peso de 46 gramos, aplicando la fórmula de caída eso es la velocidad inicial multiplicado por el tiempo de vuelo de la bala, + la gravedad dividida entre dos, por el tiempo de vuelo al cuadrado. Es decir, para 400 metros, me daba 17 metros de altura de compensación del disparo.

A partir del momento en que la bala sale por el cañon, también había que contar con la deriva. Saqué mi anenometro paa calcular la deriva, es el sen del ángulo del viento multiplicado por la velocidad del viento por el tiempo de vuelo de la bala. En el caso de San José me dio 1.7.

Lo sigueinte es la deriva por rotación; en este caso de rifle se tienen estrías en el cañón. Este cañon generaba tiros hacia la izquierda, para compensar el movimiento se calcula la deriva por rotación que es 1.25 por el factor de estabilidad giroscopica de la bala, por el tiempo de vuelo de la bala.

El calculo de rotación de la tierra también llega a afectar la bala, los dos efectos son Eotvos y Coreolis; para calcularlos ajuste la retícula a 3 grados y 18 grados cada uno; para compensarla. No era grande por estar tan cerca del Caribe.

Respiré profundo, cerré los ojos y me concetré lo más que pude para evitar la teoría de agrupación. Justo cuando iba a disparar, uno de los ticos me detuvo, una camioneta estaba saliendo de la casa; iba llena de hombres, por lo que intuí que era el cambio de alguna guardia. Los dioses estaban de nuestro lado, era el momento de actuar. Avanzamos hacía la entrada de la casa, y saltamos desde la camioneta, los ticos fueron los primeros en salir, y apenas pusieron los pies fuera dispararon contra los guardias.

Mientras nos coordinabamos pusé a Estegania a 2 metros de mi, la distancia de protección más segura para un segundo. Dos de los tipos avanzaron, dispararon sobre la chapa y avanzamos. Entré primero yo.

Mientras los ticos iban armandos con sus AR15, yo sólo traía dos Berettas. Avance sobre la entrada, que daba hacía un patio no muy grande, había un guardia directamente frente a nosotros, que no tuve tiempo de reaccionar cuando dos ticos lo eliminaron desde dos angulos a 137 y 63. Seguímos avanzando, sobre un ventanal.

Pedí humo, mientras los ticos avanzaban y cubrían las puertas que encontramos a la izquierda. Un baño, que estaba libre, y un cuartito de escobas, también libre; detrás había un jardín también pequeño, pero lo notamos libre y caminamos hacia unas escaleras. Allí la posición era complicada por la altura. Dos ticos nos cubrieron en avanzada manteniendo posiciones a 85 verticales. Mientras los demás avanzamos, dos guardias aparecieron y los eliminaron las posiciones de reserva.

Al subir al descanso de la escalera, nuevamente pedí humo. Entramos en las dos habitaciones laterales, y finalmente avanzamos en una central. Los ticos eliminaron dos objetivos al frente y amagaron a uno que se encontraba sentado sobre un sofá. Al lado, en otro sofá, estaba Janey, con una computadora. Apenas me vio sonrió, sabía que habíamos venido por ella.

El tipo sentado en el sofá intentó ponerse de pie para actuar, pero uno de los ticos lo sentó de un culatazo.

- Hijo de tu p$%(&/) te dije que no intetases nada - dijo mientras me miraba con rabia
- Hum... no deberías de confiar en mi, usualmente nadie confia en mi y es precisamente porque hago todo lo contrario a lo que me dicen

Los ticos avanzaron por detrás para marcar posiciones en las ventaas y asegurar el lugar; pero el tipo logró controlar rápidamente su furia; se cruzo de piernas y empezó a esbozar una sonrisa un tanto burlona.

- Karen, dile a tu amigo.. ¿cuantos hombres vienen en camino? - el tipo era un fanfarrón, mientras decía eso tomo el vaso que tenía a un lado y le dio un sorbo

Miré a Janey, de pronto, su mirada de alegría por verme se borró, miré sus ojos temblar, su mirada era profundamente de miedo, ya me había dicho todo. Estabamos en problemas; no sabía el número, pero sabía era imposible salir de allí.

Con mi mano izquierda les pedí a todos que bajaran las armas, nos habían ganado antes de empezar. Me acerqué a Janey y le di unos golpes en el brazo. Ushca, Aldo te va a regañar por no haber ido a trabajar, Lalo se va a enojar porque lo has dejado en el gimnasio y Toshihiro se va a poner celoso que andas en Costa Rica hackeando bancos.

Dejé caer los cartuchos de mis armas, y las aventé sobre el sofá.

- Yo tomaré su lugar
- ¡¿Qué?! - todos repitieron a coro
- Si, busca mis referencias.. he hackeado bancos desde que existen las bancas en línea. Quieres hackear un banco, yo lo hackearé para ti

Janey me empujo a una pared

- No idiota, no... tú sabes que no vas a sacar ni un cross site
- Y tú sabes que si hackeas un banco no te dejarán ir hasta que hackees otro, y otro, y otro más... 
- No, no, no, no te voy a dejar
- Relajate... respira profundo.. yo sé lo que hago 
- ¡No Belindo!

Caminé hacía el sujeto sentado en el sofá, simulé que escupí en mi mano y la extendí para sellar el pacto. El tipo me dio la mano.

Giré y con la vista les pedí a los ticos que se llevarán a Janey. Me acerqué a Estefania y le dije:

- Llevala a Ciudad de México, por favor
- Si, yo me encargo

Janey estaba dando patadas y golpes para no irse, entonces me acerque y le dije en secreto

- Regresa a Ciudad de México, y dile a Aldo y Alonso que se preparen; espera mi señal

Sus ojos expresaban terror, miedo, dudas…

- Si, dales duro 
- Chsss...

Todos salieron de la habitación casi caminando, y yo me senté en el sofá frente al tipo tico.

- Augusto, ¿cierto? - me dijo mientras servía un vaso de ron y me lo daba
- Si, ¿cómo te llamas?
- Gerardo
- Salud, Gerardo

Querido Diario…

Tal vez no pueda comer pavo este año.. bueno, nunca he probado el pavo, pero… creo que no podré probarlo este año tampoco.

