Viernes, 19 de Abril de 2019: Bourbon

Querido Diario…

El alcohol siempre debe de ser fuerte, siempre debe de quemar la garganta, una vez que pases el trago; debe de haberte quemado tanto que al espirar, sientas aun el calor en tu aliento. ¿Para qué?, para que a cada trago recuerdes que bebes para quemar algo dentro de ti, para matarte, para olvidar, para no sentir…

Sin embargo, hay veces en las que te acostumbras al ardor, en que no haces siquiera una mueca al dar un largo trago… entonces, ve por un arma, pues el sufrimiento es tal, que la muerte lenta no es opción; apiádate de ti mismo y sé práctico.

Jueves, 18 de Abril de 2019: Narcos

Querido Diario…

Mientras ella bailaba, su piel reflejaba el color azul neón… el olor a cigarro envolvía todo el lugar, el alcohol quemaba la garganta, dejando notar que estaba adulterado… nosotros, estábamos sentados en una de las mesas del frente, mientras, un poco arriba; el objetivo se encontraba gastando mucho dinero de mimosa en mimosa.

- Es como un ángel bajando del cielo

MiniKrusty interrumpió mi concentración, mientras veíamos como iba bajando poco a poco, cerré los ojos y me cubrí la cara. Paola y Janey se miraron entre si, movieron la cabeza y dijeron en unisono:

- ¡Hombres!

Entre más avanzaba la noche, más se vaciaba el lunar, lo que se me hacía raro; habría pensado que sería al revés, sobre todo tan cerca de quincena y en vacaciones. A lo lejos, escuchamos la Vikina, y vimos como en una sección privada habían llegado unos mariachis.

- Ese tipo debe de tener mucho dinero, ¿cómo cuanto costará eso? - preguntó Lalo 2 alias el Becario que no es Becario
- Hum... no sé joven, pero por las dudas, dale tu cartera a Paola, no quiero que tu hija muera de hambre - al tiempo que dije eso Paola me quitó la cartera a mi, ¡o sea!
- Lo siento Belindo, pero luego se pone el asunto complejo y terminas vendiendo bitcoins para pagar - y tenía razón, ya nos había pasado alguna ocasión que no aceptaron American Express. 
- Joven, el tipo raro se nos está quedando viendo raro - dijo Lalo 2, levanté mi vaso e hice un movimiento para brindar a la distancia con él - Joven, creo que sabes quién es
- Es tipo importante - dije, intentando evadir las preguntas
- ¿Importante?, ¿es un gobernador?, ¿senador?, ¿diputado?, ¿empresario?, ¿qué clase de tipo importante? 
- Otro tipo de persona importante, la vista al frente Becario, mira que parece que se va a caer

De pronto, un mesero se nos apareció enfrente con una charola. Nos puso enfrente una botella de whisky, y una cubeta con hielos, en donde colocó una botella de Moët abierta.

- Para las señoritas - dijo el mesero, a quién miré un tanto confuso - un regalo de la casa caballero
- Gracias - dije mientras tomaba la botella de whisky y me servía en un vaso, giré la vista hacia la sección privada, y ahora era él quien movía su vaso brindando a la distancia conmigo. Saqué mi Beretta y se lo pasé por debajo de la mesa a Janey para que lo guardarse; me levante y fui hacia él

Al acercarme a él dos tipos me cerraron el paso, pero miraron hacia él quién asintió para autorizarme el paso; las mujeres a su alrededor se quitaron y me hicieron espacio en un sillón casi frente a él.

- Buenas tardes Don Gavino, muchas gracias por el obsequio - le dije de la forma más respetuosa que pude
- ¿Les gusta el whisky a tus muchachos? 
- Si señor
- 'ta buenos pues, y para las muchacha algo dulzón, esa ma%&/( le encanta a las viejas - un mesero me sirvió whisky y me dio un vaso, lo tomé y entonces brindamos al fin en persona - y dime, ¿qué andas haciendo por acá?
- Trabajando señor, estamos siguiendo a un objetivo
- Espero que ese objetivo no sea yo
- No señor, jamás; en nombre de Mom le expreso nuestros respetos y saludos
- 'ta buenos pues, nada más no quiero desm%&/( en mi casa ¡eh!
- No señor, descuide
- ¿Algo que pueda hacer por ustedes?, Mom es un buen empresario, no compartimos visiones, pero... tiene mi respeto y si su gente necesita algo en que pueda ayudarlas, con gusto
- No señor, muchas gracias
- Pues bueno, a disfrutar la noche y el trabajo, salud - me tomé el contenido de mi vaso de un trago y me puse de mi
- Me despido señor, volveré a mi mesa 
- Bien, bien... pidan lo que quieran, la casa paga
- Muchas gracias, señor; y felicidades, es un excelente lugar
- Jajajaja a hu&%$" el mejor de la ciudad - sonreí y me fui

