Querido Diario…

Estaba afuera, mirando hacia todos lados… veía los coches pasar, los policías poniendo arañas a los coches, no veía que llegase el muchacho de Uber Eats.

- Beli, ¿qué estas haciendo aquí afuera?, ya va a llover
- Espero a un tipo de Uber Eats, pedí un helado... pero no veo que llegue
- Hum... ten, te regalo una galleta
- Pero yo quiero un helado
- Pero no tengo helado
- Por eso pedí uno
- Pero no ha llegado
- Hum... ok, volvamos arriba - y me lleve la galleta que me dio Paola

Mientras comía la galleta y veía un capítulo de How I meet your mother, mi teléfono sonó; al responder se escuchaban gritos, disparos y un ¿helicóptero?

- ¿Dónde estas?
- Hum... en la bodeg.. en el Laboratorio Forense
- ¿Qué hiciste?
- ¿Qué hice de qué?
- De pronto llegó un chofer de Uber Eats, con un helado... ¡un helado!, una cosa tan tonta como un ¡helado!, pero obvio preguntó por ti, entonces supimos que era un mensaje que habías puesto para burlarte de nosotros.. e iniciaron el protocolo, sacaron a la gente para poner puestos de vigilancia, despegaron el helicóptero para patrullar la ciudad y en este momento están haciendo muchos pcap's del tráfico de la red y formateando todas las computadoras... piensan que estas dentro
- Ouuuuu
- ¿Estas dentro?, ¿nos quieres hacer algo?, ¿nos hackeaste?, ¿qué te hicimos?
- Un momento...

Revisé la aplicación… al parecer, no había actualizado la dirección de entrega y había enviado mi helado… a otro lugar. Raiiiiosh, no iba a tener helado esa tarde.

Querido Diario… odio el inglés.