Querido Diario…

Mientras Eli confirmaba mi cita en «Hackeamos tu mente» y esperábamos que Kevin y Becario con Esteroides encontrase a Fab, me fui a la mesita redonda a esperar que XFCE se instalase.

Lalo entró para preguntarme si quería un RedBull del Oxxo.

- Joven - se me quedó viendo con ojos chinos
- ¿Eu? - le hice una seña para que pasase
- ¿Por qué tienes una pistola en boca?
- Hum... porque tú me dijiste que me apuntase en la boca y no a la sien, porque la fuerza del retorno podía hacer que si me apuntaba a la sien fallase y sobreviviese, pero quedaría lelo
- Lelo vas a quedar con las cantidades industriales de Tafil que estas tomando - vio que sobre la mesa tenía una caja - ¿cuantas te tomaste la semana pasada?
- Catorce... dormí tres días
- Y hoy
- Llevó cuatro, pero... el fin de semana es largo
- ¿Cómo conseguiste las recetas?
- ¿Recuerdas al Padre Kevin?
- ¿Él que te presenté para tus documentos?
- Ajá
- Es bueno, ¿no?
- Si, un día en una farmacia me escanearon el QR, pensé que no iba a pasar, pero pasó
- Hum... me preocupas joven, de ti depende mi estabilidad financiera. ¿Estas bien?, ¿necesitas ayuda? - de inmediato le di el arma
- Si, por favor. Dispara, a la cabeza, al cuerpo no; ya ves que la vez pasada fueron 16 al cuerpo, y me salvé
- Hum... - cortó el cartucho y me apuntó a la sien, cerré los ojos y esperé...

Eli interrumpió; abrí los ojos cuanto escuche el sonido del biométrico. Se nos quedó viendo, mientras Lalo seguía apuntandome.

- Oooookey... tal vez mejor vuelo al rato
.- No, pasa... de todas formas estoy muy drogado, capaz que la sangre me coagula - Lalo sacó la bala de la cámara y tomó un billete de mi cartera para traerme un RedBull
- Te tengo dos noticias importantes
- Ajá - asentí
- Primero, el cilantro, si es una flor...

- Lo siento, tenía que decirte
- Ouuu... wow... esto es el descubrimiento más importante del 2020
- Segundo... confirmaron tu cita, mañana para que te hackeen la mente
- Bien... - se quedó mirando a la pantalla
- ¿Qué es eso?
- Hum.. estoy intentando instalar XFCE, pero no puedo me manda este error:

No address associated with name

- ¿Error de red? - rápidamente asoció
- Si, aparentemente. Tengo DHCP, entonces me configura como DNS el router... aunque también ya los agregué a mano
- ¿Cómo?
- Ouuu... en BSD hay que modificar un archivo que se llama /etc/resolv.conf; entonces allí agregué como name servers los DNS de Google

nameserver 8.8.8.8
nameserver 8.8.4.4

- ¿Y funcionó?
- No... cuando reinicié la interfaz se borraron... no sé como configurarlos de forma permanente, pero apliqué un truquito sucio
- ¿Qué?
- Agregué al /etc/hosts la dirección del CND de OpenBSD?
- ¿Y?
- Empezó a funcionar y luego de nuevo crasheo... me marca errores de time out en las conexiones por FTP y finalmente que el directorio de i386 está vacío y no encuentra los paquetes. Como si de pronto me bloquease el CDN, pero no estoy haciendo nada malo, como para que haga eso
- ¿Por qué no usas algo normal?, yo uso Ubuntu
- Hum... lo sé, me gusta ser el especial
- Ok... ¿si te he dicho que eres el jefe más raro que he tenido?
- Si, varias veces
- Quería recordartelo - sacó un post it - anotalo en tu TODO list, mañana a las 11am, te mando por mensaje la dirección
- Va

Seguí intentando, hasta que llegó la noche, y empezaron a escucharse a lo lejos fuegos artificiales. Tomé cuatro pastillas de golpe y me las tomé. Se supone que forman 1g, suficiente para detener mi corazón. Yo creo que tanto RedBull lo mantiene latiendo como si nada.

Querido Diario…

Cerré los ojos, recé… como sólo lo hago cuando quiero pedir algo. Pero, así no funciona; a diferencia de los dioses chafas, el mío no cumple deseos, todo lo tienes que hacer tú; así que tomé una quinta pastilla; y sólo pedí que pasase lo que se supone debe de pasar.

Sentí como mi brazo izquierdo hormigueaba y vi como las venas se marcaban, entonces; mi teléfono vibro.

- ¿Por qué estas despierta?
- Hubo fiesta en el departamento
- ¿Y estas limpiando?
- No, corrección... hay fiesta en el departamento - río - Feliz Año +2 minutos... ¿te quedó?
- Hum.... - en cuanto me vacune estoy seguro de que regresaré a ser talla chica

Nos quedamos platicando algunas horas; y aunque me dolía el brazo, no me venció el sueño. En algún momento dejó de responder, ya sería de día para ella.

Tomé otra pastilla más… leí todos los mensajes, y vi un recuerdo; algo que Debby me escribió antes de tomar el vuelo a París, hace un año.

Puse un podcast de ovnis, y cerré los ojos.