Querido Diario…

Mientras esperaba noticias de Becario con Esteroides y Kevin, me puse a revisar los pendientes; en eso entró Lalo2 muy emocionado.

- No lo sé joven, eso de la vida exótica me da miedo... nos puede picar algo y morirnos
- ¿Y a balazos no? - refutó Lalo
- Pues si, pero ves a un tipo con una pistola y sabes que es peligroso, ves a una ranita fluorescente y en automático te dan ganas de babearla

Ambos se miraron entre si con extrañesa, y me vieron raro; de una forma incómoda.

- ¿Qué?
- ¿Por que babearías una rana?
- Porque esta fluiorecente
- Eres raro joven

Henrri y Alonso entraron, Henrri se me acercó, me tocó el hombro; mientras Alonso se sentó en el lugar del difunto Luis

- Jefazo, tenemos un detalle - miraba hacía el suelo, pero con el Yellow siempre hay detalles
- ¿Qué pasó? - pregunté, ya con la calculadora mental para contar las perdidas
- Eli
- ¿Eli? - ¡diablos! - ¿ahora que tiró?, ¿algo productivo?... ay... esa Eli, tiene manos de estómago
- No jefazo, es por otra cosa
- ¿Qué?, ¡¿qué compró?!
- No... - miró de reojo a Alonso, algo no me querían decir - después de que te dio la información de la cita en Hackea tu mente, se fue a su casa
- Ouuu.. muy mal, me hubiese dicho para mandarla en taxi, eso del Coronavirú está muy peligroso
- Ese no fue el problema
- ¿Entonces?
- No llegó

Sentí que todo me empezó a dar vueltas, un agujero apareció en mi estómago; y nauseas… Eli, Eli no…

Me puse de pie y como pude me empecé a poner el chaleco, tome las 11 balas que nos quedaban y las empecé a meter a los cartuchos. Las manos me temblaban…. sentí como el corazón me latía tan fuerte, que lo podía escuchar en mis oídos.

- Alonso, comunicate con Kevin y Becario con Esteroides, diles que se separen. Que uno de ellos siga la búsqueda de Fab y el otro peine la zona de donde desapareció Eli
- Es que allí el ichú - cuando me di cuenta, Alonso estaba a mi lado; jugueteó con una de las balas, y no levantó la mirada - perdimos contacto con ellos, no sabemos nada

El miedo… me envolvió

Le arrebaté la bala y la metí en el cartucho, me coloqué ambas Colt en la cintura; y casi corriendo intenté atravesar la puerta.

Lalo me jaló del hombro; sentí el calor de su puño en el estómago; y a pesar de que apreté lo más que puse el abdomen, el aire se me salió completamente, sin embargo; y a pesar del dolor intenté mantenerme de pie.

Me incorporé y me recargué en la mesa, Lalo me empujó contra la pared, soltó el golpe directo a la cara, con la mano izquierda lo desvié; pero la presión en mi muñeca me hizo chillar de dolor. Le di de lleno con mi antebrazo de derecho, y pude ver como los labios se tintaron de rojo con mi golpe.

Con la mano izquierda me sostuve de la puerta, y la abrí para poder abrirme paso y usarla para bloquearlos. Alonso, aprovechando la altura, me cargó por detrás para mantenerme dentro del Red Team; al soltarme giré para golpearlo en las costillas; pero contuvo los golpes abrazándome y levantándome una vez más. Era demasiado fuerte para mi.

- ¡Becario!, ¡inmoviliza al H. lugarteniente!, es una orden - grito Lalo aun en el suelo
- Inmovilizando....

Todo se oscureció.

Querido Diario…

Estaba muy cansado… el cambio de horario, la altura, que anocheciese tan temprano, o que realmente casi no dormíamos.

Esa tarde llovió, y nunca he vuelto a ver tanta lluvia en Mexicali.

Me quedé dormido desde el cruce donde están los Oxxo hasta que llegamos a la plaza. Para mi fue como cerrar y abrir los ojos, caminamos al cine. Al salir, en el pasillo te encontraste a alguien, y lo primero que le dijiste fue «C […] mi novio».

Desperté… todos estaban viendo sus celulares mientras jugaban Among Us. Cuando vieron que me puse de pie, Lalo2 se fue al rincón y Lalo tomó un borrador.

