Sábado, 16 de Diciembre de 2017: Día mundial de la tolerancia

Querido diario…

Vivo en una ciudad que considero muy malinchista, donde las personas pagan paquetes de hospital en pueblos muy feos, sólo para que sus hijos nazcan americanos y no mexicanos; donde la gente habla palabras en inglés y es normal ir al súper en EEUU, sólo porque el de Calexico es más grande. En Mexicali tienen la extraña idea de que todo es mejor en otros países, pero eso debe de ser, porque no conocen Rusia, o no han conocido a Mylena.

Mylena, supongo así se escribe su nombre, sólo veía caracteres muy extraños en su pasaporte, así que supongo así se escribe, como el nombre en portugués, donde es muy común.

Le conocí en una fiesta, a pesar de que es rusa, su español era muy fluido, según sus palabras, cuando alguien tiene que ir viajando de país en país, huyendo; aprende otros idiomas, porque aprende.

En la fiesta empezamos a platicar, me preguntó a que me dedicaba e intenté esconder mi triste y actual realidad con un “soy consultor en seguridad informática”; no es que estuviese mintiendo, lo soy, sólo que ya no me dedico a eso. Cuando le dije eso se vio muy interesada, me pidió le contase más; así que le expliqué en términos sencillos:

- ¿Haz escuchado sobre los hackers?
- Claro
- Bueno, pues yo ayudo a que ellos no hagan lo que hacen

Cuando la gente no me entiende, esa explicación es lo suficientemente sencilla para de menos tengan idea de a que me dedico… o me dedicaba. Yo esperaba que me respondiese con un educado y cortante:

- Ah, que interesante.. ¿ya viste que las saladitas van horneadas?

Pero no, su respuesta me intrigó bastante:

- ¿En serio?, wow... así que eres un anti-hacker. Y dime, ¿cómo infectas una red de ATM con Ploutus?

¿Qué clase de persona hace esa pregunta?…

Ploutus es un malware de cajeros automáticos, que fue diseñado para cumplir el sueño de todo script kiddie, extraer todo el dinero de un cajero automático. La idea es simple al extremo, y muy efectiva; sustituyes el .exe de Diebold, el software que se utilizada para hacer funcionar los cajeros; con uno modificado. De esa forma, sólo falta conectar un teclado al cajero, oprimir unas secuencias de teclas F# y cha, chan… todo el dinero del cajero es tuyo.

A diferencia del malware común, Ploutus no se propaga a través de la red, lo cual de todas formas sería muy complicado porque las redes bancarias son complicadas, segmentadas y con poca visibilidad; o al menos eso les pide la CNBV… coff.. coff.. este bueno, tal vez a veces los bancos no cumplan con eso y si buscas en Shodan se encuentres con uno que otro ATM expuesto a Internet coff… coff… naaaaah, esas cosas no pasan. El punto es que no se propaga explotando una vulnerabilidad a través de una red, sino que la infección es manual… entiendase que llegas con tu desarmador, martillo, piensas, guantes y tienes que abrir el cajero para sacar el disco duro, infectarlo, volverlo a meter, cruzar los dedos porque reinicié y tener Ploutus “instalado”.

¿Los cajeros no están en un área vigilada por cámaras de seguridad?… si, 24 horas… ¿ya entendiste?. Así es querido diario, curiosamente Plotus ha impactado principalmente en países corruptos, en donde con “ponerse la del Puebla”, puedes convencer a alguien dentro de los bancos que omita el hecho de que tienes que pasar un tiempo prolongado frente a un cajero abierto, copiando el binario infectado.

… y bueno, ¿tú habías escuchado hablar de Ploutus?… eso pensé; entonces, ¿por qué Mylena me hacia una pregunta tan directa?.

Mi respuesta fue una risa nerviosa disfrazada de patanería ligadora:

- Ja, ja, ja... para ke quieres saber eso?, no soy 100tifico. salu2... ¿te gusta el nuvo?... ven, sé hacer un trago que te va a gustar mucho usándolo.

Durante la noche olvidamos nuestra extraña conversación inicial. Me platicó de Rusia, de Bucarest, Berlín, Madrid y México; me contó sobre Cancún, Puebla y cuando le dije que vivía en Mexicali, me platicó sobre Tijuana. Tijuana es una ciudad… peligrosa y llena de emociones fuertes, pero lo que me dijo de ella también levando mi curiosidad.

- A veces voy a Tijuana a trabajar

Una rusa, no bonita, pero que evidentemente diferente, sólo podría ir a trabajar a Tijuana de una cosa… la razón por la cual Tijuana es famosa, y por la que los gringos pasan de San Diego a gastar miles de dólares en una noche…

Si, ya me veía yo en la escena de Hank Moody cuando conoce a Trixie.

La fiesta terminó, de pronto vi que mis amigos me habían abandonado y lo único que tenía de recuerdo de ellos era un mensaje en el celular que decía “dale”. Claro, muy finos ellos.