Ayer, mientras deliraba por la fiebre… soñé mientras regresábamos de Tecate, y bailabas.

Protegido:

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación:

Domingo 8 de Diciembre de 2019: DF 1 – Monterrey 0

Querido Diario…

Estefania despegó a la Wonder Woman. Debo admitir que no me siento cómodo en las alturas, pero al menos parecía que si había aprendido de su papá las habilidades de piloto.

Intentaba evadir sus preguntas, pero en algún punto tuve que responder, era ilógico estar allí volando en medio del Caribe, después de tanto tiempo sin vernos y no intercambiar palabras.

- Entonces, ¿sigues son las negociaciones turbias? - me preguntó 
- No, en realidad no. Llegó alguien más turbio que yo a la H. Organización... últimamente he estado un poco abandonado. 
- Nunca he entendido que clase de trabajo tienes
- Ya somos dos - era verdad, no lo terminaba de entender - ¿y tú qué haces con Don R?
- Mi papá, me mandó... dice que me ayudará a entender el negocio
- ¿Eh? - estas generaciones tan raras
- Si, ¿qué tu en las vacaciones de la escuela no ayudabas en algo a tu familia?
- Pues si, ordenaba los frascos de la alacena, pero no andaba aprendiendo negocios turbios e ilegales con un capo del Caribe
- Mi papá dice que me ayudará a formar el carácter
- [Inserte emoticón pensante del wassab]
- ¿Ya viste mi última película?

Estefania era a veces actriz, había salido 32 segundos en una película; pero no, la había visto. Aunque vi Frozen 2 el sábado.

- Hum... si, me encantó - mentí
- Lo sabía, y ya casi ponen en Netflix mi serie - ouuu... una serie - Ayyyyy.. si, te va a encantar, estuvo súper, súper genial la grabación. Y tú, ¿por qué vas a ver a R?
- Una señora me agarró a escobazos, y me dijo que si no volvía con mi amiga, usaría también el trapeador
- ¿Y por eso le pedíras ayuda a alguien tan poderoso en el Caribe?
- Tenemos confianza
- ¿Cómo fue que llegaste a estos lugares?, ¿acaso un día alguien te dijo "queremos que hagas explotar una fabrica de agua pesada" y sólo dijiste que si?
- Naaaaaah, obvio no - sonreí, con esa cara que sólo puede expresar algo "orgullo" - en realidad, les respondí que volaría la planta nuclear completa
- ¿En serio?, ¿y luego?
- Conseguí un empleo en el desierto
- ¿Y volaste la planta?
- Es algo discutible

Aterrizamos en Antigua, y bajé para cerciorarme que mi maleta estuviese en su sitio, nada más importante que mantener los calzoncillos limpios seguros.

Unas personas nos ayudaron a bajar, mientras que alguien se llevó mi maleta, «ohhh rayos, mis calzoncillos», pensé.

Habíamos aterrizado en lo que parecía una Hacienda, en medio había una casa enorme, bastante lujosa, y alrededor otras pequeñas construcciones, que por la hora de la noche no alcanzaba a distinguir bien. El olor a sal acababa con el encanto, nunca me han gustado las playas.

Seguí a Estefania hacia la casa, al entrar vimos un gran salón y entonces Don R salió a saludarme.

- Don Augustooooooo.... pero que milagro - apenas la puerta se abrió, me extendió las manos para darme un abrazo.

Don R es un tipo alto, no es viejo, pero no es joven; y cuando digo alto es alto de verdad. Siempre ha sido muy amable conmigo, es muy educado, y platica mucho. Lo conocí hace muchos años, cuando recién me había mudado a Mexicali. Él quería abrir negocios en México, pero no conocía a ningún mexicano, y me ofreció el trabajo. Finalmente no acepté, pues quería que estuviese en CDMX, sin embargo nos mantuvimos siempre en contacto. Cuando empecé a trabajar para Mom, formamos una alianza, y empezamos a realizar operaciones conjuntas por toda Latinoamérica, incluyendo Chile, donde Hereje también ha tenido que coordinarse con Don R para negocios turbios e ilegales, firmados con pizco.

- Don R, un gusto verlo por acá - le correspondí el abrazo
- Pasa, pasa... vamos al salón, que no tienes idea de que grupito nos espera

Caminamos a un salón más pequeño, las paredes eran estanterías llenas de libros, sin duda era de las casas más elegantes que he visto; incluso mucho más que la casa de Mom.

Al entrar me encontré a R3, un viejo amigo sentado, y a su lado a un militar; sabía que era militar por el uniforme, pero no lo conocía.

- Señor presidente, pero mire nada más donde lo encuentro, ¿cómo esta usted? - hice una reverencia fingida y saludé a R3 - no sabí que conocía a gente tan importante
- Pues ya ves, por acá la democracia no existe, aquí quién gobierna es el que sabe, y pues, yo soy el mejor
- Disculpe usted, pero creo que me salpicó algo de ego - le di un abrazo, mientras el volvió a tomar su asiento - recuerda que yo ya serví a un presidente, y trabajé para otro; mantén mi número cerca
- Y a los dos les fue muy mal, pero te tendré en cuenta - reímos, aunqu ese comentario no me agradó del todo
- Augusto, te presento a Hermenegildo, mi futuro ministro de guerra - le saludé con la mano

Don R estaba a lo lejos parado en su cantina, y me gritó desde allá

- Don Augusto, yo sé que a usted no le gusta, pero esto es el caribe, así que dígame ¿qué cerveza le sirvo?
- Erdinger Dunkel, por favor... pero vaya buscando hielo, que si vamos a conversar necesitamos alcohol de hombres, no de viejas... - miré de reojo a Estefania - bueno, ta.. no, no... es mexicana y es norteña; las mexicanas también beben alcohol del fuerte - me miró con odio
Me senté en uno de los sillones, y empezamos con algo de plática común y corriente; sobre todo nos centramos en halagos para R3, que en Enero habría de convertirse en presidente de un país cercano. Entonces Don R me preguntó sobre mi vista.