- ¿Es en serio? - dije, arremedando el acento cachanillo
- No lo sé joven, algo me dice que vas a querer matar gente
- No... estuvo bien, siguieron los procesos
- ¡Exacto!, procesos.. procesos... dijo Lalo2 asustado en el fondo
- No te voy a hacer nada

Me senté, me dolía mucho la cabeza. Al tocarme sentí mucho ardor

- ¿Qué me hiciste? - pregunté
- El extintor joven - dijo Lalo2 - si no sirve para apagar incendios, al menos si para detener al H. lugarteniente
- ¿Alguna actualización?
- Ninguna - dijo Alonso
- Krusty - él estaba allí, sin decir nada, se veía avergonzado
- Perdón inge, no te podía defender, porque pues estuvo mal, pero el inge Ríos me advirtió que podía pasar
- No te disculpes, ten - abrí mi cartera y le di una tarjeta con un QR impreso
- ¿Qué es inge?
- Una wallet, es válida de Kraken, con la contraseña que ya se saben; tiene unos miles de Dogecoins. Dile a Víctor que te acompañé en la camioneta con tus contactos de gobierno y compra todo el parque que te alcance con eso
- ¿Miles?
- Si
- Si inge

Krusty salió. Alonso también se puso de pie y me dio un golpecito en el brazo a manera de disculpa.

Yo aun estaba mareado

- ¿Miles?
- Si
- ¿Cuanto compraste?
- Hace unos tres años... compré un millón
- ¡Oh demonios!, eres millonario
- No, ya había reingresado las ganancias
- ¿Cómo haces eso?
- Transfería a Bitso, en Bitso compraba Bitcoin y lo movía por cuatro exchanges diferentes aleatoriamente hasta llevarlo a Kraken y allí compraba los Dogecoins
- ¿Por qué?
- No lo sé, me gustan los memes del perrito
- No, que; ¿por qué moverlo así?
- ¡Ahhh! el SAT no tiene tanta visibilidad; para ellos todo se queda hasta el depósito y la compra de Bitcoin; después de eso ya no pueden rastrearlo; aunque por seguridad de la Interpol o la Europol, lo muevo entre exchanges que tengan residencia en países como Suiza, Chipre, Luxemburgo; incluso algunas veces usaba uno en Denver, Colorado; es como un paraíso fiscal dentro de EEUU donde muchos lavan su dinero. Después lo mandaba a Kraken, allí operaba normal; y reingresaba el mismo monto a México o través pasando por los cuatro exchanges y dejaba las ganancias para seguir operando. Así, cuando lo sacaba de Bitso, para el SAT sigue siendo una transferencia SPEI por más o menos lo mismo; y no pago impuestos. Cuando quiero usar las ganancias, las mando a mi cuenta en el Caribe o lo muevo en wallets
- ¿Eh?
- ¿Qué?
- Mis exjefecitos tijuanenses te amarían, lavar dinero es lo más complicado que tenían que hacer
- Lo sé, estos son métodos profesionales; he asesorado a algunos presidentes para hacer lo mismo
- ¿Un presidente copetón?
- No, otros.... no de aquí
- Demonios joven, eres turbio e ilegal.. ¿cómo aprendiste a hacer eso?
- No lo sé... supervivencia, supongo

Me recosté, cerré los ojos.. me dolía todo.

No tardé en quedarme dormido.

Esa noche, al salir del cine; ya habían cerrado todo. Te burlabas de mi por haber aceptado la promoción, y porque había aceptado las palomitas grandes y no las habíamos terminado. Te giré tomándote del brazo y te bese. Era adicto a tus besos, quería tenerles todo el tiempo.

- ¿Esta hablando? - preguntó Lalo2
- Si, dormido - Lalo tronó los dedos sobre mi cara, pero yo no desperté
- Eso es raro
- Estoy preocupado por este tipín
- No lo sé joven, ya ha quedado muy en claro que de verdad tiene un pacto con el diablo y es inmortal; este sujeto no puede morir
- No, pero se está haciendo pure el cerebro... y, por si no lo recuerdas Becario; nuestro salario depende de que su cerebro siga funcionando
- Me lleva
, pero se ve bien
- ¿Bien?, ¿escuchaste todo lo que hizo para comprar esos Dogecoins?
- Si, se ve complejo
- Este tipo es famoso joven... ¿te imaginas todo lo que le enseñaron los trajeados más todo lo que ya sabía junto?
- Nos puede sacar de pobres
- ¿Sacar de pobres?, más que eso joven, cambió el futuro de un país completo
- Fue un país pequeño
- No importa Becario, fue un país
- Hum.. a veces me pregunto porque esta aquí con nosotros
- Eso es algo que no podemos explicar, este joven pertenece a otro lado. Pero por ahora, esta aquí, y dependemos de él
- Demonios, ¿crees que nos depositen está mesada?

- Si Hackea tu Mente sirve, yo le pago el tratamiento