Me senté y me serví. Jack Daniels, no era mi preferido pero en fin, había sido gratis.

- Joven, creo que conoces a ese tipo muy bien
- Algo
- Ouuuu conoces a mucha gente importante
- Más de las que me gustaría conocer - en ese momento vi que el objetivo salió de repente, era mi oportunidad. Me paré y salí tras de él

Lo vi fuera encendiendo un cigarro, entonces me le acerque.

- Hola, disculpa... ¿tienes un cigarro que me vendas? - me miró de arriba para abajo, se veía notablemente ebrio... y, como se dice "ebrio de amor"
- Esos no se venden amigo, ten - y me ofreció la cajetilla con una sonrisa. Yo me acerqué para prenderlo con su encendedor
- Muchas gracias, pfff... los meseros me querían cobrar $200 por una cajetilla y puros Marlboro
- Si, así es aquí, pero... esta bueno, ¿no?
- Pffff.. - giré los ojos como el emoticón (okok) de Plurk

Platicamos del calor, de los autos pasar, y cuando finalmente terminamos de fumar me le acerqué para despedirme, aprovechando que cuando uno está ebrio, se vuelve mas amistoso.

- Dale, pues hay que volver, que lo bueno esta dentro - le dije, mientras le di un "medio-abrazo" y entre las bolsitas decorativas de su chamarra introduje algo. Él igual, correspondió con una palmada en la espalda, y volvimos.

Pasó la noche, pedimos dos botellas más y unos jugos de $270; salimos del lugar alrededor de las 5am, cuando las luces neón se convirtieron en focos amarillos de los más baratos del súper, y las manchas en los sillones eran visibles. Caminamos hacia la calle de atrás donde habíamos dejado el coche alieanigena.

- Joven, que buena misión... no hicimos nada, pero... es la mejor misión que hemos tenido últimamente
- En realidad si hicimos
- ¿Cómo?
- Y entonces mostré la aplicación en mi celular, donde aparecía un pequeño punto que aun marcaba aquel sitio - Paola se le quedó viendo
- No entiendo - dijo, confundida
- Digamos que nuestro amigo está celebrando el after party en la bodega
- Ahhhh.. ya... no entiendo
- Trae un GPS tracker en su chamarra
- ¡Tecnología de punta!, eso es Belindo... ¿qué clase de tracker es?, ¿israelí?, ¿alemán?, ¡¿ruso?!
- Hum.. no estoy seguro, lo compré en Jamaica
- Ouuu la exótica Jamaica, sol, arena y mar
- Ahhhh no, el Mercado de Jamaica... es un tracker para perro

- Ahora, sólo tenemos que tenerlo vigilado estos días
- Hum... 
- Minikrusty
- ¡Jefe!
- Es tuyo muchacho, tenemos que encontrar su casa, y una vez que la encuentres, necesitamos los horarios de sus guardaespaldas
- Ok
- Bueno... ¿quién quiere unos tacos?
- ¡Tacooooos! - gritaron, mientras nos dirigimos a los Chupas

Querido Diario…

Llegué a casa y vi las algas creciendo entre la roca viva. Mañana haré los tests para ver si se ha madurado el acuario, yo creo que por el tiempo si, aunque me da curiosidad que el skimmer no espuma. Me acosté y cerré los ojos…

Estaba agotado.

Miércoles, 17 de Abril de 2019: Pelo sedocito

Querido Diario…

El viento de la carretera soplada en nuestras caras, mientras veíamos pasar de lado a lado a la gente por la carretera… entonces, a lo lejos vimos el autobús. Nos sentamos sobre la carretera, sujetando nuestras mochilas, fue entonces cuando un golpe se escuchó, y vimos cómo zigzagueaba el autobús.