Salimos y, como todo un caballero, pregunté como había llegado, para acompañarle a su coche; me dijo que había venido caminando, se hospedaba en un hotel cercano… ¿cómo es que no le había preguntado si vivía en la ciudad?; si es raro… pero para ese momento, se me había olvidado preguntarle su nombre, donde vivía, o algo así… la verdad es que la habíamos pasado platicando de tantas cosas; que nos olvidamos de las preguntas iniciales para cualquier persona nueva que conoces.

Le dije que yo había dejado mi coche en el parque de atrás del hotel; lo cual es cierto, porque así puedo evadir el típico alcoholímetro de Nuevo León; y acompañé caminando. Al llegar a la recepción pidió su llave y se me quedó mirando. Lo sé… se lo que imaginas, y si. Un instante después estaba en su habitación.

Pedimos un par de boubones, y platicamos por horas… al rededor de las 5am platicábamos porque queríamos seguir platicando, pero el sueño a ambos nos vencía a ratos; hasta que de pronto ella se quedó dormida. Como todo un patán, pensé en aprovechar ese momento para huir, su celular sonó.

¿Y tú me diras?, ¿qué tiene eso de especial?, es una rusa… un montón de gente le debe de estar escribiendo todo el tiempo para terminar en esa misma habitación como yo… si, pero había algo especial en ese tono. En efecto, toda la noche su celular se la pasó vibrando; y a momentos ella lo revisaba, vi muchos nombres de hombres que le escribían… sinceramente no me importa ser uno más, el que es golfo, es golfo… pero el tono en todos los casos era diferente, el tono predeterminado de Apple; esa notificación tenía un tono diferente.

¿Por qué configuras un tono distinto para un contacto?… bueno, hay dos razones: es alguien muy especial y le configuras un tono diferente para poder darle prioridad cuando escriba; o es alguien a quién configuras un uno especial para no responder cuando escriba.

Mi ego de macho me llevó a curiosear el nombre de mi incauto hermano de leche, quién le escribía a las 5am… pero… lo que leí me dejó helado: “TC04A7CB926CCBF829D0A36A91EBF91BD. Увидимся завтра внизу в ресторане отеля”.

No me preguntes que dicen los signitos de al lado… si, si, ya sé que lo puedes poner en Google Translate, pero focus… eso lo vi en su celular. Pero lo que me dejó frío fue la cadena alfanumérica, el hash, yo sabía que era eso.

Hace medio año, Mom me había contactado para un trabajito, donde pasé varías horas reverseando un binario; Diebold.exe y que después de un análisis de varias horas me dio ese hash que tantas veces busqué sobre él que, aunque no me lo sé, apenas lo ve y se de que se trata. Ese hash, es el hash de Ploutus-D, la variante de Ploutus, más usada en América Latina.

Me quedé helado, hasta que Mylena empezó a despertar. Pasé mi dedo por la previsualización del mensaje para ocultarlo; ella abrió los ojos, me miró y me dijo:

- Que lindo, te quedaste aunque me quedé dormida
- Soy todo un caballero, así somos los mexicanos
- Bueno, los mexicanos no sé distinguen sólo por ser caballerosos....

Querido diario…¿qué?.. pensabas ¿qué qué?… una cosa es que esto este muy raro y otra cosa es que tenía a una rusa en cueros enfrente de mi que sabe valorar los talentos mexicanos… doooh.

Después de que las luces se apagaron, se volvió a quedar dormida; y la curiosidad no me dejó simplemente dormir o emprender la patán huída. Me levanté, y pasé el celular por su dedo de forma suave. Tenía activa la autenticación por huella digital.

El celular no tenía nada, no había fotos, redes sociales configuradas, ni siquiera Whatsapp; lo único que tenía eran dos SMS. El que yo había leído con el hash y otro… “Мы должны сделать все в среду 20. Полет отправляется в 10 утра. В Мексике в этот день они платят бонусы в конце года, поэтому счетчики будут заполнены. У нас в эти дни есть инфекция. Удачи, используйте свои таланты, помните, что это зависит от Себастьяна.”…

¿Qué qué dice?… no sé Querido Diario… yo sólo spikeo espanihol y eso medio mal… pero está en ruso, si algo me han enseñado las películas es que cuando hay rusos implicados, es que hay drogas, armas, sexo y vodka.

Dejé el celular en su sitio e intenté hacer como que nada pasaba… desayuné… “desayune”… e intenté olvidar el hash; pero por más que intenté; no pude sacarme de la cabeza ese hash.

Querido diario… ¿por qué una rusa, rubia, güera, alta y pechugona… habría de saber de hashes, Ploutus y cajeros automáticos?… bueno, Querido diario… yo usualmente sólo como tres veces al día, pero mi abuela siempre dijo que era sano almorzar, así que… voy a almorzar carne tártara de Moscú *guiño, guiño*.

Ouuu si, si… ¿qué cómo sé que hoy es el Día mundial de la Tolerancia?… feliz cumpleaños 😉

Marcar el Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Hahahaha
    Yo siempre tengo dudas
    Hasta donde es fantasía
    Y hasta donde verdad
    Estas cabron
    La neta
    Y conociendo lo culero que eres
    Yo si creo que es neta
    Gran sempai

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *