Querido Diario…

¿Qué bebería un bug bounty hunter?

Querido Diario…

Hoy fue mi último día.

Recuerdo mucho cuando me emocionaba al tener un boleto de avión; como cada que me depositaban siempre apartaba el dinero para ir a Mexicali, era lo primero que separaba. Siempre el Y750; como no necesitaba poner tantas alarmas para despertar y no podía dormir porque ya quería que fuese el día siguiente…

Mi boleto, hoy; no me hace sentir nada. Sólo es un boleto.

Extraño decirte «te amo».