Apenas unas horas antes había platicado con Oscar. Oscar era la persona con mayor eficacia, y por eso lo había elegido a él, le hice un mapa con el plan para que pudiese entender justo lo que necesitábamos.

- ¿Entiendes? - lo mire, intentado expresarle lo crítico que era está misión
- Hum... creo que si
- Recuerda, es muy importante que el disparo entré en la parte superior de la llanta, sino bye, bye Nicanor, además de que se nos muere el objetivo, se destruye la evidencia, y con la suerte del Becario, puede que nos caiga encima y nos aplaste
- Hum... ok - no lo veía confiado - ¿quién es la muchacha?, ¿Karen?
- ¿Cuál muchacha? - pregunte muy confundido o_O
- Esta - y me señaló la imagen del dibujo

- ¡Ahhhhh! no, ese no es ninguna muchacha, es Lalo... tiene el pelo sedocito
- ¡Ahhhh! ok

No estaba muy seguro de si Oscar había entendido, o había entendido como yo lo esperaba.. pero confiaba en ese muchacho, era un especialista en tareas muy específicas.

Lalo, Lalo 2 y yo, esperamos con paciencia en la carretera… después del golpe, el autobús se paro frente a nosotros; justo como lo había planeado. Saqué el gato de mi mochila, sonreí y esperé a que se abriesen las puertas.

- Que tranza mi may, ¿necesita ayuda pa' cambiar la llanta? - le dije y sonreí lo más fuerte que pude mientras mostraba mi gato
- No carnal, ahorita no, 'ay traigo la herramienta - me miró ignorándome el chofer
- Ahhhh pero pues se va a tardar un buen, y luego acá con el calor, capaz que se me desmaya... 
- No, no... yo puedo
- Andele, no sea así, no 'más pa' sacar lo del día de mis chavos - le dije mientras señalaba a Lalo 1 y 2, y con la mirada les decía "pongan cara de perro pachón, perro pachón"
- Huy... pues la mera neta si se ven traqueteados
- Psss.. ya ve, andele mi may, $100 pesitos no'más y le echamos ganas
- Órale, pero rapidíto, en la cajuela viene la herramienta y la llanta de repuesto - me dijo señalando
- Sale, mientras acá los chavos empiezan a subir el autobús - le pasé a Lalo el gato y corrí hacia la cajuela

Dentro de la cajuela me fui al fondo, a la derecha, a la izquierda; no encontré nada… o nada parecido a lo que buscaba.

- Joven - le marqué a Sergio, quién había controlado toda la parte de recabación de información
- Que tranza chavo
- Necesito algo de ayuda, ya estoy en el autobús, pero no tengo idea de que estoy buscando
- ¿Una computadora?
- Ajá, pero ¿cómo se ve?
- Pues así como una ¿computadora?
- Joven... focus, no entiendo que busco, una laptop, un CPU, ¿qué buscó? - mientras tanto a lo lejos escuchaba al chofer quejarse
- ¿Qué pasó con la pin%&/() llanta?, órale, que este cab%&/() se va a desmayar subiendo el gato - asomé la cabeza y vi al Becario rojo a punto del desmayo
- Ya voy mi may, es que alguien dejó las maletas al lado de la llanta, pero ya voy, ya voy
- Es una all-in-one metida en una caja de Office Depot nueva - me dijo Sergio, busqué a todos lados y la caja de Office Depot me dijo todo
- Va, lo tengo... nos vemos

Colgué y acerqué la llana al filo de la cajuela mientras jalé la llanta y se las baje a Lalo y Lalo 2, que me vieron con cara de “¿de verdad la vamos a cambiar?”, mientras ellos sufrían baje la caja y a lo lejos vi pasar a Beto a toda velocidad. Se frenó detrás sin que el chofer se diese cuenta y le subí la caja, volví con los demás.

- ¿Neta saben que estan haciendo? - me miró con cara de  "mmta.. madr$%&/(" el chofer
- Este... sabe que mi mai, es que pues, nosotros somos acá expertos pero en llanas de otro tipo de autobuses, el de usted es acá como que más moderno, no lo veníamos manejando este modelo, pero mire... acá sin compromiso, la neta, pues este se lo dejamos no tiene que pagarnos nada

Y nos fuimos caminando y sonriendo 😀

Ya en las instalaciones de la H. Organización Turbia e Ilegal sacamos la computadora, le sacarían la información y con es buscaríamos si era posible saber que información tenía ese tipo y como podíamos usarla a nuestro favor.