- Pfff.. pues no sé ni como pasó, ya sabe que yo soy algo despistado, pero unos tipos secuestraron a una de mis recursos más importantes, y pues.. vengo por ella
- Don Augusto, ha de tener usted mucho cuidado con esa gente, dicen que andan unos 100 canijos bien armados y se ve gente preparada; cuentan los rumores que son ex-milicias sudafricanas
- Hum... - no me llenaba de alegría escuchar lo peligroso de la situación 
- Mira Augusto, como sabes no puedo meterme mucho ahora con mi nuevo puesto, y R vino para acá huyendo de esa misma gente, pero he acordado aquí con el General, que te presten cinco de sus muchachos, los mejores; totalmente a tus servicios, además de la señorita aquí presente y R de proveerá en Costa Rica de todo el material necesario 
- Sinceramente es mucho más de lo que esperaba
- Nada, nada... vamos que los amigos sabemos que estas situaciones son complicadas. Vamos a brindar porque todo salga bien.

Pasamos un par de horas más platicando, sobre de R3 y su futuro bastante cercano como presidente, en un país cercano. La verdad es que jamás imaginé que R3 fuese tan importante, y no fue que me enteré hasta hace poco que vi las noticia entre mis feeds.

Ya pasada un poco la noche, R3 y el General se despidieron; Don R los acompañó hasta el salón mientras Estefania y yo os quedamos en el salón.

Estefania me daba la impresión de que no entendía en la casa de quién estaba, tomaba demasiadas confianzas. Se puso de pie y fue detrás de la barra de la cantina, que estaba ubicada en una esquina, y con un gesto me llamo.

Se puso un gorrito y delantal de tabernero que estaban colgados, y me pregunto:

- ¿Qué le sirvo señor? - imitó una voz grave
- ¿Señor? - pregunté, haciéndome el ofendido
- Tú tienes 29 y yo apenas 20; si hacemos el 2020 challenge, tu estabas hace 10 años saliendo de la universidad, y yo apenas estaba respondiendo chismografos en el cole - tenía razón, no lo había pensado así
- Deme un bourbon cantinera - dije, también exagerando mi voz
- Sale bourbon

Puso un vaso ancho frente a mi, y sacó un cubo de hielo; me sorprendió cuando vi que se dispuso a hacer una esfera de hielo con un cuchillo. Primero pensé «wow, esta niña fresa sabe cortar hielo», pero cuando empecé a ver como los trozos de hielo salían volando, me di cuenta que sólo lo había visto por allí y trataba de imitarlo.

Al final tuve un vaso con raspado en él, y el bourbon pintando el frappe. Ella pusó un caballito y se sirvió tequila, reposado; todo un limón y sal y me sonrió.

- Debes de saber que soy vieja, pero esta vieja es del norte, y los del norte no bebemos cerveza, también bebemos como los hombres
- Hum.. claro, yo tengo otros datos - le devolví la sonría, y entonces levante mi vaso - salud

Mientras Estefania se ponía colorada, sus ojos azules se ponían rojos; como de estudiante de Filosofia y Letras de la UNAM, y tosía por como el tequila le quemaba la garganta; Don R entró al salón y se acercó a la cantina.

- A penas los adultos se van, los jóvenes hacen fiesta. ¿Qué le haces a esta pobre muchacha Don Augusto?
- No se preocupe Don R, yo no le voy a hacer nada que no le guste

Don R estalló en risas. Don R siempre me ha mencionado lo mucho que le gusta México, por la forma en que nosotros tratamos a la gente, para él cada tres frases, nosotros decímos un chiste, siempre somos alegres, y sin importar lo difícil de la situación «jamás rajamos», como dice él, o como algún día le dijeron.

Cuando la cantinera al fin pudo recuperar el aliento le sirvió una Pilsen, una cerveza de Costa Rica, a Don R y los tres nos sentamos a platicar; en realidad de cosas sin importancia. Como lo mucho que siempre competimos regios y chilangos, o porque Monterrey es un rancho y no una ciudad. Ya pasada la noche Don R se levantó y dijo que se iría a dormir.

- Creo que también es hora de que me vaya, tengo en San José una reservación en el cómodo Florencia - exageré mi sarcasmo, minetras Don R se rió
- Imposible Don Augusto, tú te quedas, no pienso dejar a esta niña volar a esta hora. Ya mañana será otro día. Estefania te llevará a tu habitación y mañana dile a la servidumbre que te lleven a cabaña de los arcos; desayunaremos con mi hija y mis nietos. 
- Nuevamente le agradezco - suspiré y me di un poco de valor, probablemente era el fecto el alcohol - Don R, ¿puedo ser indiscreto?
- Todo lo indiscreto que quieras, pero recuerda que estamos frente a una señorita - dijo sonriendo
- ¿Por qué se vino para acá en vez de quedarse en San José?

Su cara cambio a alguien que recuerda con alegría el pasado, y sonrié mientras lo imagina.

- Don Augusto, le diré un secreto que pocos saben. Me estoy retirando y ya no quiero más problemas. Estoy vendido mi participación en todas mis empresas y dejando a socios. Pero no se preocupe Don Augusto, eso no termina los negocios, espero pronto visitarlo en Ciudad de México para platicar con Mom sobre el futuro
- Hum.. entiendo
- Ten mucho cuidado, esa gente es peligrosa... aunque, no dudo ni por un momento de ti
- Gracias, usualmente la gente me sobreestima igual que usted, no se preocupe, es un efecto encantador que tengo

Le sonreí y le despedimos. Me volví a sentar en el banquito alto de la cantina, miré a los ojos a Estefania, ya el tequila le había hecho efecto. DF 1 – Monterrey 0

Le escribí a Janey, para asegurarme que aun seguía viva. Estaba hackeando un banco… sólo le escribí que no se preocupase, mañana se armaban los tehuacanazos y regresaríamos a México, felices y contentos. Y esto sólo habría sido un mal trecho es nuestra vida Turbia e Ilegal

Estefania se fue a dormir, yo no tenía sueño, así que salí a caminar y entré al cine. Vi la nueva película de Woody Allen.

