Querido Diario…

El siguiente paso fue ir a la casa de la muchacha. También era en Iztapalapa, tal vez Lalo tiene razón, pero lleva tanto tiempo que he estado lejos, que no estoy acostumbrado a la peligrosidad de la ciudad.

Nos estacionamos, y me recliné a darle un besito al volante. Tenía miedo de que me quedase sin llantas, o espejos, o sin coche completo.

- ¿Qué vamos a hacer? - pregunté - no somos investigadores, sólo somos tres tipos pobres, sin sueldo, sin futuro; yo en un desierto, y... fuera hay una muchacha y su novio perdidos
- ¿Tienes miedo joven?
- No, pero no veo que progresemos... y, si los cálculos de Becario no fallan, podríamos están pegando azulejo y ganando $4k al día
- Joven, no funciona así... no puedes pegar 240 azulejos en un día
- Mis cálculos dicen...
- Tus cálculos te hicieron perder todo lo que ganaste en las apuestas, y vas perdiendo en la bolsa - replicó
- Entonces, ¿tú plan?
- No lo sé joven... entramos, platicamos y a ver que nos dicen.

Salimos del coche, y le di otro besito

- Joven, ¿por qué besas tu coche?
- Porque estamos en Iztapalapa, puede que regresemos y no tenga sus llantitas
- Joven, te has vuelto muy joto
- Joven, estamos aquí jugando a los detectives, porque no nos han pagado en dos meses, creo que no es momento para quedarme sin llantas
- Ouuuu

Tocamos a la puerta, era una casa grande, vieja y mal distribuida; salió una señora, con los ojos rojos e inflamados de tanto llorar.

- ¿Son policías? - preguntó, Lalo asintió mientras yo negué al mismo tiempo - ¿Eh?
- No, no somos policías señora, pero venimos a lo que cree. También la estamos buscando
- Ya les dije todo a los judas
- No podemos saberlo somos independientes; ¿podríamos platicar con usted? - nos abrió la puerta, más resignada que otra cosa; pero tal vez creyendo que un poco de ayuda extra no está de más.

Al entrar nos sentó en la sala, los sillones eran de esos grandes; de las salas viejas, y muy suaves. Nos ofreció Coca-cola, pero yo no acepté; prefiero la Pepsi. Lalo y Lalo2 si aceptaron.

Ya en la sala, nos platicó lo poco que sabía. Su hija había salido como a las 10am para ir a la casa donde trabajaba limpiando, al llegar, le confirmó por Whatsapp que estaba allí y empezaría a limpiar; después de eso, pasaron las horas y no supieron nada.

Intentaron marcarle y escribirle, pero no hubo suerte. Los mensajes no llegaban. En la noche, sin obtener respuesta aun, ella fue al taller donde trabajaba el novio de la muchacha, tampoco estaba.

Así que dejó pasar unas horas más, pensó que tal vez él había ido a recogerla y estaban juntos; pero la noche cayó, y ya entradas las horas, la angustia aumento.

Al día siguiente, ella fue a buscarlos a la casa del novio de la muchacha. No estaban allí, lo supo porque el coche de él no estaba estacionado donde siempre; y la portera del edificio le había dicho que desde ayer no había llegado.

- La ha de ver agarrado larga jijo

Dijo la portera.

Después de eso, paró una patrulla y entonces empezó la denuncia. En el MP los judiciales investigaron, y al lunes siguiente fueron a la casa donde ella trabaja.

Analizaron usando las sábanas que el último lugar de conexión había sido la casa. El de él, el taller. Eso no tenía sentido, el dueño del taller dijo que el muchacho se había ido de allí, y al revisar el taller no encontraron el celular.

La señora estaba triste, empezó a llorar mientras nos lo contaba. Apretaba su babero mientras recordaba, y se daba cuenta que no sabía en realidad nada de información.

- Fueron sus patrones.... seguro fueron ellos, joven. Yo nada más quiero que me regresen a mi hija - no pude evitar acercarme a consolarla
- No, no fueron ellos
- Si, ellos mienten... ellos la tienen
- Además de que ellos están gastando para que nosotros la encontremos.. créame, no fueron ellos, la cara de ellos es de miedo... no de culpa... - miré a Lalo y Lalo2, estaban congelados, no sabían que decir - la vamos a encontrar, no se preocupe
- ¿Ustedes también son judiciales?
- Hum... somos casi desempleados, pero tenemos buen corazón

Regresamos al coche… tenía aun llantas.

- ¿Qué tenemos joven? - me preguntó Lalo
- Nada, no tenemos nada - que frustración
- Tal vez fue mala idea, ¿y si hacemos algo ilegal? - Lalo2 se estaba rindiendo
- No... vamos a encontrarlos
- Pero dijiste que no tenemos nada


No, no teníamos nada, pero lo conseguiríamos… marqué el teléfono, y le marque al dealer de información

- ¡Fab!
- ¿Qué tranza chavo?
- Necesitamos de tu ayuda
- Tsss... en viernes
- En viernes, que no tienes dinero; porque no te han pagado en dos meses
- Tsss.. en viernes y echándole limón a la herida
- Estamos haciendo un proyecto por fuera... estoy con Lalo y Lalo2...
- ¿Qué hay que hacer?
- Becario te va a pasar dos perfiles, quiero que me consigas al menos el último mes; redes sociales, correo, MTAs, lo que sea.. necesito saber donde estuvieron
- Ya estas chavo
- Nos vemos el lunes en la oficina
- Va

Querido Diario…

Encendí el coche, y me alegré de escuchar el motor. Tenía miedo de que no hubiese motor. Pero parece que el coche tiene buena suerte.

Lalo encendió el radio.

- Música detectivesca, joven - le pedí
- No sé que es eso, perooooo....