- Joven, no pensé que fuese a funcionar el plan - me dijo Lalo 2 alias el Becario que no es becario
- ¿Por?, era un gran plan
- No sé, no se veía muy coherente 
- Ñeeee.. que falta de confianza
- Au [...] to - entró Enrique - tengo que salir, ¿ya acabaste de usar el gato que te presté?
- Ahhh si, ya... Becario, pásale el gato
- ¿Cual gato joven?
- El gato que teníamos en la carretera
- No puedo joven
- ¿Por qué no?, Becario, no te pongas loco y regrésale su gato a Enrique
- No lo tengo joven
- ¿Quién lo tiene?
- No sé, pero de algo estoy seguro
- ¿De qué?
- De que no lo tenemos ninguno de nosotros
- ¿Entonces?
- Se lo dejamos el del autobús cuando nos fuimos corriendo
- Ouuuuuu... O_o

Salvo que ahora tenemos una deuda de un gato, todo salió justo como lo planeamos. Ahora, todo queda en manos de Lalo… rezo a los dioses por un poquito de suerte… desde el viernes he tenido una muy mala suerte.

Querido Diario…

Las noches siguen siendo horribles… a pesar de que he podido dormir siete u ocho horas continuas, los sueños… las pesadillas se mantienen. Esos secretos tan valiosos, heridos, lastimados… esa complicidad… el dolor es tan grande, quema, duele, hiere… esta allí, ahoga la sonrisa apenas me giro y no me ven… y no se borra, por más que intento que se borré, no se borra… sólo quisiese cerrar los ojos, despertar… y encontrarme en un cálido abrazo… pero al cerrar los ojos, sólo se humedecen, mientras el dolor me parte en dos.

Ayer mientras dormía soñé… vi el vaso de plástico, y juraría sentía el fresco sabor de la menta; mi silencio, mi pena… mi alegría… la canción que sonaba en el ambiente… tan perfecto, tan… ojalá pudiese haberse quedado el tiempo quieto. Mientras sorbía y sentí el frío adormecer los labios solo tenía en mi mente, que ese era mi nuevo sitio favorito… y te veía… te veía a ti.

- Oye... este... me lo acaban de pasar los muchachos - Alonso me dio una carpeta, tantas crisis al mismo tiempo
- Ahora voy - le mire intentando mostrar una sonrisa tranquilizadora, mientras le regresaba la carpeta

Abrí mi comoda y empecé a poner una a una las balas dentro, mientras las iba colocando rezada dentro de mi cabeza… pasando la saliva pesadamente por la garganta

- Joven, Mom acaba de llegar, preguntó si estabas - interrumpió Lalo
- In nomine dei nostri satanas luciferi excelsi - giré el carrusel y de un golpe lo metí, cerré la comoda y lo seguí...

Protegido:

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Domingo, 14 de Abril de 2019: Restricciones

Querido Diario…

El viernes por la noche todo era felicidad… había sido una semana en donde había ganado 2000% mi capital inicial, pero cometí un error y perdí casi todo. Después de eso, el fin de semana, no me pude recuperar, a trabajos evite perder el resto

- Hum... ¿por qué apostaste todo?
- Si no arriesgas no ganas
- Hum... algún día serás muy rico... o algún día serás muy pobre
- Es sólo cosa de las restricciones
- ¿Restricciones?
- Si, y me enoja... ve, tienes un partido de futbol, yo apuesto en eso porque es como lo más sencillo. Los partidos de futbol duran 90 minutos, entonces, yo espero cuando van por el minuto 70 y apuesto a lo más probable. No son ganancias grandes, pero si apuesto $100, ganó $20, en algunas ocasiones puedo ganar hasta $50; al día más o menos puedo ganar de forma acumulada unos $1000, pero, el problema son las restricciones de la aplicaciones, a veces anotan dos goles en el minuto 45 y cierran la apuesta, entonces ya no puedes apostar; eso es injusto, y a veces, anotan en el minuto 89 y eso hace que toda la probabilidad se mueva; teóricamente todavía puedes apostar en ese momento a un empate, y sería una muy buena apuesta; pero obvio la cierran para que el casino no pierda
- Pues si, es la ventaja del casino, siempre ganan; seguro hacen eso a propósito
- Pues si, pero si no, entonces ganar sería cosa de cálculo
- Si no hubiese restricciones, entonces todos serían ricos... deja eso, busca otra forma más normal de ganar dinero.
- Si no hubiese restricciones, yo podría ser rico