Entonces le escribí:

- ¿Te gusta Woody Allen?

Respondió con la foto de su itinerario.

Apenas estaba entendiendo el significado de la imagen, mi teléfono empezó a sonar. Estaba feliz, tan feliz que la imaginé tratando de ocultar su sonrisa sin éxito, un gesto muy usual en ella.

Querido Diario…

No podía dejar de escribir en ti, sin antes agradecer y felicitar a Ericka de Platzi, quién nos ha apoyado en la organización de todos los Meetups, nos ha ofrecido pizza gratis, y todas las atenciones posibles. Sin duda, ahora en su nueva posición en Bogotá, seguirá ayudando a conformar una gran industria de TI. Mis mejores deseos, y espero me inviten a actualizar el curso; que me voy a comer una changua y beber ron con los parses.

Gracias 🙂

- ¿No puedes dormir? - me preguntó, eran como las 4am
- ¿Cómo sabes?
- Lo adiviné, siempre estas despierto
- Hum... ahora más que nunca, si estoy despierto pienso en ella y sólo quiero cerrar los ojos para no pensar en ella. Y si estoy dormido, sueño con ella y lo único que quiero es que sea de día para dejar de soñar. 
- ¿Y... - la interrupí antes de que continuase, no quería hablar de eso con nadie
- ¿Por qué estas despierta?
- Estaba viendo Doctor Who
- ¿La 13va? :O
- No, me faltan aún unos del 12vo
- Yo también voy en ese, aunque no me gusta
- ¿El 12?, ¿por qué?

En algún momento me dormí.. y volví a soñar contigo.

 

Viernes, 29 de Noviembre de 2019: Esas no son formas

Querido Diario…

Recorrí el pasillo y llegué al «cajero», ingresé mi número de boleta, de esos números que siempre recuerdas, aunque pasen años 2004620080; y entonces el cajero desplego mi boleta de calificaciones; debía 12 materias. Era Diciembre, y sabía que la primer ronda de ETS la aprobarían para antes de salir de vacaciones, así que tenía unas dos semanas para pasar al menos 10 materias o quedaría fuera de reglamento.

Sentía como el mundo se me vino encima, otra vez fuera de reglamento, mi mamá me iba a reventar la cabeza a sapes, y otra vez tendría que ir a Comisión de Honor y Justicia a rogar, pues yo ya tenía tres dictámenes, y esto era baja definitiva.

Me senté en la jardinera, y el sonido de intro de Californication llenó todo el rededor.

Entonces abrí los ojos, caí en cuenta de que era un sueño. Mi mayor pesadilla, volver a la escuela. Era Fab quién me marcaba, y era mi celular clamando mi atención.

- Bueno
- ¿Qué tranza chavo?, ¿estas durmiendo?
- Ya no - en realidad creo que si seguía un poco dormido
- ¿Dónde andas? - miré la tablet para saber donde iba el avión
- Creo que estoy como en Nicaragua, Guatemala, uno de esos países de la parte de la tripita de América
- ¡Ah ya!, oye, tenemos acá este.. algo que decirte
- ¿Qué pasó?
- Pues... este... espérame - escuché como puso el altavoz y se escuchaba ruido de fondo, no estaba sólo.

Escuché como murmuraban entre él, Eli y Henrri para decirme, lo que sea que fuese que me querían decir.

- No, no.. mejor dile tú
- ¿Yo por qué? - decía Eli
- Porque contigo se va a enojar menos
- No, que le diga Henrri
- Achiiiis... ¿yo qué?

Mientras discutían, levanté la mano para que me llevasen más jugo.

- Coff.. coff.. - intenté llamar su atención - no sé si sepan, pero los megas de Internet en los aviones son muy caros
- Este... ya vez que siempre mantenemos vigilancia sobre ti, para pues, detectar cualquier amenaza que pueda afectarte... y pues, te vamos a pasar una screenshot, pero no te vayas a enojar

- Hum...

Charles Bukowski decía que el dolor tenía sus ventajas, es tan fuerte la sensación de dolor, que lo demás no se siente…

- ¿Hum... ? - Fab estaba desconcertado
- Psss ya que, la gente mala siempre gana. Gracias por avisarme
- Tenemos un análisis más grande de todo el árbol de contactos que tiene, por si necesitas explotar más la información
- No, déjenlo así - y colgué

En realidad no necesitaba investigar más, en cuanto vi la screenshot mi imagen empezó a relacionar todo de golpe, y pude ver toda una serie de acciones, que en efecto, eran indicios de mentiras, complicidades, más mentiras y juegos. Cachanillos, creo que eso es genético.

Llegó mi jugo de naranja, y le pedí a la aeromosa que le pusiese un chorro de vodka, otra de las enseñanzas de Charles Bukowski es que estar borracho las 24 horas, ayuda bastante a olvidar.

Cuando estaba a punto de quedarme dormido de nuevo, recibí el primer signo de vida de Janey:

- Belindoooooooooo, Belindoooooo, ayudaaaaaame - la desesperación la estaba haciendo perder el control
- Ya estoy en eso, estoy rumbo a Costa Rica para ir a soltar tehuacanazos - esperaba que mi pasividad le trajese calma, pero no
- Estos tipos están bien locos, están armados, son como cien, ayudameeeeee me van a matar si no hackeo un banco
- ¡Relaaaajate!, respira profundo, 1, 2, 1, 2, inhala, exhala... todo va a estar bien, ¿cuando te he fallado?
- Ayudaaaaaaaaaaaaaaaaaame
- ¡Janey!, metete unas cachetadas reaccionadoras, ahorita arreglamos todo
- Oki, pero te apuras
- Shi, shi, shi...

¡Ay caramba!, cien tipos rudos contra mi; esto se va a poner feo. No pensé que fuese a extrañar en ese momento a Lalo y Lalo 2. De nuevo me hice bolita para poder dormir; y entonces otra vez el celular comenzó a sonar.

