Querido Diario…

Me asome por la reja y dije en voz alta:

- Fiuuuuuuuit, ¡épale!, se roban la mercancía

A lo lejos un «Voooooy» se escuchó, saqué de mi cartera $20 y se los di a Lalo2

- ¡Becario!, una Maruchan de pollo con mucha Salsa Valentina de la negra, y ponte una para ti
- ¿Qué pasó? - preguntó preocupado
- ¿Qué pasó de qué?
- ¿Qué haces aquí?
- Comprandote una sopa
- Hum... sospechoso

Me senté en uno de los troncos tirados de fuera de la tienda, Lalo2 salió con las sopas, me pasó un limón y puso la botella de salsa en el suelo. Me dio una Bohemia y se sentó a mi lado.

- ¿En dónde crees que este? - me preguntó mientras abría su cerveza
- ¿Morelia?... al menos sé que no es Tijuana
- Yo digo que Guanajuato... salud joven
- Salud

- Al menos es mesurado... ya sabes, hay que gente que huye a las europas, y de pronto termina en Marruecos, y cosas así
- Hum... eso si, pero los tacos, el agua de horchata, las gorditas de chicharrón...

Comimos lentamente, mientras veíamos a la gente pasar. Las calles estaban vacías, no como antes. Se notaba un aire de tristeza en la ciudad.

¿Cómo van las ventas? - le pregunté
- Del nabo joven, los de la calle s1e enteraron que me infecté y ya nadie quiere venir... - me miro confundido - joven, no es que te corra, pero; tal vez no deberías de estar aquí, ya sabes... coronavirú
- Hum... yo soy inmortal, he estado al menos con cuatro personas infectadas, y mírame... - tome a posta su botella, le di un trago y le sonreí - ¡huuuy Mufasa... digo coronavirú!
- Eso si, si yo tuviese tu suerte, me iría a Las Vegas

- No es suerte, es una maldición... pero le saco provecho

Después de unas horas le ayudé a bajar las cortinas de la tienda, y me fui.

Puse mi alarma para despertar a las 2am… necesitaba platicar con alguien, necesitaba un «sape intercontinental» o tal vez algo de aliento, a 9847km de distancia.

Cuando colgamos era casi de día; ya era hora de la junta con Renu. No me sentía animado, pero al menos me había escuchado. Usualmente es al revés, pero… está vez soy yo el que necesitaba algo de suerte.

Intenté trabajar, pero… estaba muy cansado; así que terminando de llamar a Renu me quedé dormido.

Querido Diario…

Leí varías veces el diagnóstico, y la probabilidad.