Si, ¿qué necesito para que no haya restricciones?, ¿acaso podría poner mis apuestas de forma más rápida que esperando a que la aplicación genere el boleto de apuestas?, acaso ¿podría incluso manejar apuestas sin fondos…

Tal vez… pueda haber una forma de no tener restricciones…

Querido Diario… conseguir el APK de una aplicación no es nada complicado, yo sólo uso la extensión de Chrome: APK Downloader; una vez instalado, sólo se le pasa el URL de la aplicación a descargar y es todo.

Viernes, 12 de Abril de 2019: Todo al América

Querido Diario…

Llegué temprano, hice el protocolo de registro y me pasé. Estuvimos platicando por alrededor de una hora, me daba gusto verle bien, enfocado en su trabajo. Hasta parecía que no nos habíamos conocido en esa situación, de hecho, ni lo mencionamos. Después de platicar durante más de dos horas, salí de su oficina y al subir a las escaleras la vi sentada sobre la computadora; no la veía desde aquel primer viaje que terminó en tragedía, cuando firmó mi estatus en el que mencionaba que ya no era apto.

- ¡Hey tú! - giro sorprendida... muy sorprendida
- El hijo revelde, ¿qué carajos haces aquí? - me hablaba golpeado, pero la alegria se le notaba, probablemente se enteró de lo que me pasó en mis últimas tres tareas
- Vine a ver a tu jefe
- ¿Cómo sabes quién es mi jefe?
- Hum... supongo que es el jefe de cualquier persona que trabaje en este edificio - abrió los ojos como platos
- Hum... si, es mi jefe, EL jefe - se levanto, se puso las charreras y me apresuro - ven, vamos por un café, la oficina esta sucia

Caminamos hacia un Oxxo, me serví un café de esos de maquinita, y ella lo pago. Salimos y nos recargamos en la pared

- ¿Cómo has estado? - rompió el silencio
- Bien, ¿tú qué tal?, ¿cómo terminaste aquí?, supogo que hum... bueno, supongo que tu ahora jefe te trajo
- Si, ahora todo esta lleno de extrajeros por allá... ¿y tú?, ¿a qué te dedicas?
- Lo de siempre
- ¿Sobreviviendo como puedes?
- Hum... no, turbio e ilegal... sigo en el negocio de hacerle favores a los ricos y poderosos
- Hum... tú podrías también haber terminado en una silla como la de Arturo. ¿Te dijeron algo?
- Si, pero no algo como él, yo no tengo ese perfil. A mi me ofreciron unas vacaciones en España, todas pagadas, comiendo olivas, tapas y bebiendo Rioja
- ¿Y luego?
- Yo vivo en Mexicali
- Hum... me da gusto saber que estas bien. Me contaron que las últimas veces no acabaste muy bien
- Los dioses aun me quieren vivo
- ¿Hiciste algo de todo lo que te recete?
- Hum... no, pero... está es mi tercer semana que duermo con las luces apagadas
- ¿Casi un año después?
- ¿Por qué tu oficina está sucia?
- Todo esta sucio
- Hum... 
- ¿Y qué haces?
- Lo mismo, pero ahora para Arturo
- Hum... ese muchacho es pro; me da gusto que haya un poco de cordura en esos niveles de mando
- Debo de regresar, espero paciente a en 10 min

Me despedí de ella con un fuerte abrazo. Ella había firmado todas las veces en las que me habían negado el permiso… nunca le hice caso a sus diagnósticos.