- Dicen que voy a llegar a Costa Rica y cien tipos rudos me esperan, necesito dormir para estar listo para la acción
- ¿Cómo estas? - su tono de voz era diferente al de hace un momento, estaba preocupada
- Hum... no importa... - intente decirse lo más alegre posible, al igual que todos estos días que intentando evitar que se den cuenta como realmente me siento
- Puedes decirme
- No puedo, no porque no quiera, sólo no puedo, no sé que decir
- No te escuchas bien, no como siempre... y no tengo mucho de conocerte, pero; no estas feliz como siempre
- Hum... ¿cómo vas?, ¿ya lista para producción?
- Estamos en eso... 
- Vamos, vamos.. es momento de brillar, son la esperanza de esta H. Organización Turbia e Ilegal
- Cuidate, si necesitas contarle a alguien, estoy conectada
- Gracias.

Al fin me hice bolita y me quedé dormido. Y al cerrar los ojos, nuevamente estaba allí; en la jardinera, con mi mano llena de formas de ETS.

Al aterrizar al aeropuerto me contactó Señorita RH, para decirme que ya sabían que había venido en misión para salvar a Janey; y habían hecho mi reservación de hotel. Oh rayos… me hospedaron en el Florencia.

Bueno, podría ser peor; como cuando fui a Lima. Janey me volvió a contactar, ya estaba mas tranquila, aunque seguía secuestrada y estaba intentando hackear desesperadamente un banco.  Sin embargo, me comentó sobre los riesgos de estar tan lejos de la H. Organización; al parecer este año el golpe de estado se vislumbraba, si no regresaba con Janey viva, sería mi fin. Eso me hizo comprometerme más con la causa.

Esperé mi maleta, caminé hacía fuera del aeropuerto y miré hacía todos lados buscando a Don R, que pensé habría ido a recogerme al aeropuerto. Sin embargo no lo vi, entonces en ese momento la vi, la regía más chaparra que he conocido, y los ojos azules tan claros que siempre le he dicho que parece drogadicta en fase terminal.

- ¡Augusto!
- Estefania
- ¿Andas buscando raid? - me dijo mientras me mostraba su licencia de piloto
- ¿Qué haces aquí? - podría ser agradable, pero eso no evitaba que desconfiase de ella
- R me mandó por ti, te voy a llevar a Antigua para que cenes con él
- ¿Por qué no está en Costa Rica?
- Ya te platicará él, pero las aguas andan agitadas, y quiere estar lejos de todo; tiene que ver con quienes secuestraron a tu amiga
- Demonios, se escucha peligroso
- Si, son muchos y bien armados
- No, me refería a ti pilotando un helicóptero
- Idiota, dame un abrazo - y estallamos en risas

Querido Diario…

Caminamos al helipuerto y estaba «La wonder woman», uno de los helicópteros de la empresa del papá de Estefania, amarré con el cinturón de seguridad mi maleta, no quería quedarme sin calzoncillos limpios en una isla tropical. Y me subí en el asiento del copiloto. Y despegamos.

Teníamos de no vernos más de año y medio, desde que los dos estuvimos en un curso; y nos sentamos juntos en la misma banca. Quién pensaría que nos convertiríamos en secuaces turbios e ilegales en esta ocasión. Cuando empezó a preguntarme sobre como me iba, entre en un loop, donde simplemente quise bloquear todo, para no responder. No podía explicar como estaba, ni todo lo que pensaba.

- ¿Sabes? - rompí el silencio por un momento - si todo sale bien, deberíamos de ir a una posada
- ¿Una posada?, si genial, me encantan los villancicos
- Bueno, es una posada un tanto diferente; se habla de hacking, exploits, shellcodes, vulnerabilidades... es el Viernes 6 de Diciembre, en las oficinas de Platzi México, un Meetup llamado NoTrustSec: https://www.meetup.com/es/NoTrustSec/
- Hum... suena a una posada rara, lo consideraré
- No puedes faltar, no estaré yo para firmar autografos... pero te gustará

Sábado, 23 de Noviembre de 2019: Chocolate con bombones

Querido Diario…

Compré el primer vuelo disponible para Costa Rica, el vuelo tardaría más de dos horas en salir, así que; aprovechando que ahora tengo 350 mil puntos Premier, decidí usar unos pocos para beber algo fuerte para darme valor; tequila, mezcal.. cosas de machos.

Fue en ese momento, que bebiendo alcohol del fuerte y comiendo frituras, me marcó Becario con Esteroides.

- Bueno
- ¿Qué tranza boss? - se escuchaban también las voces del Kevin y de Uriel
- Psss aquí, viendo... el partido de futbol

- ¿Dónde estas?
- Esperando el vuelo para ir por Karen; ¿cuanto levantaste hoy?
- Poco estoy acá, descansando para competencia... 360 en barra, 50 en mancuerna.. ¿tú como vas boss?

Becario con Esteroides llevaba un par de semanas ayudándome a quedar aunque sea un poco cercano a hace un año.

- Bien, 20 kilos - dije lleno de orgullo
- Pues no está tan mal, 20 kilos de mancuerna - ¿mancuerna?.. coff.. coff.. era barra
.- Shi, shi, shi... ¿que pasó?
- Ahhh.. oye boss encontramos algo que puede ser de importancia
- ¿Qué cosa? - estos muchachos llevan a cargo de la organización desde hace unos meses, empiezan a ponerse más despiertos
- Fuimos a peinar la zona, y nos encontramos con un dispositivo un tanto raro

- Hum... es una Raspberry Pi Zero 
- Exacto boss.. pero no es una, tenemos 18; las encontramos en el gimnasio, en la plaza, en los tamales, y afuera de las oficinas
- Hum...  - ¿qué eran?, lo primero que se me ocurrió es que habían sido utilizados para interceptar las comunicaciones de Lalo y Janey
- ¿Qué hacemos?
- Saquen una imagen y subanla, para que pueda analizarla
- Ya la tenemos, ahorita Uri te pasa el link
- Ok

Descargué el binario, aparentemente era sólo una distribución de Linux ejecutandose, pero había un archivo un tanto extraño.

Ese archivo «waitz.tzt» no era parte del firmware de Raspberry. Pero tampoco tenía mucha información; al abrirlo sólo parecía un archivo de configuración con unas interfaces.

