Querido Diario…

Llegué al fraccionamiento… esto si que se veía lujoso. Me pare frente a la puerta y apreté el timbre. No tardo en salir una muchacha.

- ¿Joven Augusto?
- Si
- Pase por favor, el señor lo espera
- Gracias
- Por favor, permítame su maleta, la iré a dejar a su habitación
- Gracias

No podía negarlo, Mom tenía estilo. De pronto vi el resultado de todas las veces que hemos arriesgado el pellejo por él en esa casa.

- ¿Cómo estamos? - su voz irrumpió en la estancia
- Preocupado
- ¿Por? - me preguntaba mientras me abrazaba. Tenía bastante de no verle en persona
- ¿Qué hago aquí?
- Estuviste mucho tiempo en la nieve, necesitas un poquito de color - dijo sin hacerle caso a mi pregunta real - déjame le digo al chofer que se apure para poder ir a desayunar
- No te preocupes, puedo desayunar lo que sea
- ¿A poco sabes cocinar?
- Retame
- Un omelette por favor, joven - me dijo mientras me ponía la sartén en frente

Mientras cocinaba me preguntó sobre como me había ido en el «trabajito» que hice para uno de sus conocidos más poderosos; los problemas que hemos enfrentado esta semana, y las posibles soluciones.

Terminé de hacer dos omelettes y los serví en medio de la barra que había en su cocina. Era impresionante, mi casa en Mexicali es bastante grande, sin embargo la cocina de Mom daba la impresión de ser toda la planta baja de mi casa.

- Su put$%& madre... no mam$%&.... no mam$%& - se empezó a poner rojo. ¡Diablos, acababa de envenenar a mi jefe! 
- ¿Debiese de preocuparme?
- No ma$%& cab$%& es el pu$%& omelette más bueno que he probado, ¿qué chin$%& hiciste?
- Ouuuuu ya, si... a veces ocupo mi tiempo libre en aprender a cocinar. Pero, dime... ¿qué hago aquí?
- Candia me mantuvo al tanto. Se comportó como un hombrecito y se pusó los pantalones
- Hum.. #tienelaactitud
- Pero esto no ha terminado, mañana tú y yo nos vamos a la Ciudad de México a finiquitar todo
- Ok
- ¿Cómo está la gente?, ¿cómo está Candia?, ¿tranquilos todos?

De pronto pensé… y pensé… y seguí pensando…

- Si, está motivado
 - Excelente, ¿y qué tal Iron Hommie?, ¿listo en caso de que se necesite?, ¿cuentas con su lealtad?
 - Hum... - y volví a pensar

- Seeeeeeh... - mentí... definitivamente mentí
- Bien, ve a descansar... ve a donde quieras. Por allá está el campo de golf, la playa, si quieres usa el yate... en la noche nos vamos a cenar tú y yo
- Ok
- Oye... - me interrumpió antes de que me fuese
- ¿Cual es el secreto?
- Revuelve los huevos con un tenedor, así agregas aire y salen esponjosos
- ¡Excelente!

Estaba frito… me habían traído a Miami sólo para prepararme para mi muerte. No quise pensar más y me puse a platicar con Violetta, nos pusimos a ver una película de forma remota juntos.

No había podido conseguir el licor de sakura en Mexicali, así que al menos podría buscarlo en la ciudad durante mi visita.. si es que volvía. Dania Pelo de Gomita de Tiburoncito estaba un poco estresada, y le prometí unos cupcakes para su celebración de despedida.

Querido Diario…

Mom me va a ocasionar un infarto… tengo miedo, tal vez Lalo cometa un golpe de estado. En el pasado las insurrecciones eran cómicas, hasta que empezaron a ser ahora contra mi. Será una semana de emociones fuertes.

Mientras espero la hora para ir a cenar con Mom; decidí tomarme una botella completa de vino y fumarme un Cohiba… esto no está tan mal; ser un criminal turbio e ilegal tiene sus ventajas.