Llegue a la H. Organización Turbia e Ilegal, salude, deje mis cosas… y entré donde los rojos

- Joven - dijo Lalo 
- ¿Qué pasó joven?
- Pss acá, haciendo mi trabajito por el que vendiste mi alma
- Ouuuuu
- Eres un $%&/(), ¿en que momento joven?
- Pues, pues... pues... 
- Mira al Becario, tiene cara de decepción
- Pues, pues, pues... 
- Nada, nada, no se puede confiar en ti
- Eso que ni que
- A todo esto... ¿qué te trae por aquí? - detuvo todo lo que estaba haciendo
- Ahhh chi, chierto... saque de mi mochila una foto y se la di
- Hum... ¿qué?
- Hay que pozolearlo, pero antes, hay que encontrar que es lo que estuvo haciendo la última semana, a quién vio y lo más importante, si le dio algo a alguien de su familia
- Hum... ¿dñonde lo encontramos?
- No sé, es parte de la misión
- Ouuuuuu... ¿anda sólo?
- No, trae guardaespaldas, usualmente unos cuatro
- Joven, esto se ve peligroso... el Becario tiene una bebé, y yo un día quiero casarme, tener hijos, enseñarles a rasurarse y cortarse, como Homero Simpson, una casa con unos perros, jardín... 
- Hum... todos soñamos con eso y daríamos lo que fuese, perooooooo; los dioses odian a la gente como nosotros, mientras la gente es feliz con esas cosas, nosotros.. pues, hacemos trabajitos turbios e ilegales. Así que, ponte el chaleco, que no quiero que regreses con agujeros de más.
- Demonios... ¡Becario!, ¿ya oiste al H. Belindo?
- Si - dijo Lalo 2
- ¿Y qué opinas?
- Ya lo tengo

 

- ¿Qué hiciste?
- Mom nos trajó unos juguetitos; conectas esto a unas antenas, y luego aprietas unas cosas, le pones el número y ya... te dice casi, casi en donde esstá cualquier persona en el mundo
- Suena peligroso
- Ouuuu si, pero es de mucha ayuda
- ¿Por?
- Así puedo saber donde está mi esposa y correr si me pone un cuatro
- Hum... eres muy inteligente joven Becario.... bueno, vayan a buscarlo, traigan su computadora, celular, cualquier cosa donde pudiese tener información
- Joven - interrumpió Lalo - ¿es buen momento para comentarte que últimamente he soñado que morimos en plena misión en repetidas ocasiones?
- ¿De forma de dolorosa?
- Ouuu si
- Hum.. entonces no, no es buen momento de decirmelo

 

- ¿Qué diablos estan consumiendo? - dijo el Becario
- Hum... nada, es lo raro, por cierto joven, ¿cómo van las apuestas?
- Muy bien, ya recuperé mi inversión y ahora si voy por mucho dinero
- ¿Cómo hiciste eso?
- No tengo la menor idea
- Hum... bueno, ¡Becario!, #actitud.. vamos a repartir freedom
- No se olviden de traerse todas sus cosas
- Ese sujeto vende nuestras almas y todavía se pone loco, Becario... pon cara de #decepcion
- Joven - me dijo el Becario
- ¿Qué?
- #decepcion
- Ouuuuuuu

Querido Diario… tengo mucho, mucho, mucho, sueño…

Protegido:

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido:

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Lunes, 25 de Marzo de 2019: Obvio microbio

Querido Diario…

Después de varías horas de crasheos y de sentir mi computadora hervir, al fin, tenía una captura. Eran apenas unos megabytes, pero era suficiente para darme esperanza, el trabajo arduo, el sudor, el estrés, la tensión… todo se resumía a este pcap:

Al verlo, revisé paquete por paquete… ¡oh-oh!… no había nada. Plop.

Querido Diario…

“Au[…]to… tienes un serio problema, nunca te enseñaron a decir: ya no puedo más”… mi panza gruñía por el hambre, y; a pesar de los meses, mis manos estaban cortadas por las finas láminas de metal. Después de mentir y hacer como que pedía un taxi, le deje en su casa y caminé por una hora, a lo que llamaba “casa”. Entré y puse la jerga bajo la puerta, esperando fuese suficiente para impedir que las cucarachas entrasen, me tiré en el suelo, esperando mi piel se acostumbrase a lo caliente del suelo, me quité la playera y la hice bolita para usarla como almohada. Quería decir “ya no puedo más”, quería que dejase de doler. Quería llorar, no por el hambre, por el ardor en la piel… quería llorar porque le extrañaba.