Al montar la partición del sistema de archivos me encontré con una estructura normal de Linux, y dentro un archivo llamado tshark, un sniffer. Lo primero que pude imaginarme era que eso confirmaba mi teoría de que eran dispositivos dedicados para interceptar información; probablemente credenciales. Estaba a nada de llamar desesperadamente a Krusty para decirle que revocase todas las credenciales. Pero seguí investigando.

Hice un grep de waitz, para saber que era eso.

Hum… Java… pero también encontré algunos archivos de configuración.

Lo inquietante era, si… en efecto. Había un intercepción del tráfico.

La única forma de saber que era lo que hacía este servicio, era haciendole reversing completamente… hum… Java…

No, no encontré nada que indicase un sniffeo; pero si comunicación entre estos dispositivos a través de MQT. Yo conocía ese protocolo, hace mucho tiempo había revisado una aplicación, la cual era un controlador de robots que revisaban fugas en lugares de difícil acceso, todo se hacía a través de este protocolo. No los habían sniffeado, los siguieron para saber cuales eran sus horarios.

No había sido tan sorprendente, pero algo me quedaba claro, estos tipos no eran cosa sencilla; tenían tecnología y tenían habilidad. Lo primero que pensé fue en huir, debía de regresar y conformar a un equipo de rescate, yo sólo no iba a poder. Aunque eso significase poner en riesgo a Janey, sin embargo. Me llegó una notificación de LinkedIn, y entonces recordé porque Janey era tan importante.

Si regresaba, la ponía en riesgo. No podía dejarla; somos amigos, compadres, casi hermanos.

El sonido el micrófono me hizo volver a la realidad.

- Pasajeros del vuelo 733 con destino a San José, favor de abordar.

No iba a dejar a Janey… además, si no regreso con ella, la Señora Esthela me rompería otra escoba encima.

Saqué mi celular y le marque a la persona que sabía me ayudaría.

- Aló
- Bueno, Don R, ¿cómo está?
- Don Augusto, que milagro - tenía que ser rápido, R siempre se extiende mucho en las llamadas
- Bien, oiga... necesito de su ayuda
- Claro, claro... lo que quieras
- Estoy subiendo al avión, voy a Costa Rica, tengo que rescatar a alguien; pero voy sólo. Necesito de su venía
- No te preocupes para eso estamos los amigos. Mandaré a alguien por ti al aeropuerto, que tengas buen viaje
- Gracias.

Querido Diario…

Subí al avión y entregué mi chamarra para que la colgasen:

- Buenas noches, bienvenido señor. Asiento 1A

Me senté en mi asiento, había escogido el de la ventana.

- ¿Desea tomar algo?
- Si, juego de naranja con hielo por favor. 
- En un momento, ¿cena regular o vegana?
- Sólo el jugo por favor, gracias

El día que revisé esa aplicación del robot, tuve que trabajar desde casa; había alguna clase de problema que impedía que desde la IP se pudiese, y debía de usar una VPN. Terminé, aunque realmente no había hecho mucho, sólo quería que pasase rápido el tiempo. Tú estabas viendo un programa de Katy Perry en la televisión, en algún momento dije «viejas, todas son iguales», y respondiste que no la entendía.

Entonces salí un momento, fui a Superama por sushi, un té de durazno; y ese día; ese fue el pretexto para ir rápido a la plaza, y comprar los zapatos que te regalé por tu cumpleaños. Escondí la caja en la bolsa del súper, y el sushi lo llevaba en la mano. No te diste cuenta, de todas formas seguías viendo la tele.

Comimos, me agradeciste que hubiese llevado el sushi. Esa tarde, ya no volví a trabajar. Comer contigo, me alegra mucho, por eso odio tanto el comer sólo.

El avión despegó.

Martes, 19 de Noviembre de 2019: La furia de Esthelita

Querido Diario…

Llegué a la H. Organización Turbia e Ilegal, esperé a que la Señora Esthela me sirviese café y me pusé a leer Facebo… el periódico. Más o menos como a las 11am llegó Lalo, y antes de entrar a su oficina me saludo.

- Joven, ¿qué tranza?
- Hola
- ¿Y esta güey aun no ha llegado?, tsss.. me debe una tortita de milanesa - Lalo decía eso mientras miraba la silla vacía de Janey
- Mmm... mmm... no ha llegado - confirmé mientras veía los Tik Tok de Stefanía, y me preguntaba como alguien puede pasar tanto tiempo para grabar un vídeo de unos segundos

Pasó el día, yo iba por mi segundo litro de café, y me metí al Red Team para poder sentarme de forma más cómoda en la mesa de centro. En eso Nidia tocó la puerta, Lalo la dejó pasar y me dijo:

- Augusto, tienes una llamada de Costa Rica, ¿te la pasó?
- Si, por fa... mándamela a aquí y contesto en el teléfono de Aldo
- Ok

¿Costa Rica?, hum… probablemente Don R, era el único que se me ocurría, alguna propuesta me iba a hacer seguramente. Levanté la mano y le grité al Becario

- ¡Becario!, hey.... ¡Becario!
- ¿Qué pasó joven?
- Pon el altavoz y contesta la llamada que mandó Nidia, me da flojera pararme
- Si joven

Escuché la respiración de alguien, y respondí convencido de que del otro lado del teléfono escucharía el cálido «Don Augusto», que caracterizada a Don R. Pero a diferencia de eso, escuche un acento tico muy diferente, más de los barrios bajos, y más amenazante. De inmediato me puse de pie, y aunque no quité el altavoz me quedé muy pendiente junto al teléfono mientras respondía.

- ¿vendetta? - la voz tica preguntaba para asegurarse de que fuese yo quién respondía
- Si - respondí
- No grites ni demuestres nerviosismo ni miedo
- Ok, sereno moreno
- Secuestramos a alguien de tu gente
- Hum... chaparrita como nomo, y pálida como fantasma... supongo
- Esta segura, la necesitamos para un trabajito... íbamos a secuestrar al otro que viene siempre con ella al gimnasio, pero no lo vimos; pero ella nos basta
- Ouuu si, es que ya se cortó el cabello
- Como sea, no intentes nada o ella sufrirá las consecuencias, en cuanto termine, te la devolvemos

Le situación era compleja; mientras la voz salía del altavoz, sentía la tensión de Beto, quién se sabía responsable en ausencia en Aldo; y el aumento en la respiración de los demás.

- Le gusta el sushi, y los doramas. Cuiedenla, no querras verla enojada - levante la bocina y la colgué

Caminé de regreso a la silla, abrí la computadora, y le di play al capítulo de Doctor Who

Lalo se paró de golpe, cerró su computadora, la guardo en la mochila; se puso su chamarra y se dirigió al Becario

- ¡Becario!, dile a tu esposa que no vas a llegar hoy en la noche, vamos a ir a soltar tehuacanazos
- Ya le estoy diciendo joven
- Joven, ¿a quién más autorizas que venga con nosotros?, ¿tú vienes? - me miró esperando acción
- ¿A dónde?
- Psss a traer a esa cabr%&/
- ¿A dónde?
- Pues a Costa Rica, ya que nunca me llegó mi invitación para usar mi traje slim fit, es el momento perfecto para mostrar mis pectorales en bikini - le puse pausa a la serie, y levanté la vista
- Costa Rica es muy grande joven, ¿sabes dónde puede estar?
- Pues no, pero...
- Es noviembre joven, ya no se trabaja

Lalo miró a Becario, no podía creer que no fuese a hacer nada. Pero de cierta forma entendían que no tenían idea de donde empezar. Beto me miró de reojo, y asintió mi decisión de no hacer nada, tal vez esperando a que luego algo se me ocurriría.

Querido Diario…

El capítulo después de cuando matan a Clara está muy bueno, todo confuso. En eso entró la Señora Esthela, no me había fijado que ya eran las 5pm.

- Oye tú
- ¿Eu? - pause de nuevo la serie
- ¿Vas a querer más café?, ya me voy
- No Señora, traigame un estrokberry refresh
- ¿Un qué?
- La cosita rosa con fresas
- ¡Ahhhh! esos no los traigo yo, esos te los trae acá la Karen
- ¡Ahhhh!, ¿a poco?... hum... a ver, hablele al primo o a Uriel
- Chiaaaaa, ¿a poco vas a mandar a puro becario a rescatar a la Karen?
- No, para ver si van al Oxxo y me traen un Red Bull

La Señora Esthela salió, me puse los audífonos y volví a ver mi capítulo… rayos… Clara le estaba respondiendo al Doctor en un pizarrón.

La puerta se abrió, no era Xochicalito ni Uriel, era de nuevo la Señora Esthela, traía una escoba. Beto y Lalo se hicieron a un rincón junto a Luis y Becario. No preví lo que venía hasta que sentí el primer escobazo que me tiro al suelo. Me hice bolita, pero los golpes siguieron llegando uno tras otro, hasta que se safó la escoba del palo, pensé que pararía; pero con más fuerza la Señora Esthela me siguió golpeando, hasta que el palo se rompió.

Yo estaba en el suelo, no tenía sangre, pero todo me dolía; me arrinconé en una esquina, y vi cuando la Señora Esthela agarró el desarmador de Lalo y me apuntó con él

- A ver, pin$%&/( Augusto... te vas a ir ahorita mismo por la Karen
- Pero, pero... no sé donde está - apenas pude hilar la frase cuando sentí el aroma del metal del destornillador en la nariz seguido de más golpes
- Pues te vas a buscarla
- ¡Ahhhhh!, ¡ahhhh!, Señora Esthela cálmese, respire... ¡ahhh!, ¡aahhhh! ayudaaaaaa - me llovían patadas por todos lados
- No joven, yo allí si no me metó - Beto dijo asustado desde un rincón

Cuando la Señora Esthela se cansó, dejó el destornillador en la mesa; y se me quedó mirando. Vi la cara de pánico de los cuatro; y vi a la Señora Esthela mirando aun de reojo el destornillador. Entonces me puse de pie, guarde la laptop, el cargador; y tome el palo de la escoba. Con mucho cuidado al acercarme se lo di

- Con cinta canela yo creo que queda - le dije a la Señora Esthela, mientras me mantenía a una distancia razonable

Salí del Red Team… al salir me despedí de Nidia

- ¿Ya te vas?
- Si
- Ok, que descanses, bonita noche
- Si... - con la manga de la sudadera me limpié la sangre de la nariz, y los mocos

Mientras el elevador bajaba empecé a buscar vuelos a San José.

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019: un villano, pero nuestro villano

Querido Diario…

Caminaron hacia los casilleros; empzaron a prepararse. Se colocaron los viejos chalecos; era increíble que aun siguiesen intactos a pesar de nuestras múltiples aventuras turbias e ilegales. Mientras entre ellos se acomodaban los chalecos, los cuales cada vez empezaban a apretarles más; la Señora Esthela les iba pasando uno a uno los rifles.

- ¿Y tú qué o qué?, ¿qué vendes o que anuncias? - la Señora Esthela se me acercó con un Red Bull
- Aquí coordinando las acciones Señora
- ¿Y qué tú no vas a cambiarte?
- Oooooh... tsss.. ¿qué pasó señora?, se me arruga el saco; psss.. si yo tengo que verme acá, ya sabe, como si supiese lo que hago
- Jajaja órale no seas payaso
- Es en serio Señora, ¿qué no ha escuchado que estamos en los tiempos de no más balazos, solo abrazos?, voy a ir a platicar decentemente
- ¿Y entonces por qué todos van a tirar madra%&/()?
- Ahhh psss.. por si las platicas no salen muy cordiales... mejor paseme unas galletitas Señora, unas orejitas, pero de las que no tienen chocolate
- ¿Cuantas?
- Echeme unas diez que no he comido
- Ya vas

Una vez que estuvieron listos todos salimos todos juntos. Fuimos caminando, para estirar las piernas. Mientras caminaba, me preocupaba la situación del cabello de Lalo.

Llegamos al edificio, me presenté y pasamos todos juntos a un salón grande situado en el piso de abajo.

- Mucha gente, muchas armas - me dijo el Comandante
- Soy una persona prevenida - me giré y les indique a todos que se quedasen fuera, mientras me pase

El salón era bastante grande, con una mesa para unas veinte personas, pero el Comandante también ordenó que toda su gente se quedase fuera.

El Comandante me acercó un vaso de bourbon me extendió la mano para invitar a sentarme. Primero se acerqué a su silla y dejé un hoja de papel doblada, que contenía la contraseña de La Condesa. Me senté al otro extremo, mientras daba un largo trago, el abrió la hoja y la dejó a un lado.

- ¿Cómo fue?, ¿MITM?
- Hum... no - suspiré, recordando el cansacio que me había generado el lograr todo - fue un API hooking. No me fue posible hacer un MITM, estar dentro de la red de La Condesa no es sencillo, intenté hacer movimientos laterales para elevar privilegios, pero tampoco pude. No tiene muchos equipos, siempre he creído que las redes pequeñas son más complicadas de atacar. Tenían un end-point en los equipos, usualmente los end-point protegen el lsass.exe, así que, era complicado usar las herramientas usuales. Usando el API hooking, cuando uno se encuentra con privilegios de algún usuario comprometido, es posible obtener las credenciales en texto claro de sesiones de RDP.

Paré mi explicación, y le empujé mi vaso, el Comandante parecía interesado en mi explicación; asi que se pusó de pie y me sirvió más; y me devolvió el vaso.

- Usé MS Detours, odio Frida, por un detalle que tuve hace poco con un banco - me sonreí un poco recordando el sufrimiento de Alicia - sé que no es elegante, pero no me gusta complicarme. Usé un hook para MessageBox()
#include "pch.h"
#include 
#include 
#include

static int(WINAPI * TrueMessageBox)(HWND hWnd, LPCTSTR lpText, LPCTSTR lpCaption, UINT uType) = MessageBox;
int WINAPI _MessageBox(HWND hWnd, LPCTSTR lpText, LPCTSTR lpCaption, UINT uType) {
return TrueMessageBox(NULL, L"Hooked", L"Hooked", 0);
}
int main()
{
// Hook MessageBox
DetourRestoreAfterWith();
DetourTransactionBegin();
DetourUpdateThread(GetCurrentThread());
DetourAttach(&(PVOID&)TrueMessageBox, _MessageBox); // Two Arguments DetourTransactionCommit();
MessageBox(NULL, L"We can't be hooked", L"Hello", 0); // Detach Hooked Function
DetourTransactionBegin();
DetourUpdateThread(GetCurrentThread());
DetourDetach(&(PVOID&)TrueMessageBox, _MessageBox); DetourTransactionCommit();
}
- Hum... se puede usar un API monitor para ver las conexiones

- Viendo las API calls me contré con el CredIsMarshaledCredentialW(), y allí está como parámetro el password.

- Se puede identificar bien por el método CryptProtectMemory, allí se verá un puntero hacia el password. Con el propio API monitor se puede ver que el método se encuentra en una DLL llamada Crypt32.dll, pero eso no es correcto - bebí el resto del bourbon de un trago - en realidad está en dpapi.dll

- Al final sólo hay que asumir que el password se encuentra en una estructura, y debe de estar al inicio, porque no tendría sentido el performance establecer una conexión si no se tienen primero los parámetros para autenticarla; un puntero, 4 bytes.

Después de que terminé mi explicación, el Comandante duró largo tiempo viendo el password, escrito con mi letra; y al final habló

- Augusto... traicionaste a las Gemelas M, a los italianos, a los trajeados, y ahora quieres venir a entregarme a La Condesa, esperando que todos se maten entre todos, y al final yo la aprese. ¿Cómo podría confiar en alguien que hace algo así?
- Hum... no le estoy pidiendo que confié
- ¿Entonces?
- Le pido que sea egoísta. A usted le irá muy bien si detiene a todos estos grupos criminales de forma tan abrupta. A mi me irá muy bien quitándome a los enemigos de enfrente. Seré sincero Comandante, si vengo con toda mi gente armada es porque si usted no acepta, vamos a agarrarnos aquí a balazos hasta que quedé alguien de algún lado, o podemos salir despedirnos con un abrazo y un apretón de manos; y cada quién verse beneficiado uno del otro; hasta que nos volvamos a ver, y tal vez allí no seamos tan amigos.

El Comandante se quedó largo tiempo pensando. Parecía no estar tan convencido.

- Si me permite - y apunte al bourbon, insinuándole quería servirme más. Mientras caminé a la botella, lo revía de reojo - veo que no lo convenzo
- Ves bien - saqué de mi saco otro papel y se lo extendí, el Comandante lo abrió y vio su contraseña escrita en el papel
- ¿Lo debo tomar como una amenaza?
- Lo debe tomar como la pizquita de sal que le haga decidirse

Escuché su respiración profunda y tensa. Podía oler su miedo, lo controlaba muy mal. Entonces se paró, y me extendió su mano para cerrar el acuerdo; le di la mía; y salí.

- Vamos - dije sonriendo a todos, y salimos del edificio.

Estaba en el Red Team viendo Doctor Who, ahora en 4K gracias al Becario y sus cuentas de Mega piratas, cuando Janey se me acercó

- Bien jugado Belindo - me dijo mientras me daba palmaditas en la espalda y se sentaba a un lado
- ¿Revisaste tu cuenta? - le pregunté
- Me llegó la notificación
- Ok
- Me hubieses dicho, apenas lo había comprado
- Quería creer... de hecho, aun quiero creer - pausé el capítulo y la miré - ¿vas a decirme algo?
- Si, hoy escuché algo que me recordó a cuando nos conocimos
- A ver...

Querido Diario…

Había panes de huevo, y <> de frijoles de puercos; sea lo que sea, que sea un frijol puerco; y donas; que me encantaron. Pero escogió el pan de huevo.

- Me gustó la dona, era como azucarada y sabor a canela
- Guacalá. sabe a churro
- Ajá, todo mundo adora los churros
- Odio los churros
- D: